fbpx
28 de junio 2010    /   BUSINESS
por
 

Juan Pastor Bustamante: “El sector de las industrias creativas necesita más profesionalización”

28 de junio 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

CT

En noviembre de 2009 apareció una inserción publicitaria de 10 páginas en la revista Monocle ensalzando el Reino Unido como “un partner creativo para el mundo”. En él, Terence Conran, fundador de Habitat afirmaba que “en el pasado la creatividad ha sido apoyada de manera simbólica porque se pensaba que en las naciones progresistas se necesitaba un sector creativo. Ahora se considera uno de los grandes pilares de nuestro éxito económico”. El anuncio era una constatación más de que los gobiernos empiezan a tomar muy en serio el potencial de este sector.

En España ya representa un 4% del PIB, cifra que asciende a 6% si tomamos en cuenta el sector cultural. Conscientes de la necesidad de impulsar y profesionalizar la gestión de este sector la Escuela de Organización Industrial organiza desde principios de año, cursos para ayudar a mejorar la formación empresarial de los profesionales que trabajan en ella.

Para Juan Pastor Bustamante, director de innovación de Barrabes y responsable del programa de industrias creativas de la EOI, talento hay de sobra en este país, el problema está en la falta de formación empresarial. “Muchas empresas de este tipo se quedan en microempresas. Casi siempre no es por falta de talento. Es un problema de falta de capacidad de gestión y alergia a las escuelas de negocio”.

¿Por qué habéis apostado por la formación como vía para fomentar las industrias creativas?

El sector de las industrias creativas está teniendo mucho éxito y analizamos la posibilidad de desarrollarlo en España. Desde el punto de vista de valor de marca, España es un territorio creativo. En gastronomía está el mejor cocinero del mundo, Ferran Adrià. Tenemos arquitectos reconocidos con premios a escala internacional. En música tenemos muchos grupos que enseguida tienen proyección más allá de lo local. La mayor parte de las empresas de las industrias creativas en España no tienen gerentes o directivos con una formación empresarial, por lo tanto, es un sector con mucho potencial pero el no estar profesionalizado dificulta su crecimiento. El programa busca fortalecer el perfil empresarial de gente creativa.

A veces existe un conflicto entre los intereses del lado creativo con los objetivos del lado empresarial. ¿Tratáis este tema?

Hemos identificado que profesionales del mismo ámbito en otros países saben distinguir perfectamente entre su rol de empresario y su rol de creativo. Cuando juntamos a profesionales creativos de distintos ámbitos nos damos cuenta de que tienen problemas y retos muy similares.

¿Cuál es el reto para la industria creativa en España? ¿Podría ser uno de los motores para salir de un modelo productivo estancado?

Este programa lleva 5 meses en marcha y los resultados son interesantes porque al acabar, los propios alumnos han decidido crear plataformas para impulsar las industrias creativas. El sector empieza a tirar para delante por sí solo. Pero necesita profesionalización desde el punto de vista empresarial. Está lleno de microempresas pero necesitamos que haya también medianas y grandes con una visión global. La mayoría trabaja en mercados muy locales. Necesitan ser conscientes de que forman parte de un sector que puede llegar a aportar el 5% del PIB.

¿Se puede tangibilizar el valor que aporta ahora mismo la industria creativa?

Es un tema muy incipiente en España. Las estimaciones apuntan a que las industrias culturales sólo aportan el 4%. Puede llegar a un 6% sumando las culturales con las creativas. Estamos hablando del tercer o cuarto sector productivo en España.

Talento hay de sobra en este país y hay muchos ejemplos que lo demuestran pero ¿se ve reflejado en la calidad de la formación?

Mucha gente que trabaja en industrias creativas tiene alergia a las escuelas de negocio. El perfil de escuela de negocio tradicional es algo que no llama nada su atención.

Pero no es sólo una cuestión de los alumnos. Las escuelas también se tienen que adaptar ¿no?

Exacto. Es lo que hemos intentado hacer buscando una adaptación desde el punto de vista de metodología. Hace falta que los profesores no respondan al típico perfil de una escuela de negocio. Necesita experiencia en ámbitos creativos. Ahora estamos viviendo este proceso de transformación.

CT

En noviembre de 2009 apareció una inserción publicitaria de 10 páginas en la revista Monocle ensalzando el Reino Unido como “un partner creativo para el mundo”. En él, Terence Conran, fundador de Habitat afirmaba que “en el pasado la creatividad ha sido apoyada de manera simbólica porque se pensaba que en las naciones progresistas se necesitaba un sector creativo. Ahora se considera uno de los grandes pilares de nuestro éxito económico”. El anuncio era una constatación más de que los gobiernos empiezan a tomar muy en serio el potencial de este sector.

En España ya representa un 4% del PIB, cifra que asciende a 6% si tomamos en cuenta el sector cultural. Conscientes de la necesidad de impulsar y profesionalizar la gestión de este sector la Escuela de Organización Industrial organiza desde principios de año, cursos para ayudar a mejorar la formación empresarial de los profesionales que trabajan en ella.

Para Juan Pastor Bustamante, director de innovación de Barrabes y responsable del programa de industrias creativas de la EOI, talento hay de sobra en este país, el problema está en la falta de formación empresarial. “Muchas empresas de este tipo se quedan en microempresas. Casi siempre no es por falta de talento. Es un problema de falta de capacidad de gestión y alergia a las escuelas de negocio”.

¿Por qué habéis apostado por la formación como vía para fomentar las industrias creativas?

El sector de las industrias creativas está teniendo mucho éxito y analizamos la posibilidad de desarrollarlo en España. Desde el punto de vista de valor de marca, España es un territorio creativo. En gastronomía está el mejor cocinero del mundo, Ferran Adrià. Tenemos arquitectos reconocidos con premios a escala internacional. En música tenemos muchos grupos que enseguida tienen proyección más allá de lo local. La mayor parte de las empresas de las industrias creativas en España no tienen gerentes o directivos con una formación empresarial, por lo tanto, es un sector con mucho potencial pero el no estar profesionalizado dificulta su crecimiento. El programa busca fortalecer el perfil empresarial de gente creativa.

A veces existe un conflicto entre los intereses del lado creativo con los objetivos del lado empresarial. ¿Tratáis este tema?

Hemos identificado que profesionales del mismo ámbito en otros países saben distinguir perfectamente entre su rol de empresario y su rol de creativo. Cuando juntamos a profesionales creativos de distintos ámbitos nos damos cuenta de que tienen problemas y retos muy similares.

¿Cuál es el reto para la industria creativa en España? ¿Podría ser uno de los motores para salir de un modelo productivo estancado?

Este programa lleva 5 meses en marcha y los resultados son interesantes porque al acabar, los propios alumnos han decidido crear plataformas para impulsar las industrias creativas. El sector empieza a tirar para delante por sí solo. Pero necesita profesionalización desde el punto de vista empresarial. Está lleno de microempresas pero necesitamos que haya también medianas y grandes con una visión global. La mayoría trabaja en mercados muy locales. Necesitan ser conscientes de que forman parte de un sector que puede llegar a aportar el 5% del PIB.

¿Se puede tangibilizar el valor que aporta ahora mismo la industria creativa?

Es un tema muy incipiente en España. Las estimaciones apuntan a que las industrias culturales sólo aportan el 4%. Puede llegar a un 6% sumando las culturales con las creativas. Estamos hablando del tercer o cuarto sector productivo en España.

Talento hay de sobra en este país y hay muchos ejemplos que lo demuestran pero ¿se ve reflejado en la calidad de la formación?

Mucha gente que trabaja en industrias creativas tiene alergia a las escuelas de negocio. El perfil de escuela de negocio tradicional es algo que no llama nada su atención.

Pero no es sólo una cuestión de los alumnos. Las escuelas también se tienen que adaptar ¿no?

Exacto. Es lo que hemos intentado hacer buscando una adaptación desde el punto de vista de metodología. Hace falta que los profesores no respondan al típico perfil de una escuela de negocio. Necesita experiencia en ámbitos creativos. Ahora estamos viviendo este proceso de transformación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué lloramos por un niño cuando están muriendo mil?
El español que ha inventado unas gafas que convierten imágenes en sonidos
Identifica los errores de tu pensamiento y trabajarás mucho mejor
La biblioteca con alma de árbol
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *