Publicado: 18 de septiembre 2015 10:10  | Actualizado: 04 de febrero 2020 09:29    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

José Luis Cuerda: «El mundo irá a peor. Es una deriva lógica»

Publicado: 18 de septiembre 2015 10:10  | Actualizado: 04 de febrero 2020 09:29    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Algunos días amaneció. Otros, no tanto. Y así la humanidad fue llegando hasta el año 9177. El mundo quedó partido en dos: en el Edificio Mundial y en un suburbio de chabolas. En ese único bloque vivían el rey, el alcalde, su secretaria, el conserje mundial, la Guardia Civil y algunos eclesiásticos. En el arrabal habitaban los parados crónicos, las mujeres y las minorías étnicas. En el futuro la sociedad estaba dividida entre «los que mangonean» y «los que se joden irremediablemente».

José Luis Cuerda escribió esta historia en 1997. El director y guionista quería llevarla al cine pero acabó guardada en un cajón. Hace unos meses, por fin, salió de ese extraño cautiverio. La editorial Pepitas de Calabaza la publicó en un libro titulado Tiempo después. En esta entrevista dibujada por Juan Díaz Faes, y publicada en el número de septiembre de Yorokobu, el autor habla de su última obra.

c3
c1
c2
c4
c5
c6
c7
c8

Algunos días amaneció. Otros, no tanto. Y así la humanidad fue llegando hasta el año 9177. El mundo quedó partido en dos: en el Edificio Mundial y en un suburbio de chabolas. En ese único bloque vivían el rey, el alcalde, su secretaria, el conserje mundial, la Guardia Civil y algunos eclesiásticos. En el arrabal habitaban los parados crónicos, las mujeres y las minorías étnicas. En el futuro la sociedad estaba dividida entre «los que mangonean» y «los que se joden irremediablemente».

José Luis Cuerda escribió esta historia en 1997. El director y guionista quería llevarla al cine pero acabó guardada en un cajón. Hace unos meses, por fin, salió de ese extraño cautiverio. La editorial Pepitas de Calabaza la publicó en un libro titulado Tiempo después. En esta entrevista dibujada por Juan Díaz Faes, y publicada en el número de septiembre de Yorokobu, el autor habla de su última obra.

c3
c1
c2
c4
c5
c6
c7
c8

Compártelo twitter facebook whatsapp
Astiberri, 15 años comiendo de bocadillo
La guía de Barclays de seguridad en bici
Unos estudiantes de secundaria cambian las tablas por Zoom para poder representar su obra de teatro
Hay que ser gilipollas para ganar un Guinness
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp