23 de enero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Una línea determina el estado de ánimo de tu creación

23 de enero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Se podría pensar que los trazos hechos por un diseñador en sus trabajos, las líneas de un dibujante, las posiciones de masa que da un escultor a sus obras o la colocación de los elementos de una fotografía de estudio derivan de casualidades e improvisaciones propias del creador en cuestión. El arquitecto paisajístico John Ormsbee Simonds (1913-2005) no estaba de acuerdo con esa teoría de la aleatoriedad. En su libro Landscape Architecture (1961), él ya veía claro que cada una de las líneas de una composición apunta directamente a un estado de ánimo concreto.
Su diagrama, un testamento para actuales artistas con fijación en los trazos como Rikard Rodin, se compone en total de 48 tipos de líneas que se corresponden con el mismo número de estados de humor. Las denominó con el nombre de «mood lines».
El trabajo que este difunto teórico realizó hace medio siglo consistió en documentar cuáles habían sido las formas que los artistas, desde la prehistoria hasta sus días, habían dado a sus creaciones. En el libro señala cómo durante su estudio observó que «los patrones se repetían». Que todos ellos, fueran de la época o el lugar que fueran, volvían a utilizar las líneas en las mismas disposiciones cuando querían reflejar estados de ánimo parecidos.
Rodin, creador de la revista ZevenDesign y fundador de la plataforma Tethos Creative, es quien se encargó de plasmar en una tabla de mayor utilidad todas las ideas que investigó el maestro.
El punto clave donde mejor se pueden apreciar las teorizaciones de Simonds son los rostros de las ilustraciones y las tipografías. «En función a las explicaciones del experto, el optimismo, la felicidad, la estabilidad, la tristeza o el nerviosismo son estados de ánimo tan comunes y tan representados, que inconscientemente cualquier diseñador las utiliza cuando quiere representar un personaje o una grafía en ese tono», apunta el discípulo sobre las enseñanzas de Simonds.
«Mi experiencia en 15 años de diseñador gráfico es que las mood lines son una guía subyacente, como una chuleta sobre la disposición de los elementos», prosigue. «En la mayoría de los casos, los que las siguen saben crear diseños interesantes. Por eso yo aconsejaría a los diseñadores y artistas que las usen para ayudar a crear el ambiente que desean para su diseño, pero sabiendo también que cada una de ellas no es más que una herramienta en una gran caja llena de ellas».
Cada línea quiere decir una cosa, «no vale utilizar la misma para dos cosas distintas», culmina el experto su teoría. En su revista Zevendesign quiso poner un ejemplo para cada uno de los 48 estados de ánimo que Simonds enseñó a representar con algo tan simple como una línea en la hoja. «Ningún trazo es producto de la casualidad en diseño».
A continuación los enlaces a todos los ejemplos que Rodin recopiló para demostrar la eficacia de cada una las mood lines para representar los estados ánimo que quieren inspirar los trabajos.
Mood-Lines-Diagram
Tipos de Mood Lines:

*(Con información de Zavendesign, Paredro y Wikipedia)

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Se podría pensar que los trazos hechos por un diseñador en sus trabajos, las líneas de un dibujante, las posiciones de masa que da un escultor a sus obras o la colocación de los elementos de una fotografía de estudio derivan de casualidades e improvisaciones propias del creador en cuestión. El arquitecto paisajístico John Ormsbee Simonds (1913-2005) no estaba de acuerdo con esa teoría de la aleatoriedad. En su libro Landscape Architecture (1961), él ya veía claro que cada una de las líneas de una composición apunta directamente a un estado de ánimo concreto.
Su diagrama, un testamento para actuales artistas con fijación en los trazos como Rikard Rodin, se compone en total de 48 tipos de líneas que se corresponden con el mismo número de estados de humor. Las denominó con el nombre de «mood lines».
El trabajo que este difunto teórico realizó hace medio siglo consistió en documentar cuáles habían sido las formas que los artistas, desde la prehistoria hasta sus días, habían dado a sus creaciones. En el libro señala cómo durante su estudio observó que «los patrones se repetían». Que todos ellos, fueran de la época o el lugar que fueran, volvían a utilizar las líneas en las mismas disposiciones cuando querían reflejar estados de ánimo parecidos.
Rodin, creador de la revista ZevenDesign y fundador de la plataforma Tethos Creative, es quien se encargó de plasmar en una tabla de mayor utilidad todas las ideas que investigó el maestro.
El punto clave donde mejor se pueden apreciar las teorizaciones de Simonds son los rostros de las ilustraciones y las tipografías. «En función a las explicaciones del experto, el optimismo, la felicidad, la estabilidad, la tristeza o el nerviosismo son estados de ánimo tan comunes y tan representados, que inconscientemente cualquier diseñador las utiliza cuando quiere representar un personaje o una grafía en ese tono», apunta el discípulo sobre las enseñanzas de Simonds.
«Mi experiencia en 15 años de diseñador gráfico es que las mood lines son una guía subyacente, como una chuleta sobre la disposición de los elementos», prosigue. «En la mayoría de los casos, los que las siguen saben crear diseños interesantes. Por eso yo aconsejaría a los diseñadores y artistas que las usen para ayudar a crear el ambiente que desean para su diseño, pero sabiendo también que cada una de ellas no es más que una herramienta en una gran caja llena de ellas».
Cada línea quiere decir una cosa, «no vale utilizar la misma para dos cosas distintas», culmina el experto su teoría. En su revista Zevendesign quiso poner un ejemplo para cada uno de los 48 estados de ánimo que Simonds enseñó a representar con algo tan simple como una línea en la hoja. «Ningún trazo es producto de la casualidad en diseño».
A continuación los enlaces a todos los ejemplos que Rodin recopiló para demostrar la eficacia de cada una las mood lines para representar los estados ánimo que quieren inspirar los trabajos.
Mood-Lines-Diagram
Tipos de Mood Lines:

*(Con información de Zavendesign, Paredro y Wikipedia)

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los protagonistas de la Bacardi Freedom Route ya están en casa
Ante la tensión de las ciudades, mejor respirar que gritar
Labiomista: el laboratorio artístico y científico que trabaja en un «renacimiento cosmopolita»
La he liao parda
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.