fbpx
7 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Kalification: Una plataforma ciudadana para calificar a las agencias de calificación de riesgos

7 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las agencias de calificación de riesgos califican los productos financieros de los estados. Pero ¿quién califica a estas agencias? ¿Quién evalúa al evaluador? Quizá deberían ser los ciudadanos. Más que nada porque son ellos quienes acaban sufriendo las consecuencias del rating que estas compañías otorgan a sus países. Esta es la propuesta de Kalification y este es su lema: “Ahora somos nosotros los que calificamos a… las agencias de calificación de riesgos”.

La plataforma nació como una idea de Comandante Tom. Sin intención de posicionarse. Ni a favor, ni en contra. Lo que buscan con Kalification es que la población conozca qué es una agencia de calificación de riesgos y se genere un debate en torno a su actuación y su poder en los mercados financieros.

“No ha habido ningún movimiento en contra de las agencias de calificación. La gente en la calle no sabe qué son. No hay conciencia de que son empresas ni hay conciencia de lo que hacen. No se ha producido ninguna reflexión sobre sus actuaciones recientes”, indica Santi López, fundador de Comandante Tom. “Nosotros no queremos juzgarlas. Solo intentamos que la gente sepa qué son y qué hacen. Que sean ellos quienes las juzguen. Tanto si les gusta como si no les gusta lo que hacen”.

Los fundadores de Comandante Tom, López y Jesús Rodríguez, salieron un día a la calle y empezaron a preguntar a distintas personas en diferentes barrios de Madrid. Prácticamente nadie sabía qué era una agencia de calificación ni a qué se dedican.

Eso hacía necesario inventar algo para que la población supiera que existen y conociera qué hacen y cómo influyen sus valoraciones en las economías nacionales. “Queremos acercar las agencias de calificación a la gente. Y si las agencias nos califican, nosotros también podemos calificarlas”, comenta Rodríguez.

La plataforma Kalification se plantea como “un juego para que los individuos se interesen por conocer las agencias de rating. No lo planteamos de forma sensacionalista ni tenemos la intención de generar un estado de opinión ni a favor ni en contra. Queremos que mientras una persona esté jugando, se esté documentando y vaya creando su propia opinión”, indica López.

“El hecho de jugar lo acerca a la calle”, insiste. “El ranking es un paso previo a que alguien pueda pensar en plantear una agencia alternativa o hacer propuestas nuevas. Hay que sacar el tema de los círculos muy técnicos”.

Dice Santi López que, a menudo, las personas no reflexionan sobre un tema hasta que de pronto le arrean el zarpazo. Es decir, te plantan un bono basura o bajan la calificación de tu país. “Pretendemos que esta plataforma sea un germen y se convierta en lo que quiera la gente que la mueva. Utilizamos código abierto para que cada uno lo utilice como desee”.

Kalification es por el momento un proyecto. La plataforma aún no se ha creado y se encuentra en busca de financiación para poder hacer la programación de la web. Los fondos se han solicitado a través de Goteo, un espacio de crowdfounding que ayuda a encontrar financiación a proyectos sociales, de código abierto y cultura libre. La campaña seguirá abierta, en una primera ronda, durante dieciocho días más.

En Goteo, Kalification se presenta como “un proyecto pedagógico, artístico y crítico que pretende servir como plataforma global para el aprendizaje, la reflexión y la toma de conciencia en torno a las agencias de calificación de riesgos y su influencia real en la vida de los ciudadanos. Se trata de retomar el poder a través de informarnos, de generar datos abiertos y compartir indicadores que traten de poner a esas agencias en su sitio”.

Pero además de ayudarles a conseguir financiación, Goteo se ha convertido en un espacio donde sus impulsores reciben sugerencias y propuestas de economistas y otras personas a favor y en contra de las agencias de calificación.

Las agencias de calificación de riesgos califican los productos financieros de los estados. Pero ¿quién califica a estas agencias? ¿Quién evalúa al evaluador? Quizá deberían ser los ciudadanos. Más que nada porque son ellos quienes acaban sufriendo las consecuencias del rating que estas compañías otorgan a sus países. Esta es la propuesta de Kalification y este es su lema: “Ahora somos nosotros los que calificamos a… las agencias de calificación de riesgos”.

La plataforma nació como una idea de Comandante Tom. Sin intención de posicionarse. Ni a favor, ni en contra. Lo que buscan con Kalification es que la población conozca qué es una agencia de calificación de riesgos y se genere un debate en torno a su actuación y su poder en los mercados financieros.

“No ha habido ningún movimiento en contra de las agencias de calificación. La gente en la calle no sabe qué son. No hay conciencia de que son empresas ni hay conciencia de lo que hacen. No se ha producido ninguna reflexión sobre sus actuaciones recientes”, indica Santi López, fundador de Comandante Tom. “Nosotros no queremos juzgarlas. Solo intentamos que la gente sepa qué son y qué hacen. Que sean ellos quienes las juzguen. Tanto si les gusta como si no les gusta lo que hacen”.

Los fundadores de Comandante Tom, López y Jesús Rodríguez, salieron un día a la calle y empezaron a preguntar a distintas personas en diferentes barrios de Madrid. Prácticamente nadie sabía qué era una agencia de calificación ni a qué se dedican.

Eso hacía necesario inventar algo para que la población supiera que existen y conociera qué hacen y cómo influyen sus valoraciones en las economías nacionales. “Queremos acercar las agencias de calificación a la gente. Y si las agencias nos califican, nosotros también podemos calificarlas”, comenta Rodríguez.

La plataforma Kalification se plantea como “un juego para que los individuos se interesen por conocer las agencias de rating. No lo planteamos de forma sensacionalista ni tenemos la intención de generar un estado de opinión ni a favor ni en contra. Queremos que mientras una persona esté jugando, se esté documentando y vaya creando su propia opinión”, indica López.

“El hecho de jugar lo acerca a la calle”, insiste. “El ranking es un paso previo a que alguien pueda pensar en plantear una agencia alternativa o hacer propuestas nuevas. Hay que sacar el tema de los círculos muy técnicos”.

Dice Santi López que, a menudo, las personas no reflexionan sobre un tema hasta que de pronto le arrean el zarpazo. Es decir, te plantan un bono basura o bajan la calificación de tu país. “Pretendemos que esta plataforma sea un germen y se convierta en lo que quiera la gente que la mueva. Utilizamos código abierto para que cada uno lo utilice como desee”.

Kalification es por el momento un proyecto. La plataforma aún no se ha creado y se encuentra en busca de financiación para poder hacer la programación de la web. Los fondos se han solicitado a través de Goteo, un espacio de crowdfounding que ayuda a encontrar financiación a proyectos sociales, de código abierto y cultura libre. La campaña seguirá abierta, en una primera ronda, durante dieciocho días más.

En Goteo, Kalification se presenta como “un proyecto pedagógico, artístico y crítico que pretende servir como plataforma global para el aprendizaje, la reflexión y la toma de conciencia en torno a las agencias de calificación de riesgos y su influencia real en la vida de los ciudadanos. Se trata de retomar el poder a través de informarnos, de generar datos abiertos y compartir indicadores que traten de poner a esas agencias en su sitio”.

Pero además de ayudarles a conseguir financiación, Goteo se ha convertido en un espacio donde sus impulsores reciben sugerencias y propuestas de economistas y otras personas a favor y en contra de las agencias de calificación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Somos Droga: el disco de Cabezafuego que también se lee
En el WC del futuro no tendrás que tirar de la cadena
Mini Maker Faire: la feria de creadores e inventores llega a Barcelona y Bilbao
Cohousing: cuando compartir casa no es cosa de estudiantes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Soy partidario de que sepan que se las puede hacer daño. Basta ya de arruinar economías y de chupar de gobiernos y particulares. A POR ELLOS OE.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *