15 de junio 2011    /   BUSINESS
por
 

Jorge Disco Móvil

15 de junio 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Jorge es un joven empresario en un pequeño pueblo del sur de Galicia, casi en la frontera con Portugal. Jorge pudo quedarse tranquilo el pasado verano atendiendo su bar y su pequeño negocio de muebles artesanales hechos con raíces de castaños centenarios.
Los múltiples ayuntamientos de la zona dudaban si celebrar sus tradicionales fiestas de verano ya que, gracias a la grave crisis, las arcas municipales estaban más secas que la mojama. La medida más cómoda y más factible hubiese sido decidir cancelar las fiestas patronales y así se terminaría el problema. Si no hay para orquestas, no tiene sentido seguir con el tema.
Jorge entendió rápidamente la situación y decidió darle una vuelta. Aunque las fiestas habían sido hasta ahora una combinación de orquesta, carteles, barracas y fuegos artificiales, este modelo ya no era viable y amenazaba con extinguirse.
Había que identificar la esencia de una fiesta y los mínimos requisitos para su supervivencia. Le pareció que la combinación música y luces eran un salvavidas con buenas posibilidades. Cuando lo tuvo claro, preparó un remolque con un superequipo de música y luminotecnia fácilmente transportable de pueblo en pueblo para que ninguno se quedase este año sin sus festejos.
En la gran mayoría de carteles de fiestas patronales de este verano, en vez de los rimbombantes nombres de orquestas estivales, era la marca Jorge Disco Móvil el protagonista de los mismos.
Esta historia real es una de las muchas que demuestran que, incluso en épocas de restricciones como la que estamos viviendo, hay personas que ven oportunidades en la adversidad y hacen lo posible por rentabilizarlas.
Probablemente Jorge y su remolque hayan facturado más que muchas orquestas y si se dividen los ingresos entre el número de personas involucradas, la combinación no puede ser más ganadora.
Llévatelo a tu mercado.
¿Cómo puedes hacer que aparezcan oportunidades de negocio donde no hay más que decisiones de cierre?
¿Cómo puedes hacer que se incremente la rentabilidad de lo que haces?
¿Por qué te tienen que contratar a ti en vez de a otras alternativas? ¿Qué tienes que te diferencia de lo que existe en este momento?
Pregúntatelo también aunque trabajes por cuenta ajena.
Seguro que das con soluciones como la que le impulsó a Jorge a transformar un remolque en una completa sala de fiestas.

Sixto Arias es Director General de Mobext
Este artículo fue publicado en el número de Junio de Yorokobu


Jorge es un joven empresario en un pequeño pueblo del sur de Galicia, casi en la frontera con Portugal. Jorge pudo quedarse tranquilo el pasado verano atendiendo su bar y su pequeño negocio de muebles artesanales hechos con raíces de castaños centenarios.
Los múltiples ayuntamientos de la zona dudaban si celebrar sus tradicionales fiestas de verano ya que, gracias a la grave crisis, las arcas municipales estaban más secas que la mojama. La medida más cómoda y más factible hubiese sido decidir cancelar las fiestas patronales y así se terminaría el problema. Si no hay para orquestas, no tiene sentido seguir con el tema.
Jorge entendió rápidamente la situación y decidió darle una vuelta. Aunque las fiestas habían sido hasta ahora una combinación de orquesta, carteles, barracas y fuegos artificiales, este modelo ya no era viable y amenazaba con extinguirse.
Había que identificar la esencia de una fiesta y los mínimos requisitos para su supervivencia. Le pareció que la combinación música y luces eran un salvavidas con buenas posibilidades. Cuando lo tuvo claro, preparó un remolque con un superequipo de música y luminotecnia fácilmente transportable de pueblo en pueblo para que ninguno se quedase este año sin sus festejos.
En la gran mayoría de carteles de fiestas patronales de este verano, en vez de los rimbombantes nombres de orquestas estivales, era la marca Jorge Disco Móvil el protagonista de los mismos.
Esta historia real es una de las muchas que demuestran que, incluso en épocas de restricciones como la que estamos viviendo, hay personas que ven oportunidades en la adversidad y hacen lo posible por rentabilizarlas.
Probablemente Jorge y su remolque hayan facturado más que muchas orquestas y si se dividen los ingresos entre el número de personas involucradas, la combinación no puede ser más ganadora.
Llévatelo a tu mercado.
¿Cómo puedes hacer que aparezcan oportunidades de negocio donde no hay más que decisiones de cierre?
¿Cómo puedes hacer que se incremente la rentabilidad de lo que haces?
¿Por qué te tienen que contratar a ti en vez de a otras alternativas? ¿Qué tienes que te diferencia de lo que existe en este momento?
Pregúntatelo también aunque trabajes por cuenta ajena.
Seguro que das con soluciones como la que le impulsó a Jorge a transformar un remolque en una completa sala de fiestas.

Sixto Arias es Director General de Mobext
Este artículo fue publicado en el número de Junio de Yorokobu

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Bitch Planet’: una distopía en un mundo machirulo
Tres razones por las que los niños finlandeses son los que mejor leen
El particular horror vacui de Glasgow
Aunque no lo parezca, cada vez hay menos asesinatos en el mundo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios.
    Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

  • Enhorabuena por el artículo!
    A través de este ejemplo habéis sabido trasmitir perfectamente cómo mentalizarse para aprovechar las oportunidades que pasan por delante nuestra. Que haberlas, hailas… como las meigas.
    Saludos

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad