7 de octubre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Jim Houser prueba y luego pregunta

7 de octubre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La práctica y la constancia son las mejores disciplinas para que todo tenga resultados, la procrastinación, el sofá y la pereza, los enemigos a combatir. Jim Houser hace de su pintura un ejercicio, casi una obligación: “es parecido a escribir un diario y trato de hacerlo todos los días. Me ayuda a meditar sobre mis problemas o reflexionar sobre lo que me gusta”, comenta.

Houser es un pintor y músico de Filadelfia que durante un tiempo estuvo haciendo gráficos para la marca de skate Toy Machine; ahora vive principalmente de su pintura.

“Si me entra algún proyecto interesante veo cómo puedo compaginarlo”, admite. Además, está preparando dos nuevas exposiciones, la primera para enero de 2014 en Milán y la siguiente para verano en San Francisco.

Su formación, como muchos de los artistas relacionados con la industria del patín, es autodidacta. “Nunca fui a una escuela de arte pero he aprendido un montón viendo a otros, preguntando y probando cosas nuevas”, añade.

120405_LeBasse_Houser_Install-084

Comenzó a estudiar en una de las universidades más importantes de EE UU, una de las Ivy League. Pero aquello no era lo suyo, él estaba becado, no se sentía en su entorno y acabaron echándole. A pesar de aquello, aprendió que más que la formación, el acceso a las herramientas era lo más importante. Algunos amigos seguían estudiando en otras universidades y se benefició de ello.

La imaginería de Houser está muy inspirada en la naturaleza y la observación de la misma. “Además de bonita puede ser muy salvaje al mismo tiempo”, reflexiona el artista.

Sus composiciones son collages visuales en los que utiliza diferentes técnicas para convertir cada obra en una mini exposición, con una elección de color perfecta y una elegante dirección artística. “Mi proceso va de ir separando elementos para luego unirlos todos de nuevo”, explica el de Filadelfia.

Utiliza muchos tipos de materiales mezclando papeles y ahora también paneles de madera y además, recicla objetos que encuentra en sus viajes o en lugares que tienen importancia para él.

“He hecho algunas guitarristas con cajas de tabaco para mis instalaciones pero no creo que suenen bien…”, concluye. El caso es ir probando.

1j

6186793772_c28c300665_o

6186328347_5aed92ec6f_o

6186122649_b744d7df97_o

120405_LeBasse_Houser_Install-067-copy

120405_LeBasse_Houser_Install-064

120405_LeBasse_Houser_Install-060

120405_LeBasse_Houser_Install-059

120405_LeBasse_Houser_Install-052

120405_LeBasse_Houser_Install-050

120405_LeBasse_Houser_Install-041

120405_LeBasse_Houser_Install-027

120405_LeBasse_Houser_Install-012

120405_LeBasse_Houser_Install-009

La práctica y la constancia son las mejores disciplinas para que todo tenga resultados, la procrastinación, el sofá y la pereza, los enemigos a combatir. Jim Houser hace de su pintura un ejercicio, casi una obligación: “es parecido a escribir un diario y trato de hacerlo todos los días. Me ayuda a meditar sobre mis problemas o reflexionar sobre lo que me gusta”, comenta.

Houser es un pintor y músico de Filadelfia que durante un tiempo estuvo haciendo gráficos para la marca de skate Toy Machine; ahora vive principalmente de su pintura.

“Si me entra algún proyecto interesante veo cómo puedo compaginarlo”, admite. Además, está preparando dos nuevas exposiciones, la primera para enero de 2014 en Milán y la siguiente para verano en San Francisco.

Su formación, como muchos de los artistas relacionados con la industria del patín, es autodidacta. “Nunca fui a una escuela de arte pero he aprendido un montón viendo a otros, preguntando y probando cosas nuevas”, añade.

120405_LeBasse_Houser_Install-084

Comenzó a estudiar en una de las universidades más importantes de EE UU, una de las Ivy League. Pero aquello no era lo suyo, él estaba becado, no se sentía en su entorno y acabaron echándole. A pesar de aquello, aprendió que más que la formación, el acceso a las herramientas era lo más importante. Algunos amigos seguían estudiando en otras universidades y se benefició de ello.

La imaginería de Houser está muy inspirada en la naturaleza y la observación de la misma. “Además de bonita puede ser muy salvaje al mismo tiempo”, reflexiona el artista.

Sus composiciones son collages visuales en los que utiliza diferentes técnicas para convertir cada obra en una mini exposición, con una elección de color perfecta y una elegante dirección artística. “Mi proceso va de ir separando elementos para luego unirlos todos de nuevo”, explica el de Filadelfia.

Utiliza muchos tipos de materiales mezclando papeles y ahora también paneles de madera y además, recicla objetos que encuentra en sus viajes o en lugares que tienen importancia para él.

“He hecho algunas guitarristas con cajas de tabaco para mis instalaciones pero no creo que suenen bien…”, concluye. El caso es ir probando.

1j

6186793772_c28c300665_o

6186328347_5aed92ec6f_o

6186122649_b744d7df97_o

120405_LeBasse_Houser_Install-067-copy

120405_LeBasse_Houser_Install-064

120405_LeBasse_Houser_Install-060

120405_LeBasse_Houser_Install-059

120405_LeBasse_Houser_Install-052

120405_LeBasse_Houser_Install-050

120405_LeBasse_Houser_Install-041

120405_LeBasse_Houser_Install-027

120405_LeBasse_Houser_Install-012

120405_LeBasse_Houser_Install-009

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ta-Ta Towel, el sujetador-toalla que acabará con la expresión ‘Me suda las tetas’
El auge de la salsa ‘queer’ (y del liderazgo fluido)
Álvaro Soler-Arpa: «En su versión actual, el diseño es un cáncer»
El viaje ilustrado que no podía ser contado con palabras
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad