7 de julio 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

La feria de arte que apuesta por traerte lo más nuevo de lo nuevo

7 de julio 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Enloquecido por su madrastra Hera, y tras asesinar a su familia, Hércules tuvo que enfrentarse a 12 pruebas para resarcirse por su falta de habilidades de anger management. Las pruebas, a cada cual más arriesgada, le llevaron a pasar una década buscando la redención.

En nuestro siglo XXI de redes sociales, algoritmos y precios inmobiliarios desatados, es más o menos a lo que tienen que enfrentarse los artistas emergentes. Porque no solo deben estos alimentar a la bestia de los algoritmos de Instagram y TikTok, sino que, al mismo tiempo, tienen que seguir creando, pagar las facturas y saciar los apetitos inabarcables de los caseros patrios. Es ahí donde cobra sentido JustMad, la feria de arte que apuesta por traerte lo más nuevo de lo nuevo.

La feria abre sus puertas entre el 8 y el 11 de julio (por decimosegunda vez) en el Palacio de Neptuno de Madrid. Porque, aunque la existencia del artista naciente siga siendo cómo luchar contra la Hidra de siete cabezas, por lo menos, se puede tratar de dar visibilidad a nuevas tendencias y creadores en el mundo del arte. De acuerdo con Óscar García, su coordinador, se trata de «mostrar lo nuevo que está sucediendo en el arte contemporáneo». Y porque no solo de artistas vive el arte, gran parte del foco de la feria se dirige a las galerías.

An Inner Miracle de Ksenia Shinkovskaya

Como de cosas nuevas va el tema—es la feria de arte contemporáneo emergente—, la edición de este año trae una novedad. Comisionada por el propio Óscar García, en JustMad 2021 los asistentes podrán encontrarse con la nueva sección, los Duo Project, en los que dos artistas exponen su obra de forma conjunta, estableciendo un diálogo que se produce entre la producción de ambos.

UNA MÁS UNO SON UN DUO PROJECT

En palabras de Óscar García, comisario también de los Duo Project, la nueva sección surge como «apoyo a las galerías ante el contexto tan complicado que estamos viviendo con la crisis sanitaria». Porque por si las dificultades que enfrenta el mundo del arte en su forma habitual no eran suficientes, las galerías de arte, como espacios físicos en los que se ofrece la posibilidad de disfrutar de las obras, este año pasado tuvieron que vérselas también con una pandemia. «Esta situación tan difícil necesitaba una formula a medida para ayudar al sector galerístico en JustMad».

Esta dinámica en la que interviene la obra de dos artistas al mismo tiempo abre nuevas posibilidades. No se trata solo de que muchas de las galerías que participan en esta sección se pasen por JustMad por primera vez, «ofreciendo un aire renovado de nuevas propuestas emergentes», sino también de que, al unirse dos artistas con dos estilos, temáticas o técnicas diferentes, el proyecto resultante es algo nuevo.

Esta combinación se fundamenta en la conexión entre dos artistas, pero es la diversidad de esta conexión la que da lugar a algo nuevo. «Existen infinidad de conexiones diferentes. Pueden ser temáticas, estéticas, formales… en un juego de unión, pero también de contraposición». Son muchas las posibilidades que se abren y a los artistas les ofrece la «oportunidad de sumar a su obra otras inquietudes, conexiones y diálogos».

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS FT. GUILLERMO DEL TORO

La belleza en el arte puede tener muchas formas. En el caso del Duo Project de Kristina Stuokaite y Ksenia Shinkovskaya, artistas que llegan a la feria de la mano de la galería Est_Art de Madrid, esta belleza tiene algo de retorcido. Sus obras tienen un no sé qué que eriza el vello. Es la belleza eerie, «aquella belleza que se escapa de lo establecido, que te atrae pero a la vez te genera inquietud, que te hace mirar las piezas con ternura y a su vez con recelo», en palabras de Javier Montorcier, codirector de Est_Art.

Point of View de Ksenia Shinkovskaya

En su propuesta hay seres andróginos con multitud de ojos de espejo en lo que sería la cara, criaturas con forma de apéndice que miran sin parpadear y conejos que se ocultan tras una careta. Una combinación de artistas que da como resultado una especie de Alicia en el país de las maravillas ft. Guillermo del Toro.

Little Spirit in No Human Land de Kristina Stuokaite

Lo que es innegable es que las obras de la dupla de Est_Art tienen algo.  Se adueñan de la imaginación de uno por la combinación de belleza y desazón que provocan. Fue el caso de Est_Art cuando dieron con ellas por Instagram: «Nos atraparon sin más. Sus obras, pese a estar cargadas de matices que ponen los pelos de punta, también estaban cargadas de una belleza fuera de lo común, muy difícil de explicar con palabras. Son personajes que te dan ganas de adoptar».

LA INQUIETANTE PRECIOSIDAD DE LA BELLEZA EERIE

Las esculturas de Ksenia Shinkovskaya nacen de su propia imaginación. «Simplemente, veo los personajes y los convierto en esculturas. A veces los veo en sueños, a veces en la realidad, a veces en la frontera entre uno y otro». Define su propio estilo como biopunk, una proyección de «cómo la humanidad alcanzará la armonía con la naturaleza, utilizando lo que ya existe».  Algo que ya «no es ciencia ficción, sino la vanguardia de la ciencia».

Shinkovskaya también menciona el impacto de la visión de la pintura del cordero apocalíptico, una criatura retratada durante la Edad Media en la iglesia de Sant Climent de Taüll en Lérida. Para ella, este ser pintado en el siglo X se parece a una de sus esculturas. «¿Quizá ese artista anónimo y yo vimos y soñamos lo mismo?».

El cordero apocalíptico de Sant Climent de Taüll vía Wikipedia Commons

De acuerdo con Kristina Stuokaite, sus cuadros, en cambio, guardan una estrecha relación con el teatro. «Especialmente, con la escena lituana clásica». Como tantas cosas, todo empezó cuando era una niña; «mi madre siempre nos llevaba a mi hermano y a mí a ver diferentes obras de teatro».

Después, durante su paso por un colegio de secundaria con un potente programa escénico, su amor por la escena artística creció. «Me flipa cuántas emociones puedes vivir durante las dos horas que dura una representación, y hasta qué punto te acompañan después».

Social Sense de Kristina Stuokaite

La inspiración concreta para las obras que presenta en el Duo Project, sin embargo, nació al mudarse a Barcelona, donde reside actualmente, combinando su actividad de creación artística con la de tatuadora. «La forma en la que pinto contiene muchas partes diferentes de mi vida. Diferentes experiencias, especialmente influidas por el análisis de muchas situaciones del pasado y el presente. Me gusta mucho la estética victoriana, pero la inspiración de los conejos nació en Barcelona. Esta preciosa ciudad me enamoró a primera vista. Me sentí en casa, y eso, de alguna forma, me hizo pensar en conejos».

El producto de esta combinación de creadores es algo nuevo. Precioso, inquietante, estimulante. Por sus diferencias, pero también por lo que las acerca. «Por un lado, convergen en concepto y en una técnica excepcional. Pero, a la vez, divergen en discurso. Kristina es más crítica socialmente y Ksenia discurre por lo más magnánimo que encerramos en nuestro interior»,  dice Javier.

Y quizá, en parte, aquello que acerca a las dos artistas que participan en este Duo Project de JustMad sea estar formando parte de lo más nuevo. Porque si hay una cosa que siempre es cierta, por mucho que a veces se argumente lo contrario, es que en el arte siempre hay cosas nuevas por hacer. Aunque parezca que, para hacerlas, uno se esté enfrentando a las mismas doce pruebas de aquel héroe de la mitología griega.


JustMad ofrece una visita guiada para seis lectores de Yorokobu. Esta tendrá lugar el domingo 11 de julio a las 11:30 y es válida para dos personas. Si quieres hacerte con una de estas entradas dobles, envía un correo a yorokobu@yorokobu.es con el asunto ENTRADAS JUSTMAD y tu nombre en el interior del correo. Los seis más rápidos se harán con ellas, así que ¡DATE PRISA! 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Enloquecido por su madrastra Hera, y tras asesinar a su familia, Hércules tuvo que enfrentarse a 12 pruebas para resarcirse por su falta de habilidades de anger management. Las pruebas, a cada cual más arriesgada, le llevaron a pasar una década buscando la redención.

En nuestro siglo XXI de redes sociales, algoritmos y precios inmobiliarios desatados, es más o menos a lo que tienen que enfrentarse los artistas emergentes. Porque no solo deben estos alimentar a la bestia de los algoritmos de Instagram y TikTok, sino que, al mismo tiempo, tienen que seguir creando, pagar las facturas y saciar los apetitos inabarcables de los caseros patrios. Es ahí donde cobra sentido JustMad, la feria de arte que apuesta por traerte lo más nuevo de lo nuevo.

La feria abre sus puertas entre el 8 y el 11 de julio (por decimosegunda vez) en el Palacio de Neptuno de Madrid. Porque, aunque la existencia del artista naciente siga siendo cómo luchar contra la Hidra de siete cabezas, por lo menos, se puede tratar de dar visibilidad a nuevas tendencias y creadores en el mundo del arte. De acuerdo con Óscar García, su coordinador, se trata de «mostrar lo nuevo que está sucediendo en el arte contemporáneo». Y porque no solo de artistas vive el arte, gran parte del foco de la feria se dirige a las galerías.

An Inner Miracle de Ksenia Shinkovskaya

Como de cosas nuevas va el tema—es la feria de arte contemporáneo emergente—, la edición de este año trae una novedad. Comisionada por el propio Óscar García, en JustMad 2021 los asistentes podrán encontrarse con la nueva sección, los Duo Project, en los que dos artistas exponen su obra de forma conjunta, estableciendo un diálogo que se produce entre la producción de ambos.

UNA MÁS UNO SON UN DUO PROJECT

En palabras de Óscar García, comisario también de los Duo Project, la nueva sección surge como «apoyo a las galerías ante el contexto tan complicado que estamos viviendo con la crisis sanitaria». Porque por si las dificultades que enfrenta el mundo del arte en su forma habitual no eran suficientes, las galerías de arte, como espacios físicos en los que se ofrece la posibilidad de disfrutar de las obras, este año pasado tuvieron que vérselas también con una pandemia. «Esta situación tan difícil necesitaba una formula a medida para ayudar al sector galerístico en JustMad».

Esta dinámica en la que interviene la obra de dos artistas al mismo tiempo abre nuevas posibilidades. No se trata solo de que muchas de las galerías que participan en esta sección se pasen por JustMad por primera vez, «ofreciendo un aire renovado de nuevas propuestas emergentes», sino también de que, al unirse dos artistas con dos estilos, temáticas o técnicas diferentes, el proyecto resultante es algo nuevo.

Esta combinación se fundamenta en la conexión entre dos artistas, pero es la diversidad de esta conexión la que da lugar a algo nuevo. «Existen infinidad de conexiones diferentes. Pueden ser temáticas, estéticas, formales… en un juego de unión, pero también de contraposición». Son muchas las posibilidades que se abren y a los artistas les ofrece la «oportunidad de sumar a su obra otras inquietudes, conexiones y diálogos».

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS FT. GUILLERMO DEL TORO

La belleza en el arte puede tener muchas formas. En el caso del Duo Project de Kristina Stuokaite y Ksenia Shinkovskaya, artistas que llegan a la feria de la mano de la galería Est_Art de Madrid, esta belleza tiene algo de retorcido. Sus obras tienen un no sé qué que eriza el vello. Es la belleza eerie, «aquella belleza que se escapa de lo establecido, que te atrae pero a la vez te genera inquietud, que te hace mirar las piezas con ternura y a su vez con recelo», en palabras de Javier Montorcier, codirector de Est_Art.

Point of View de Ksenia Shinkovskaya

En su propuesta hay seres andróginos con multitud de ojos de espejo en lo que sería la cara, criaturas con forma de apéndice que miran sin parpadear y conejos que se ocultan tras una careta. Una combinación de artistas que da como resultado una especie de Alicia en el país de las maravillas ft. Guillermo del Toro.

Little Spirit in No Human Land de Kristina Stuokaite

Lo que es innegable es que las obras de la dupla de Est_Art tienen algo.  Se adueñan de la imaginación de uno por la combinación de belleza y desazón que provocan. Fue el caso de Est_Art cuando dieron con ellas por Instagram: «Nos atraparon sin más. Sus obras, pese a estar cargadas de matices que ponen los pelos de punta, también estaban cargadas de una belleza fuera de lo común, muy difícil de explicar con palabras. Son personajes que te dan ganas de adoptar».

LA INQUIETANTE PRECIOSIDAD DE LA BELLEZA EERIE

Las esculturas de Ksenia Shinkovskaya nacen de su propia imaginación. «Simplemente, veo los personajes y los convierto en esculturas. A veces los veo en sueños, a veces en la realidad, a veces en la frontera entre uno y otro». Define su propio estilo como biopunk, una proyección de «cómo la humanidad alcanzará la armonía con la naturaleza, utilizando lo que ya existe».  Algo que ya «no es ciencia ficción, sino la vanguardia de la ciencia».

Shinkovskaya también menciona el impacto de la visión de la pintura del cordero apocalíptico, una criatura retratada durante la Edad Media en la iglesia de Sant Climent de Taüll en Lérida. Para ella, este ser pintado en el siglo X se parece a una de sus esculturas. «¿Quizá ese artista anónimo y yo vimos y soñamos lo mismo?».

El cordero apocalíptico de Sant Climent de Taüll vía Wikipedia Commons

De acuerdo con Kristina Stuokaite, sus cuadros, en cambio, guardan una estrecha relación con el teatro. «Especialmente, con la escena lituana clásica». Como tantas cosas, todo empezó cuando era una niña; «mi madre siempre nos llevaba a mi hermano y a mí a ver diferentes obras de teatro».

Después, durante su paso por un colegio de secundaria con un potente programa escénico, su amor por la escena artística creció. «Me flipa cuántas emociones puedes vivir durante las dos horas que dura una representación, y hasta qué punto te acompañan después».

Social Sense de Kristina Stuokaite

La inspiración concreta para las obras que presenta en el Duo Project, sin embargo, nació al mudarse a Barcelona, donde reside actualmente, combinando su actividad de creación artística con la de tatuadora. «La forma en la que pinto contiene muchas partes diferentes de mi vida. Diferentes experiencias, especialmente influidas por el análisis de muchas situaciones del pasado y el presente. Me gusta mucho la estética victoriana, pero la inspiración de los conejos nació en Barcelona. Esta preciosa ciudad me enamoró a primera vista. Me sentí en casa, y eso, de alguna forma, me hizo pensar en conejos».

El producto de esta combinación de creadores es algo nuevo. Precioso, inquietante, estimulante. Por sus diferencias, pero también por lo que las acerca. «Por un lado, convergen en concepto y en una técnica excepcional. Pero, a la vez, divergen en discurso. Kristina es más crítica socialmente y Ksenia discurre por lo más magnánimo que encerramos en nuestro interior»,  dice Javier.

Y quizá, en parte, aquello que acerca a las dos artistas que participan en este Duo Project de JustMad sea estar formando parte de lo más nuevo. Porque si hay una cosa que siempre es cierta, por mucho que a veces se argumente lo contrario, es que en el arte siempre hay cosas nuevas por hacer. Aunque parezca que, para hacerlas, uno se esté enfrentando a las mismas doce pruebas de aquel héroe de la mitología griega.


JustMad ofrece una visita guiada para seis lectores de Yorokobu. Esta tendrá lugar el domingo 11 de julio a las 11:30 y es válida para dos personas. Si quieres hacerte con una de estas entradas dobles, envía un correo a yorokobu@yorokobu.es con el asunto ENTRADAS JUSTMAD y tu nombre en el interior del correo. Los seis más rápidos se harán con ellas, así que ¡DATE PRISA! 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El artista que jamás gastó la punta a sus miles de colores
Los trapos para pan de toda la vida, con dibujos de ilustradores
‘Hackeos analógicos’ o cómo tunear muebles de Ikea
El jubilado que se colaba en las cumbres europeas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp