13 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

James Murphy odia las discotecas actuales y esta es su alternativa

13 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

No existe lugar en el planeta que haya sabido vender una experiencia tematizada relacionada con la música electrónica como Ibiza. Decenas de salas ven desfilar personas de todo el mundo ávidas de desfase. El pinchadiscos se sitúa en un pedestal mirando al público apelotonado. «Se ha vuelto previsible. Los DJ están metidos en sus pantallas de ordenador poniendo música preprogramada. Cada vez hay menos espontaneidad y todos los subidones están perfectamente sincronizados y planeados. Tratamos al público como niños con deficit de atención que necesitan luces exageradamente recargadas y estímulos constantes», reflexiona James Murphy.
El músico estadounidense sabe de lo que habla. Tras el final de LCD Soundsystem en 2011, ha dedicado parte de su tiempo a pinchar por todo el mundo y no le gusta lo que ve. Despacio es el intento de Murphy de volver a la esencia de las salas de baile. El músico y productor ha creado un sistema de sonido experimental compuesto por siete torres de altavoces que juntas suman 50.000 vatios. A diferencia de una discoteca tradicional, el público se sitúa en el centro de la sala rodeado de las torres organizadas en un círculo. La presencia del DJ es accesoria. «En el fondo no somos más que pinchadiscos. Lo importante es la música. Nosotros nos situamos a un lado, pero la gente no está enfrentada a nosotros», explicó esta mañana en la presentación del proyecto, que estará funcionando en Sónar hasta el próximo sábado.
«La elección de nombre es un intento de añadir un elemento más slow a la experiencia de bailar», añadió David Dewaele, integrante de 2ManyDJs, que también ha contribuido a hacerlo realidad junto a su hermano.

1Despacio
Foto: Rod Lewis. McIntosh Labs

Despacio no solo cambia la configuración de la sala, el sistema está diseñado para funcionar exclusivamente con vinilos. Murphy prosigue en su diatriba contra las discotecas actuales. «Sus altavoces funcionan muy bien cuando pones música comprimida, pero en cuanto pones algo antiguo suena fatal. Se pierden los matices, se quita toda la belleza».
En cuanto a la potencia del equipo, el responsable de McIntosh Labs, la compañía que ha proporcionado la infraestructura para construir los amplificadores y altavoces explicó que «es muchísimo más grande que el sistema que usamos en Woodstock y al menos el doble que el concierto de Wall of Sound que hicimos en 1974».

Parte de la belleza del proyecto está en que no es fácilmente replicable. «No solemos lograr coincidir, pero hemos conseguido juntarnos otra vez para hacerlo en Glastonbury este verano», explicó Dewaele.
Para John Klett, el ingeniero de sonido que ha asistido a Murphy, Despacio es un intento de volver a escuchar la música por el mero placer de hacerlo. «Nos hemos olvidado de ella. Estamos sumidos en las pantallas y otros estímulos, pero no nos estamos parando a escucharla».
1012693_477343132354316_669124869_n
1016412_581872831901345_488973502_n
1545008_581872608568034_286444843_n
1618633_581872971901331_1888818706_n
spi2167_3071_despaciophoto-by-rod-lewis-co-jordan-acoustics2
1016290_581873081901320_131783703_n

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

No existe lugar en el planeta que haya sabido vender una experiencia tematizada relacionada con la música electrónica como Ibiza. Decenas de salas ven desfilar personas de todo el mundo ávidas de desfase. El pinchadiscos se sitúa en un pedestal mirando al público apelotonado. «Se ha vuelto previsible. Los DJ están metidos en sus pantallas de ordenador poniendo música preprogramada. Cada vez hay menos espontaneidad y todos los subidones están perfectamente sincronizados y planeados. Tratamos al público como niños con deficit de atención que necesitan luces exageradamente recargadas y estímulos constantes», reflexiona James Murphy.
El músico estadounidense sabe de lo que habla. Tras el final de LCD Soundsystem en 2011, ha dedicado parte de su tiempo a pinchar por todo el mundo y no le gusta lo que ve. Despacio es el intento de Murphy de volver a la esencia de las salas de baile. El músico y productor ha creado un sistema de sonido experimental compuesto por siete torres de altavoces que juntas suman 50.000 vatios. A diferencia de una discoteca tradicional, el público se sitúa en el centro de la sala rodeado de las torres organizadas en un círculo. La presencia del DJ es accesoria. «En el fondo no somos más que pinchadiscos. Lo importante es la música. Nosotros nos situamos a un lado, pero la gente no está enfrentada a nosotros», explicó esta mañana en la presentación del proyecto, que estará funcionando en Sónar hasta el próximo sábado.
«La elección de nombre es un intento de añadir un elemento más slow a la experiencia de bailar», añadió David Dewaele, integrante de 2ManyDJs, que también ha contribuido a hacerlo realidad junto a su hermano.

1Despacio
Foto: Rod Lewis. McIntosh Labs

Despacio no solo cambia la configuración de la sala, el sistema está diseñado para funcionar exclusivamente con vinilos. Murphy prosigue en su diatriba contra las discotecas actuales. «Sus altavoces funcionan muy bien cuando pones música comprimida, pero en cuanto pones algo antiguo suena fatal. Se pierden los matices, se quita toda la belleza».
En cuanto a la potencia del equipo, el responsable de McIntosh Labs, la compañía que ha proporcionado la infraestructura para construir los amplificadores y altavoces explicó que «es muchísimo más grande que el sistema que usamos en Woodstock y al menos el doble que el concierto de Wall of Sound que hicimos en 1974».

Parte de la belleza del proyecto está en que no es fácilmente replicable. «No solemos lograr coincidir, pero hemos conseguido juntarnos otra vez para hacerlo en Glastonbury este verano», explicó Dewaele.
Para John Klett, el ingeniero de sonido que ha asistido a Murphy, Despacio es un intento de volver a escuchar la música por el mero placer de hacerlo. «Nos hemos olvidado de ella. Estamos sumidos en las pantallas y otros estímulos, pero no nos estamos parando a escucharla».
1012693_477343132354316_669124869_n
1016412_581872831901345_488973502_n
1545008_581872608568034_286444843_n
1618633_581872971901331_1888818706_n
spi2167_3071_despaciophoto-by-rod-lewis-co-jordan-acoustics2
1016290_581873081901320_131783703_n

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rarezas fotográficas de 2010
La Rusia desconocida
Bodas de semejanza: matrimonios gays en la Edad Media
La Drama Queen: si la vida te da limones, haz un meme
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • La idea es genial, pero quizas nadie a mirado a los soundsystem jamaicanos, llevan haciendo lo mismo desde siempre. Es buena idea el traerlo de vuelta al mundo de la electronica o la música de baile pero los del reagge y el dub sabemos que esto existe y que tiene muchísimo encanto. El dj es importante pero la musica que pone lo es mas.

    • Sin duda Fernando. En realidad los responsables del proyecto dejaron claro que es una vuelta a las raíces. Lo que pasa es que el sistema de sonido que han creado es espectacular. Existen pocas cosas igual. Saludos!

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad