6 de octubre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Javier Sádaba: «Hablar de felicidad absoluta es mentir, no somos superhéroes»

6 de octubre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La felicidad consiste, al menos para Javier Sádaba, en ser conscientes de lo que tenemos y saber aprovecharlo. «La felicidad se logra, se conquista. Además, es subjetiva». El filósofo dio su visión acerca de como mejorar la vida de las personas en la presentación del primer Congreso de Internacional de la Felicidad, un encuentro que se celebrará en Madrid los días 19 y 20 de octubre y que abordará las distintas razones y motivaciones que nos pueden llevar a ser felices.

Javier Sádaba, un hombre al que hace feliz ver al Athletic de Bilbao ganar e infeliz ver cómo la gente utiliza manuales de autoayuda para encontrar soluciones fuera de sí mismos, cree que, siendo la felicidad un concepto muy relativo, existen diversos elementos comunes que se puede aplicar a la mayoría de los seres humanos. «Todo el mundo necesita salud para disfrutar de la vida. Asimismo, la capacidad de aprovechar las posibilidades que se nos ofrecen o una conciencia satisfecha con también lugares comunes para la gente que pretende ser feliz», resaltó. Sádaba es además un convencido de que «la risa y la sonrisa son compañeros inseparables en el camino que lleva a la buena vida».

Eso es algo que le une a Javier Urra, doctor en Psicología y colaborador del Instituto de la Felicidad. «No conozco a nadie inteligente que no tenga buen humor. Me encanta la gente maja y rehuyo a la gente quejicosa y victimista», señaló. Para Urra, una de las claves está en «educar para la felicidad. Las neurociencias han demostrado que los siete primeros años de vida de un ser humano son esenciales. En las escuelas nos falta enseñar a manejarnos en la duda, en la ruptura. Necesitamos tener pensamiento alternativo y enseñar a los niños en la emoción», declaró. «El 90% de la capacidad emocional se ha desarrollado a los seis años. Hay que enseñar a vivir, a tomar decisiones y a tener sentido de la responsabilidad».

Para el psicólogo, no hay excusas ante la crisis. «Deprimirse no sirve. Hay que tener creatividad. Vamos a una sociedad de talento e innovación. Además, todo es muy relativo. A 14 kilómetros de España, están mucho peor que nosotros».

A la crisis económica se refirió también Javier Sádaba. «La crisis económica no va sola. Le acompaña una crisis cultural y moral alentada por un sistema educativo que hace tiempo que no funciona. Hay que sobreponerse a ellas con el arte de hacer lo malo bueno. Hay que aprovecharlas para mejorar», contó el filósofo.

El congreso ha sido organizado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad, una entidad sin ánimo de lucro creada en el año 2007 con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los españoles. «Desde la fundación del instituto hemos tenido este congreso en mente», explicó Margarita Álvarez, presidenta de la organización. «Somos la marca más relacionada con la felicidad según los consumidores y debemos difundir los resultados de las investigaciones que hacemos acerca de la búsqueda de la felicidad». Además, todo lo recaudado irá destinado a la fundación ‘Pequeño Deseo’, una ONG de la que Javier Urra es patrón.

En el congreso participarán ponentes como el divulgador Eduard Punset, Jigme Thinley, primer ministro de Bután o Gustavo Zerbino, superviviente del accidente aéreo de los Andes, en 1972, que sirvió de inspiración a la película ‘¡Viven!’. «El efecto llamada de este encuentro ha sido muy poderoso y ha permitido que vengan ponentes de mucha categoría», remarcó Álvarez.

La felicidad consiste, al menos para Javier Sádaba, en ser conscientes de lo que tenemos y saber aprovecharlo. «La felicidad se logra, se conquista. Además, es subjetiva». El filósofo dio su visión acerca de como mejorar la vida de las personas en la presentación del primer Congreso de Internacional de la Felicidad, un encuentro que se celebrará en Madrid los días 19 y 20 de octubre y que abordará las distintas razones y motivaciones que nos pueden llevar a ser felices.

Javier Sádaba, un hombre al que hace feliz ver al Athletic de Bilbao ganar e infeliz ver cómo la gente utiliza manuales de autoayuda para encontrar soluciones fuera de sí mismos, cree que, siendo la felicidad un concepto muy relativo, existen diversos elementos comunes que se puede aplicar a la mayoría de los seres humanos. «Todo el mundo necesita salud para disfrutar de la vida. Asimismo, la capacidad de aprovechar las posibilidades que se nos ofrecen o una conciencia satisfecha con también lugares comunes para la gente que pretende ser feliz», resaltó. Sádaba es además un convencido de que «la risa y la sonrisa son compañeros inseparables en el camino que lleva a la buena vida».

Eso es algo que le une a Javier Urra, doctor en Psicología y colaborador del Instituto de la Felicidad. «No conozco a nadie inteligente que no tenga buen humor. Me encanta la gente maja y rehuyo a la gente quejicosa y victimista», señaló. Para Urra, una de las claves está en «educar para la felicidad. Las neurociencias han demostrado que los siete primeros años de vida de un ser humano son esenciales. En las escuelas nos falta enseñar a manejarnos en la duda, en la ruptura. Necesitamos tener pensamiento alternativo y enseñar a los niños en la emoción», declaró. «El 90% de la capacidad emocional se ha desarrollado a los seis años. Hay que enseñar a vivir, a tomar decisiones y a tener sentido de la responsabilidad».

Para el psicólogo, no hay excusas ante la crisis. «Deprimirse no sirve. Hay que tener creatividad. Vamos a una sociedad de talento e innovación. Además, todo es muy relativo. A 14 kilómetros de España, están mucho peor que nosotros».

A la crisis económica se refirió también Javier Sádaba. «La crisis económica no va sola. Le acompaña una crisis cultural y moral alentada por un sistema educativo que hace tiempo que no funciona. Hay que sobreponerse a ellas con el arte de hacer lo malo bueno. Hay que aprovecharlas para mejorar», contó el filósofo.

El congreso ha sido organizado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad, una entidad sin ánimo de lucro creada en el año 2007 con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los españoles. «Desde la fundación del instituto hemos tenido este congreso en mente», explicó Margarita Álvarez, presidenta de la organización. «Somos la marca más relacionada con la felicidad según los consumidores y debemos difundir los resultados de las investigaciones que hacemos acerca de la búsqueda de la felicidad». Además, todo lo recaudado irá destinado a la fundación ‘Pequeño Deseo’, una ONG de la que Javier Urra es patrón.

En el congreso participarán ponentes como el divulgador Eduard Punset, Jigme Thinley, primer ministro de Bután o Gustavo Zerbino, superviviente del accidente aéreo de los Andes, en 1972, que sirvió de inspiración a la película ‘¡Viven!’. «El efecto llamada de este encuentro ha sido muy poderoso y ha permitido que vengan ponentes de mucha categoría», remarcó Álvarez.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 6 posts más vistos de la semana
Un fanzine es una excusa para mandar Fortnite a tomar por saco
Ocho premisas que ayudan a Stephen King a escribir
La demostración cartográfica de que el mundo se muda a la ciudad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad