fbpx
7 de junio 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El estimulador prostático es el nuevo juguete de moda

7 de junio 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Al pronunciar las palabras «juguete erótico», el imaginario colectivo tiende a imaginar un dildo. Es decir, un falo de goma, ahora más bien de silicona, que sirve para ser introducido en la vagina de la misma forma que un pene.

La idea del consolador, al que ahora se intenta cambiar el nombre por alegrador, ha hecho mucho daño. Porque si desde la Sexología se intenta explicar que las relaciones sexuales entre dos personas pueden ir más allá de la penetración, parece que hace falta explicar que la masturbación también puede ser mucho más que la imitación del acto penetrativo.

prostaticos img-20170602-wa0018

Y no solo para las mujeres. También para los hombres.

De hecho, si en cuestión de juguetería sexual para hombres, la última revolución eran las cápsulas de silicona que habían llegado para sustituir a las vaginas en lata, no en el fondo pero sí en la forma, parece que la nueva era de la masturbación masculina ha llegado con el estimulador prostático, el juguete que ahora está de moda.

Un mercado en auge

La idea clave es que el placer no solo se busca en los genitales, sino también en otras zonas de la anatomía. En el caso de los hombres, en la zona anal, donde se encuentra el punto P de próstata, algo así como el punto G masculino.

Según datos ofrecidos por la marca de juguetes LELO en 2015, a nivel internacional, la edad media de los hombres que compran un estimulador de próstata es de 42 años en Estados Unidos, mientras que en Francia estaban los clientes más jóvenes. De la misma forma, si en Alemania el 92% de los consumidores son hombres, en España hay más compras realizadas por mujeres que por hombres, se entiende que una gran mayoría para sus parejas.

mapa-masajeadores-prostaticos-2015

Tal y como explica Mirian, dependienta de la nueva tienda Amantis en Madrid, «cada vez hay más hombres que sienten curiosidad y deciden experimentar con la estimulación de su punto P». Viendo el notable incremento de la demanda, la propia marca Amantis ha decidido crear una línea de estimuladores prostáticos, que están pensados como un juguete unisex.

«Dentro de esta nueva línea tenemos bolas tailandesas en varios tamaños y formas, diferentes plugs anales y variados modelos prostáticos. Estos últimos tienen un diseño ergonómico que se adapta perfectamente a las líneas de la anatomía masculina, sin necesidad de sujetarlos con las manos, para estimular directamente la próstata y la zona del perineo simultáneamente».

prostaticos img-20170602-wa0019

Desde su experiencia en tienda, Mirian aporta que «son cada vez más quienes vienen a comprarlos, generalmente buscando asesoramiento, especialmente si se trata de primeras veces. Pero también están los que lo hacen tímidamente en la tienda o vía web. No solo hombres, también muchas mujeres eligen un estimulador prostático como regalo para algún amigo o su pareja».

Un placer no genital

El divulgador sexual Óscar Ferrani explica que estos juguetes son bastante versátiles, de ahí una de las claves de su éxito. «Pueden utilizarse para tonificar el suelo pélvico masculino, con todas las ventajas que eso supone. También pueden ser muy útiles para descubrir en cuerpo propio o ajeno de diferentes maneras, angulaciones y ritmos de estimulación anal… y cómo no, para vivir experiencias orgásmicas masculinas muy intensas y más fácilmente consecutivas,  sin intervención necesaria de una erección. Eso como poco».

Esa versatilidad no se basa solo en la imaginación que se le quiera poner en su uso, ya que al igual que hay muchos tipos de dildos, con vibración, sin ella, con succión, con estimulación del punto G, del clítoris, etc., los estimuladores anales también innovan cada vez más en su diseño, para que existan modelos que se adapten a todo tipo de necesidades.

prostaticos adin_02big

Así existen juguetes más rígidos o más flexibles, con motor para añadir vibración a la experiencia o sin él, además de con algunas características más concretas, como «los que añaden elementos intensificadores con piezas de acero en el área destinada al perineo, para aportar un contraste de temperatura que favorece la percepción de sensaciones», relata Ferrani.

El experto insiste en que en lo que coinciden es que «en todos los casos, aunque sea  con secciones más o menos gruesas y curvas, todos los modelos incluyen una sección destinada al conducto anal o recto, que presiona ligeramente el área más cercana a la próstata, y otra destinada a estimular el perineo, el área sensible situada entre el ano y los genitales».

prostaticos img-20170602-wa0020

En cuanto a formas de usarlo, el divulgador sexual y experto en juguetería erótica explica que es una herramienta que puede usarse tanto en pareja como a solas. «Hay modelos que incluyen pequeñas asas para facilitar sus movimientos y descubrir pautas adecuadas para practicar otras formas de estimulación (manual, por ejemplo) y otros puedes dejarlos vibrar con distintos ritmos, sin necesidad de manipularlos apenas».

Asimismo añade que «en el caso de los modelos rígidos, también pueden disfrutarse sus encantos tumbándote de lado casi en posición fetal y contrayendo-relajando la musculatura pélvica, para hacerlo oscilar».

Desterrando tabús

Volviendo al análisis de ventas de masajeadores prostáticos de LELO en España, el hecho de que las compradoras sean más mujeres que hombres puede llevar a dos reflexiones. La primera es que ellas están más abiertas al mundo de la juguetería erótica y se acercan a él con más normalidad que ellos, por lo que tienen menos vergüenza a la hora de adquirir un producto que está destinado para una zona que no es genital, lo que supone un hándicap en los modelos de sexualidad tradicional.

La otra es que el hecho de que las mujeres compren estos juguetes, generalmente para sus parejas, implica que su uso está de hecho extendido entre el público heterosexual. Algo que rompe con el mito de que el placer anal se vincule exclusivamente con una orientación homosexual.

estimulador prostático

«Es una opción personal incluir una u otras formas de estimulación sexual durante una experiencia íntima, pero cada vez más hombres heterosexuales se atreven a ampliar su repertorio y ninguno se arrepiente una vez descubierto su potencial», insiste Ferrani.

Así, «la idea de disfrutar una experiencia orgásmica intensa sin estimular el pene necesariamente es algo que existe y no es discutible, otra cosa son nuestras apetencias o creencias instaladas, es algo personal de cada uno».

estimulador prostático

Al fin y al cabo no hay que perder de vista que «más allá de estereotipos de género y costumbres, hay muchísimas terminaciones nerviosas en nuestro esfínter anal y la próstata es un órgano totalmente vinculado a la uretra, por donde sale el semen y la orina, así como con la vejiga. Con su estimulación activamos series de terminaciones nerviosas muy sensibles vinculadas a nuestro aparato genital, que van mucho más allá de nuestra tendencia sexual. Del resto se ocupa nuestra médula espinal y nuestro órgano sexual por excelencia: el cerebro».

Al pronunciar las palabras «juguete erótico», el imaginario colectivo tiende a imaginar un dildo. Es decir, un falo de goma, ahora más bien de silicona, que sirve para ser introducido en la vagina de la misma forma que un pene.

La idea del consolador, al que ahora se intenta cambiar el nombre por alegrador, ha hecho mucho daño. Porque si desde la Sexología se intenta explicar que las relaciones sexuales entre dos personas pueden ir más allá de la penetración, parece que hace falta explicar que la masturbación también puede ser mucho más que la imitación del acto penetrativo.

prostaticos img-20170602-wa0018

Y no solo para las mujeres. También para los hombres.

De hecho, si en cuestión de juguetería sexual para hombres, la última revolución eran las cápsulas de silicona que habían llegado para sustituir a las vaginas en lata, no en el fondo pero sí en la forma, parece que la nueva era de la masturbación masculina ha llegado con el estimulador prostático, el juguete que ahora está de moda.

Un mercado en auge

La idea clave es que el placer no solo se busca en los genitales, sino también en otras zonas de la anatomía. En el caso de los hombres, en la zona anal, donde se encuentra el punto P de próstata, algo así como el punto G masculino.

Según datos ofrecidos por la marca de juguetes LELO en 2015, a nivel internacional, la edad media de los hombres que compran un estimulador de próstata es de 42 años en Estados Unidos, mientras que en Francia estaban los clientes más jóvenes. De la misma forma, si en Alemania el 92% de los consumidores son hombres, en España hay más compras realizadas por mujeres que por hombres, se entiende que una gran mayoría para sus parejas.

mapa-masajeadores-prostaticos-2015

Tal y como explica Mirian, dependienta de la nueva tienda Amantis en Madrid, «cada vez hay más hombres que sienten curiosidad y deciden experimentar con la estimulación de su punto P». Viendo el notable incremento de la demanda, la propia marca Amantis ha decidido crear una línea de estimuladores prostáticos, que están pensados como un juguete unisex.

«Dentro de esta nueva línea tenemos bolas tailandesas en varios tamaños y formas, diferentes plugs anales y variados modelos prostáticos. Estos últimos tienen un diseño ergonómico que se adapta perfectamente a las líneas de la anatomía masculina, sin necesidad de sujetarlos con las manos, para estimular directamente la próstata y la zona del perineo simultáneamente».

prostaticos img-20170602-wa0019

Desde su experiencia en tienda, Mirian aporta que «son cada vez más quienes vienen a comprarlos, generalmente buscando asesoramiento, especialmente si se trata de primeras veces. Pero también están los que lo hacen tímidamente en la tienda o vía web. No solo hombres, también muchas mujeres eligen un estimulador prostático como regalo para algún amigo o su pareja».

Un placer no genital

El divulgador sexual Óscar Ferrani explica que estos juguetes son bastante versátiles, de ahí una de las claves de su éxito. «Pueden utilizarse para tonificar el suelo pélvico masculino, con todas las ventajas que eso supone. También pueden ser muy útiles para descubrir en cuerpo propio o ajeno de diferentes maneras, angulaciones y ritmos de estimulación anal… y cómo no, para vivir experiencias orgásmicas masculinas muy intensas y más fácilmente consecutivas,  sin intervención necesaria de una erección. Eso como poco».

Esa versatilidad no se basa solo en la imaginación que se le quiera poner en su uso, ya que al igual que hay muchos tipos de dildos, con vibración, sin ella, con succión, con estimulación del punto G, del clítoris, etc., los estimuladores anales también innovan cada vez más en su diseño, para que existan modelos que se adapten a todo tipo de necesidades.

prostaticos adin_02big

Así existen juguetes más rígidos o más flexibles, con motor para añadir vibración a la experiencia o sin él, además de con algunas características más concretas, como «los que añaden elementos intensificadores con piezas de acero en el área destinada al perineo, para aportar un contraste de temperatura que favorece la percepción de sensaciones», relata Ferrani.

El experto insiste en que en lo que coinciden es que «en todos los casos, aunque sea  con secciones más o menos gruesas y curvas, todos los modelos incluyen una sección destinada al conducto anal o recto, que presiona ligeramente el área más cercana a la próstata, y otra destinada a estimular el perineo, el área sensible situada entre el ano y los genitales».

prostaticos img-20170602-wa0020

En cuanto a formas de usarlo, el divulgador sexual y experto en juguetería erótica explica que es una herramienta que puede usarse tanto en pareja como a solas. «Hay modelos que incluyen pequeñas asas para facilitar sus movimientos y descubrir pautas adecuadas para practicar otras formas de estimulación (manual, por ejemplo) y otros puedes dejarlos vibrar con distintos ritmos, sin necesidad de manipularlos apenas».

Asimismo añade que «en el caso de los modelos rígidos, también pueden disfrutarse sus encantos tumbándote de lado casi en posición fetal y contrayendo-relajando la musculatura pélvica, para hacerlo oscilar».

Desterrando tabús

Volviendo al análisis de ventas de masajeadores prostáticos de LELO en España, el hecho de que las compradoras sean más mujeres que hombres puede llevar a dos reflexiones. La primera es que ellas están más abiertas al mundo de la juguetería erótica y se acercan a él con más normalidad que ellos, por lo que tienen menos vergüenza a la hora de adquirir un producto que está destinado para una zona que no es genital, lo que supone un hándicap en los modelos de sexualidad tradicional.

La otra es que el hecho de que las mujeres compren estos juguetes, generalmente para sus parejas, implica que su uso está de hecho extendido entre el público heterosexual. Algo que rompe con el mito de que el placer anal se vincule exclusivamente con una orientación homosexual.

estimulador prostático

«Es una opción personal incluir una u otras formas de estimulación sexual durante una experiencia íntima, pero cada vez más hombres heterosexuales se atreven a ampliar su repertorio y ninguno se arrepiente una vez descubierto su potencial», insiste Ferrani.

Así, «la idea de disfrutar una experiencia orgásmica intensa sin estimular el pene necesariamente es algo que existe y no es discutible, otra cosa son nuestras apetencias o creencias instaladas, es algo personal de cada uno».

estimulador prostático

Al fin y al cabo no hay que perder de vista que «más allá de estereotipos de género y costumbres, hay muchísimas terminaciones nerviosas en nuestro esfínter anal y la próstata es un órgano totalmente vinculado a la uretra, por donde sale el semen y la orina, así como con la vejiga. Con su estimulación activamos series de terminaciones nerviosas muy sensibles vinculadas a nuestro aparato genital, que van mucho más allá de nuestra tendencia sexual. Del resto se ocupa nuestra médula espinal y nuestro órgano sexual por excelencia: el cerebro».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una carnicería donde solo venden fotos
Wes Craven: adiós a uno de los pilares del terror moderno
Un festival de cine para ‘armarse’ en favor del medio ambiente
Oro Jondo: ¡a la mierda el arte sesudo!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Para los más entusiasmados, el trauma regular en la próstata es reconocido como una de las causas predisponentes de tumores en el órgano … Al que se conste, el proyecto original no previó esta posibilidad;)

  • Cada vez son más las personas que se han animado a probar el placer que produce la estimulación anal.
    Debemos recordar que en el año hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas que bien estimulado pueden llegar a producir un placer mucho más intenso y estimulante.
    Lo que no se debe olvidar si se decide por probar este tipo de excitación es que el ano no lurica por si solo con lo que es importante dos cosas, la primera usar lubricante anal que lleve un poco de composición relajante y segundo que sea compatible con el juguete xxx que queremos introducir en el ano.
    En las tiendas eróticas como la nuestra puedes encontrar gran variedad de juguetes sexuales diseñados para la estimulación anal.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *