7 de febrero 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Juan Vallecillos, el ilustrador que dibuja altibajos

7 de febrero 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Dice Juan Vallecillos que le encanta contar historias a través de sus dibujos. Pero más allá de la narrativa, lo que dibuja este ilustrador murciano son estados de ánimo, altibajos (amor, desamor, inocencia, rebeldía, empoderamiento…). «Pienso que cualquier persona se puede sentir identificada con lo que quiero transmitir —comenta—. El uso de viñetas y la composición me ayudan a poder expresar mejor estas historias».

En esas historias, las mujeres suelen ser las protagonistas. «Mis personajes femeninos son, en parte, un reflejo de cómo me siento y de mi personalidad. Representan la inocencia, pero también esa rebeldía que sacamos cuando estamos acorralados o pasando por alguna situación complicada».

Juan Vallecillos

Esos personajes poderosos se mueven como pez en el agua dentro de una sencilla pero potente paleta de colores, siempre la misma, que los ilumina: rosas, violetas y amarillos. «Son colores que para mí representan alegría y que levantan el ánimo. También me recuerdan a mi infancia y a esa inocencia que nos hacía diferentes. Visualmente busco llamar la atención y crear una armonía o equilibrio, junto con los elementos gráficos y la narrativa de mi obra».

Leer, ver series y películas, escuchar música o incluso alguna conversación con amigos son cosas que le inspiran y pueden ayudarle a dibujar. Y entre sus referentes artísticos se encuentran personajes icónicos como Charlie Brown y Snoopy, Mortadelo y Filemón, Dragon Ball y Pokemon. Esos, cuenta, fueron los primeros recuerdos que tiene como referencia a la hora de dibujar y a crear historias imitándolos. «En la actualidad, tengo como referentes a ilustradoras como Ana Galvañ, María Medem, Roberta Vázquez, Katya Dorokhina, Rahel Suesskind…».

Su método de trabajo es parecido tanto si recibe un encargo como si se trata de trabajos creativos propios. «Lo primero que hago es sacar varias ideas y conceptos que quiero transmitir. Pienso en la composición que quiero que tenga la obra y empiezo a realizar bocetos».

Una vez que ha recibido el OK, lo pasa todo a limpio y da color a la ilustración. «Al trabajar en varias ocasiones para prensa, siempre está el agobio de los tiempos de entrega ya que te sacan un poco de tu zona de confort, pero poco a poco me he ido acostumbrando a este tipo de encargos, y disfruto y aprendo mucho con ellos».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Dice Juan Vallecillos que le encanta contar historias a través de sus dibujos. Pero más allá de la narrativa, lo que dibuja este ilustrador murciano son estados de ánimo, altibajos (amor, desamor, inocencia, rebeldía, empoderamiento…). «Pienso que cualquier persona se puede sentir identificada con lo que quiero transmitir —comenta—. El uso de viñetas y la composición me ayudan a poder expresar mejor estas historias».

En esas historias, las mujeres suelen ser las protagonistas. «Mis personajes femeninos son, en parte, un reflejo de cómo me siento y de mi personalidad. Representan la inocencia, pero también esa rebeldía que sacamos cuando estamos acorralados o pasando por alguna situación complicada».

Juan Vallecillos

Esos personajes poderosos se mueven como pez en el agua dentro de una sencilla pero potente paleta de colores, siempre la misma, que los ilumina: rosas, violetas y amarillos. «Son colores que para mí representan alegría y que levantan el ánimo. También me recuerdan a mi infancia y a esa inocencia que nos hacía diferentes. Visualmente busco llamar la atención y crear una armonía o equilibrio, junto con los elementos gráficos y la narrativa de mi obra».

Leer, ver series y películas, escuchar música o incluso alguna conversación con amigos son cosas que le inspiran y pueden ayudarle a dibujar. Y entre sus referentes artísticos se encuentran personajes icónicos como Charlie Brown y Snoopy, Mortadelo y Filemón, Dragon Ball y Pokemon. Esos, cuenta, fueron los primeros recuerdos que tiene como referencia a la hora de dibujar y a crear historias imitándolos. «En la actualidad, tengo como referentes a ilustradoras como Ana Galvañ, María Medem, Roberta Vázquez, Katya Dorokhina, Rahel Suesskind…».

Su método de trabajo es parecido tanto si recibe un encargo como si se trata de trabajos creativos propios. «Lo primero que hago es sacar varias ideas y conceptos que quiero transmitir. Pienso en la composición que quiero que tenga la obra y empiezo a realizar bocetos».

Una vez que ha recibido el OK, lo pasa todo a limpio y da color a la ilustración. «Al trabajar en varias ocasiones para prensa, siempre está el agobio de los tiempos de entrega ya que te sacan un poco de tu zona de confort, pero poco a poco me he ido acostumbrando a este tipo de encargos, y disfruto y aprendo mucho con ellos».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Michele Marconi: el sueño de dejar la agencia para dedicarse a dibujar
La olvidada historia de cómo los libros de bolsillo baratos popularizaron a Jane Austen
Lavabos convertidos en gabinetes poéticos
Brazos, piernas, espalda, pulmones… Todo lo cura la buena Slivovica
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad