fbpx
23 de mayo 2018    /   DIGITAL
por
 

Los robots no nos destruirán con guerras, sino con sexo. Y esta mujer está luchando para evitarlo

23 de mayo 2018    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«Acostarte con un androide, ¿es infidelidad?». Las calles de Madrid están llenas de enormes posters que lanzan esta pregunta a los viandantes. Se trata de la publicidad de Westworld, una serie fantástica de HBO. Sin embargo, en el mundo real hay quien ya está planteando estas dudas y otras mucho más complejas. ¿Podrían los robots sexuales reducir el número de violaciones? ¿Ayudarían a combatir la soledad? ¿O más bien provocarían todo lo contrario? ¿Podrían cosificar aún más a la mujer? ¿Impersonalizar el sexo? ¿Fomentar una sociedad alienada quizá? ¿Podrían aumentar la trata de blancas e incrementar la violencia contra sus víctimas?

Kathleen Richardson no piensa esperar a que sea el mercado el que resuelva estos planteamientos éticos. Por eso ha creado Campaign against sex robots, una organización desde la que avisa de los males que se nos vienen encima. No se trata de una utopía lúbrica, ni de una distopía sado-robótica. La idea lleva anunciándose años y hay alguien que está convirtiéndola en realidad. La empresa Abyss, líder en muñecas sexuales con su RealSexDoll, ha anunciado que empezará a enviar las primeras muñecas inteligentes en los próximos meses.

Harmony, así han bautizado a la primera muñeca sexual robótica, podrá mover la cabeza y gesticulará. Tendrá una voz y una personalidad. A pesar de las frases grandilocuentes de sus creadores, no parece que vaya mucho más allá de ser una Siri encerrada en un cuerpo anatómicamente realista. «Con eso les vale», asegura Richardson. La activista cree que hay mucha ficción alrededor de la robótica porque es un campo «emocionante para la gente, les recuerda su niñez, a sus fantasías sobre robots». En la mayoría de los casos la idea no se corresponde con la realidad, pero al hablar de las muñecas sexuales la cosa es diferente. «Creen que hacen el 99% del trabajo de ser una mujer, porque viven en un mundo que valora la apariencia por encima del resto», espeta. El problema, vaticina, es que si no hacemos algo todos acabaremos viviendo en ese mundo.

Kathleen Richardson es antropóloga y profesora de etica robótica e Inteligencia Artificial en la Universidad de Leicester. Ha pasado meses en un laboratorio de robótica en el MIT. También ha trabajado en un proyecto de la UE para ayudar a los niños autistas utilizando robots. Ha llevado su discurso a la cámara de los lores británica y a Bruselas. Es necesario recalcar todos los hitos de su currículum para no caer en la trampa de pensar que es una feminista exaltada, algo que, (quizá no con estas palabras) le llaman a menudo en Internet.

westworld

Su campaña contra los robots no empezó como un alegato feminista. «Por entonces no había leído mucho feminismo en realidad», reconoce. Ella lo elaboró como un discurso humanista, inspirado por las ideas del filósofo Martin Buber y los anticolonialistas que decían no hay que tratar a las personas como objetos. «Pero, bueno, ya sabes, a la gente le gusta simplificar, ¿no?».

Hay otra cosa que le gusta a la gente: el sexo. En un estudio realizado por la Universidad de Duisburg-Essen, el 40% de los 263 hombres entrevistados dijeron que podían imaginar comprar un robot sexual. Otro estudio de la Universidad de Stanford, asegura que las personas pueden experimentar sentimientos de intimidad hacia la tecnología porque «nuestros cerebros no están necesariamente preparados para la vida en el siglo XXI». Un tercer estudio asegura que los hombres heterosexuales que consumen pornografía, mass media y revistas masculinas que cosifican a la mujer, son más proclives a aceptar la violencia contra esta. El potencial de este mercado parece, por tanto, amplio. Las consecuencias de su uso, inquietantes.

Según Richardson, la más destacable se puede resumir así: la venta de robots sexuales reducirá el umbral de inhibición para consumir prostitución, las prostitutas, cada vez más, serán tratadas como robots. Aumentará el aislamiento y las disfunciones sociales. La sociedad se volverá más insensible, más solitaria, más alienante.

larsandtherealgirl

Richardson no pasa de puntillas sobre ningún tema. Uno de los más controvertidos es el uso de estos robots para casos de violadores o pederastas. Es un campo espinoso y sobre él se ha escrito mucho en uno y otro sentido. Richardson lo aborda con un argumento difícil de rebatir: «Lo que necesita esa gente es terapia, no muñecas».

Los expertos parecen darle la razón. Desde el otoño de 2016, la oficina de aduanas noruega se han incautado 21 muñecas sexuales con apariencia de niños. «Son muy realistas y es posible que las relaciones sexuales con las muñecas puedan romper las barreras para cometer abuso contra los niños», anunciaba la división Kripos de la policía noruega en un comunicado de prensa.

Lo que necesitan los violadores es terapia, no muñecas

El fenómeno es reciente, tanto que en muchos países ni siquiera está penado. Es el caso de Inglaterra, donde los agentes fronterizos han interceptado 123 de estas muñecas desde marzo de 2016. Hasta ahora, siete de estos importadores han sido acusados por otros delitos, seis de ellos por posesión de pornografía infantil. Los casos, que han tenido cierta repercusión mediática, han obligado a pronunciarse a la ONG inglesa NSPCC, que lucha contra los abusos a menores. «No hay pruebas que apoyen la idea de que el uso de las muñecas sexuales con forma de menores ayuden a evitar que los delincuentes sexuales cometan delitos contra niños reales», dijo su portavoz. La National Crime Agency inglesa ha pedido que la posesión de estas muñecas sea criminalizada.

ex-machina

De la distopía a la utopía: otros puntos de vista

Richardson no ha sido la única en teorizar sobre lo que supondrán los robots sexuales. Uno de los primeros en hacerlo David Levy, en su libro Love and sex with robots (2007). Su visión era más utópica, incluso naif: La prostitución quedará obsoleta. Los robots ayudarán a erradicar los problemas de soledad y de falta de intimidad. En su alegato, Levy traza paralelismos con la reivindicación de derechos LGTB. «Igual que el amor y el sexo entre personas del mismo sexo ha sido aceptado por la sociedad, también lo será el amor con robots», llega a afirmar en su libro.

También se justificó tirando de activismo social David Mills, propietario de la empresa Abyss. En una entrevista con la revista Vanity Fair aseguró que «las mujeres llevan 50 años disfrutando de juguetes sexuales pero los hombres siguen estigmatizados». Él quiere revertir esta situación, haciendo mucho dinero por el camino. Quiere ser «la Rosa Parks de las muñecas sexuales». «Los hombres no volverán a sentarse en la parte de atrás del autobús», concluía.

Quiero ser la Rosa Parks de las muñecas sexuales. Los hombres no volverán a sentarse en la parte de atrás del autobús 

Richardson considera absurdos estos argumentos y misóginos a quienes los pronuncian. Rebate sus ideas con vehemencia. Respecto al uso para paliar la soledad, considera que «es como si estuvieras con un tostador: sigues estando solo». La idea en sí le produce rechazo, y es que ese es el problema según la científica: los robots sexuales crean una ilusión de realidad y eso es algo peligroso. Más que la solución, son la causa del problema. Sobre la analogía entre vibradores y robots sexuales, la científica hace una diferenciación clara: unos sirven para estimularse en la masturbación, otros crean la ilusión de suplantar el rol de un humano. Así de simple.

Hay sin embargo elementos que se encuentran en la sociedad actual, de uso mucho más extendido que los robots, y que pueden llevarnos a una situación similar a estos. Richardson apunta a dos: el porno online y Tinder. «El abuso de estas tecnologías es que la gente se volverá a la espalda y eso es exactamente lo que está sucediendo ahora mismo».

JOAQUIN PHOENIX as Theodore in the romantic drama "HER," directed by Spike Jonze, a Warner Bros. Pictures release.

Puede que estos discursos parezcan abstractos y futuristas, pero según Richardson hablan de algo que ya está aquí. «Si quieres echar un vistazo a cómo será el futuro fíjate en Japón», reta la científica. Tasas bajas de natalidad, de matrimonios, aumento de la depresión y los problemas psicológicos derivados de la soledad y el abuso de tecnología. «Hay gente que en sus 30 o 40 no ha tenido una sola relación íntima», alerta, «y es hacia allá hacia donde nos dirigimos». Su discurso, duro contra los robots y las muñecas sexuales, no se suaviza tampoco a la hora de hablar de pornografía.

«En los años 60», explica Richardson, «se empezó a debatir sobre este concreto y fueron muchos los que dijeron que ayudaría a erradicar o al menos mitigar la prostitución, igual que lo hacen ahora. No fue así». Va aún más allá al decir que «cada vez que consumes porno online estás sacrificando una parte de tu humanidad» y que fenómenos como el destapado por el movimiento #Metoo no se hubieran dado sin el porno online. «No me malinterpretes, abusos ha habido siempre», matiza. «Pero creo que la pornografía los ha normalizado, ha explicado una idea incorrecta de qué es lo que significa ser un hombre».

Cada vez que consumes porno online estás sacrificando una parte de tu humanidad

El problema, explica Richardson no son las tetas ni los penes, el problema son los mensajes. «Creces y te dicen que eres sexual, que eres un animal, que no puedes controlarte a ti mismo… un montón de ideas que la industria de la pornografía está promocionando y que son negativas», argumenta. Un montón de ideas que se magnificarán, se encarnarán, volviéndose totalmente físicas, en los robots sexuales. Unas ideas que Kathleen Richardson está combatiendo con fiereza.

La tecnología suele ir siempre un paso por delante del derecho, dos de la ética, y un buen paseo por delante de la sociedad en general. Por eso el discurso de Kathleen Richardson es tan necesario, se esté o no de acuerdo con lo que proclama. La ficción lleva tiempo fantaseando con la idea, la ciencia empieza a plantearse preguntas y la realidad avanza inexorable. Puede que sea demasiado pronto para vaticinar las consecuencias y empezar a tenerles miedo, pero conviene estar preparados porque una cosa está clara: los robots sexuales están llegando. Y esta vez son reales.

«Acostarte con un androide, ¿es infidelidad?». Las calles de Madrid están llenas de enormes posters que lanzan esta pregunta a los viandantes. Se trata de la publicidad de Westworld, una serie fantástica de HBO. Sin embargo, en el mundo real hay quien ya está planteando estas dudas y otras mucho más complejas. ¿Podrían los robots sexuales reducir el número de violaciones? ¿Ayudarían a combatir la soledad? ¿O más bien provocarían todo lo contrario? ¿Podrían cosificar aún más a la mujer? ¿Impersonalizar el sexo? ¿Fomentar una sociedad alienada quizá? ¿Podrían aumentar la trata de blancas e incrementar la violencia contra sus víctimas?

Kathleen Richardson no piensa esperar a que sea el mercado el que resuelva estos planteamientos éticos. Por eso ha creado Campaign against sex robots, una organización desde la que avisa de los males que se nos vienen encima. No se trata de una utopía lúbrica, ni de una distopía sado-robótica. La idea lleva anunciándose años y hay alguien que está convirtiéndola en realidad. La empresa Abyss, líder en muñecas sexuales con su RealSexDoll, ha anunciado que empezará a enviar las primeras muñecas inteligentes en los próximos meses.

Harmony, así han bautizado a la primera muñeca sexual robótica, podrá mover la cabeza y gesticulará. Tendrá una voz y una personalidad. A pesar de las frases grandilocuentes de sus creadores, no parece que vaya mucho más allá de ser una Siri encerrada en un cuerpo anatómicamente realista. «Con eso les vale», asegura Richardson. La activista cree que hay mucha ficción alrededor de la robótica porque es un campo «emocionante para la gente, les recuerda su niñez, a sus fantasías sobre robots». En la mayoría de los casos la idea no se corresponde con la realidad, pero al hablar de las muñecas sexuales la cosa es diferente. «Creen que hacen el 99% del trabajo de ser una mujer, porque viven en un mundo que valora la apariencia por encima del resto», espeta. El problema, vaticina, es que si no hacemos algo todos acabaremos viviendo en ese mundo.

Kathleen Richardson es antropóloga y profesora de etica robótica e Inteligencia Artificial en la Universidad de Leicester. Ha pasado meses en un laboratorio de robótica en el MIT. También ha trabajado en un proyecto de la UE para ayudar a los niños autistas utilizando robots. Ha llevado su discurso a la cámara de los lores británica y a Bruselas. Es necesario recalcar todos los hitos de su currículum para no caer en la trampa de pensar que es una feminista exaltada, algo que, (quizá no con estas palabras) le llaman a menudo en Internet.

westworld

Su campaña contra los robots no empezó como un alegato feminista. «Por entonces no había leído mucho feminismo en realidad», reconoce. Ella lo elaboró como un discurso humanista, inspirado por las ideas del filósofo Martin Buber y los anticolonialistas que decían no hay que tratar a las personas como objetos. «Pero, bueno, ya sabes, a la gente le gusta simplificar, ¿no?».

Hay otra cosa que le gusta a la gente: el sexo. En un estudio realizado por la Universidad de Duisburg-Essen, el 40% de los 263 hombres entrevistados dijeron que podían imaginar comprar un robot sexual. Otro estudio de la Universidad de Stanford, asegura que las personas pueden experimentar sentimientos de intimidad hacia la tecnología porque «nuestros cerebros no están necesariamente preparados para la vida en el siglo XXI». Un tercer estudio asegura que los hombres heterosexuales que consumen pornografía, mass media y revistas masculinas que cosifican a la mujer, son más proclives a aceptar la violencia contra esta. El potencial de este mercado parece, por tanto, amplio. Las consecuencias de su uso, inquietantes.

Según Richardson, la más destacable se puede resumir así: la venta de robots sexuales reducirá el umbral de inhibición para consumir prostitución, las prostitutas, cada vez más, serán tratadas como robots. Aumentará el aislamiento y las disfunciones sociales. La sociedad se volverá más insensible, más solitaria, más alienante.

larsandtherealgirl

Richardson no pasa de puntillas sobre ningún tema. Uno de los más controvertidos es el uso de estos robots para casos de violadores o pederastas. Es un campo espinoso y sobre él se ha escrito mucho en uno y otro sentido. Richardson lo aborda con un argumento difícil de rebatir: «Lo que necesita esa gente es terapia, no muñecas».

Los expertos parecen darle la razón. Desde el otoño de 2016, la oficina de aduanas noruega se han incautado 21 muñecas sexuales con apariencia de niños. «Son muy realistas y es posible que las relaciones sexuales con las muñecas puedan romper las barreras para cometer abuso contra los niños», anunciaba la división Kripos de la policía noruega en un comunicado de prensa.

Lo que necesitan los violadores es terapia, no muñecas

El fenómeno es reciente, tanto que en muchos países ni siquiera está penado. Es el caso de Inglaterra, donde los agentes fronterizos han interceptado 123 de estas muñecas desde marzo de 2016. Hasta ahora, siete de estos importadores han sido acusados por otros delitos, seis de ellos por posesión de pornografía infantil. Los casos, que han tenido cierta repercusión mediática, han obligado a pronunciarse a la ONG inglesa NSPCC, que lucha contra los abusos a menores. «No hay pruebas que apoyen la idea de que el uso de las muñecas sexuales con forma de menores ayuden a evitar que los delincuentes sexuales cometan delitos contra niños reales», dijo su portavoz. La National Crime Agency inglesa ha pedido que la posesión de estas muñecas sea criminalizada.

ex-machina

De la distopía a la utopía: otros puntos de vista

Richardson no ha sido la única en teorizar sobre lo que supondrán los robots sexuales. Uno de los primeros en hacerlo David Levy, en su libro Love and sex with robots (2007). Su visión era más utópica, incluso naif: La prostitución quedará obsoleta. Los robots ayudarán a erradicar los problemas de soledad y de falta de intimidad. En su alegato, Levy traza paralelismos con la reivindicación de derechos LGTB. «Igual que el amor y el sexo entre personas del mismo sexo ha sido aceptado por la sociedad, también lo será el amor con robots», llega a afirmar en su libro.

También se justificó tirando de activismo social David Mills, propietario de la empresa Abyss. En una entrevista con la revista Vanity Fair aseguró que «las mujeres llevan 50 años disfrutando de juguetes sexuales pero los hombres siguen estigmatizados». Él quiere revertir esta situación, haciendo mucho dinero por el camino. Quiere ser «la Rosa Parks de las muñecas sexuales». «Los hombres no volverán a sentarse en la parte de atrás del autobús», concluía.

Quiero ser la Rosa Parks de las muñecas sexuales. Los hombres no volverán a sentarse en la parte de atrás del autobús 

Richardson considera absurdos estos argumentos y misóginos a quienes los pronuncian. Rebate sus ideas con vehemencia. Respecto al uso para paliar la soledad, considera que «es como si estuvieras con un tostador: sigues estando solo». La idea en sí le produce rechazo, y es que ese es el problema según la científica: los robots sexuales crean una ilusión de realidad y eso es algo peligroso. Más que la solución, son la causa del problema. Sobre la analogía entre vibradores y robots sexuales, la científica hace una diferenciación clara: unos sirven para estimularse en la masturbación, otros crean la ilusión de suplantar el rol de un humano. Así de simple.

Hay sin embargo elementos que se encuentran en la sociedad actual, de uso mucho más extendido que los robots, y que pueden llevarnos a una situación similar a estos. Richardson apunta a dos: el porno online y Tinder. «El abuso de estas tecnologías es que la gente se volverá a la espalda y eso es exactamente lo que está sucediendo ahora mismo».

JOAQUIN PHOENIX as Theodore in the romantic drama "HER," directed by Spike Jonze, a Warner Bros. Pictures release.

Puede que estos discursos parezcan abstractos y futuristas, pero según Richardson hablan de algo que ya está aquí. «Si quieres echar un vistazo a cómo será el futuro fíjate en Japón», reta la científica. Tasas bajas de natalidad, de matrimonios, aumento de la depresión y los problemas psicológicos derivados de la soledad y el abuso de tecnología. «Hay gente que en sus 30 o 40 no ha tenido una sola relación íntima», alerta, «y es hacia allá hacia donde nos dirigimos». Su discurso, duro contra los robots y las muñecas sexuales, no se suaviza tampoco a la hora de hablar de pornografía.

«En los años 60», explica Richardson, «se empezó a debatir sobre este concreto y fueron muchos los que dijeron que ayudaría a erradicar o al menos mitigar la prostitución, igual que lo hacen ahora. No fue así». Va aún más allá al decir que «cada vez que consumes porno online estás sacrificando una parte de tu humanidad» y que fenómenos como el destapado por el movimiento #Metoo no se hubieran dado sin el porno online. «No me malinterpretes, abusos ha habido siempre», matiza. «Pero creo que la pornografía los ha normalizado, ha explicado una idea incorrecta de qué es lo que significa ser un hombre».

Cada vez que consumes porno online estás sacrificando una parte de tu humanidad

El problema, explica Richardson no son las tetas ni los penes, el problema son los mensajes. «Creces y te dicen que eres sexual, que eres un animal, que no puedes controlarte a ti mismo… un montón de ideas que la industria de la pornografía está promocionando y que son negativas», argumenta. Un montón de ideas que se magnificarán, se encarnarán, volviéndose totalmente físicas, en los robots sexuales. Unas ideas que Kathleen Richardson está combatiendo con fiereza.

La tecnología suele ir siempre un paso por delante del derecho, dos de la ética, y un buen paseo por delante de la sociedad en general. Por eso el discurso de Kathleen Richardson es tan necesario, se esté o no de acuerdo con lo que proclama. La ficción lleva tiempo fantaseando con la idea, la ciencia empieza a plantearse preguntas y la realidad avanza inexorable. Puede que sea demasiado pronto para vaticinar las consecuencias y empezar a tenerles miedo, pero conviene estar preparados porque una cosa está clara: los robots sexuales están llegando. Y esta vez son reales.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Tienes 5 minutos? Entonces se acabó procrastinar
Si tienes agorafobia, a lo mejor la fotografía puede ayudarte
I+D: Investigación y demencia (is back)
No retuiteéis el número de noviembre de Yorokobu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Menudo machismo destila el artículo. Lode ir a mirar el curriculo de esta mujer para cercionarse de que no sea una “feminista exaltada” es típico de machirulo que pretende hablar de feminismo mientras insulta al feminismo.

    Enteraos de una vez que son las exaltadas las que hacen que estéis escribiendo sobre feminismo, que cada vez que soltáis la palabrita de marras solo estáis mandando el mensaje a las mujeres de que calladitas y sin molestar estar más majas, que si piden algo que sea sin gritar, que eso es de histéricas y no vaya a ser que la voz de alguna de ellas sobresalga por encima de la del resto de señores. Que mejor nos pasemos la vida repitiendo todo el rato lo mismo hasta agotarnos mental y fisicamente, pero nada de gritar que eso es de exaltadas y molesta.

    Por no hablar de lo asquerosamente clasista que queda insinuar que si una mujer no tiene un gran curriculo mejor que no hable de feminismo, como si todas necesitaran ir a la universidad para poder hacerlo.

    • Te molesta que te pidan que pidas las cosas sin gritar porque piensas que es porque te quieren oprimir… menudo nivelazo. Pedir las cosas gritando como un@ histéric@ no te hace reivindicar nada, solo te convierte en un@ maleducad@.

      Las que vais de este palo no hacéis ningún favor al feminismo. No buscáis convencer o debatir, sino imponer y someter de la misma manera que os han sometido injustamente durante milenios… y así solo polarizáis a la gente y perdéis credibilidad.

  • Buenas Alba. Soy el autor del artículo. Me parecen estupendas las feministas exaltadas y no tengo ningún problema con ellas. Lo único que quería decir en ese punto concreto del artículo es que los detractores de Richardson la intentan desacreditar diciendo que habla solo desde el activismo (bueno, lo que le dicen es que es una “feminazi loca”), algo que sería muy lícito, pero es que ella también es antropóloga y profesora de ética robótica. No opina solo desde el feminismo, sino que conoce a fondo el tema. Y me parece que es algo a destacar, sobre todo para quien no esté de acuerdo con su tesis. Cualquiera puede hablar sobre feminismo, faltaría más, pero en mi opinión una especialista en robots puede hablar mejor sobre el futuro de los robots. Eso es todo. Un saludo

  • Por supuesto que no, Alba. Las mujeres sois seres de luz y como tal no deberíais estar sujetas a ninguna norma de comportamiento, gritad, pedid, tomad lo que os venga en gana, faltaría más. Los machirulos, cuñados, y las mujeres machistas (que por desgracia también las hay, aunque no es culpa suya pues han pasado demasiado tiempo bajo el yugo del heteropatriarcado) no deben coartar vuestra plena y total libertad.

  • Wow! me has dejado con mil y una opinión que no sé por donde empezar.
    Si que es verdad que suena a machismo, pero es que lamentablemente vivimos en una sociedad machista la cual nos lo inculca en la cultura, marketing, etc…

    Con respecto a esto “Cada vez que consumes porno online estás sacrificando una parte de tu humanidad” lo veo cierto, totalmente, el porno crea una idea falsa de lo que no es el sexo y luego los tíos se crecen y se piensan que el sexo es todo como el porno y que la vida es así…

    La verdad es que me ha gustado tu punto de vista después de todo!
    Un saludo

    • Por alguna razón, sabemos que lo que pasa en el cine no es cierto, pero sí nos creemos lo que vemos en el porno… No creo que el porno te deshumanice, siempre que NO TE LO CREAS.

      Sea como sea, sucede que muchos se creen lo que ven en el porno y no tiene sentido. Puedo disfrutar de una peli como la Jungla de Cristal, pero ostias, no me creo John McLane.

  • Soy analista de mercados jubilado y llevo estudiando desde años la sexualidad femenina y sus justicias sexuales. He llegado a la conclusion que son las injusticias sexuales y el mal uso de la sexualidad natural o el mal negocio o empresa que realiza cada pareja las que directa e indirectamente causan injusticias en el mundo que son traducidas en miseria, ignorancia, y guerras. Por lo que la introduccion de robots sexuales deberia ser una extraordinaria amalgama de paz. valga un ejemplo como decirle a un ejercito que la guerra seria larga, dura, muchos moririan y no iban a tener sexo mientras durara ¿Quien libremente iria a la guerra? El mal uso del sexo provoca violencia, torturas y sangre. Tener sexo libre con robots inteligentes que hablen contigo y hagan el amor es paz para el mundo y calmaria muchos odios sobre todo de todas estas guerras que eeuu se ha metido que no valen para nada. Por no hablar de hombres y mujeres que por cualquier motivo no son aceptados sexualmente. Porque el sexo es un motor de vida natural y al no realizarlo naturalmente y en justicia se obtienen injusticias.
    La violencia en el mundo procede de la soberbia de la mujer la cual para mas inri es superior en potencial sexual decenas de veces mas que el varon por lo que ellas en justicfia son las que deberian buscarlo con mucha mas fuerza que el.
    menos soberbia y menos zorras y menos traiciones sexuales igual a paz en el mundo.
    Respecto a la humanidad de un robot sobre su composicion es la misma que la de un humano pues se forma con componentes del mismo lugar universal que el humano y po5r tanto son perfectamente compatibles.
    Que raro sera que se haga algo realmente bueno y que ya poseen tecnologia y prototipos . Por supuesto que si. De todas formas no es malo que las mujeres vean en los robots humanoides sexuales un competidor. Actualmente los chantages sexuales si asi continuan motivados por injusticias sexuales podrian llevar a la raza humana a su exterminio en poco tiempo.
    Y esa ha sido una de mis conclusiones respecto a este tema.
    Por ejemplo si yo tuviera mi empresa y buscara alguien para trabajar, pues contrataria a alguien y esperaria de este que aprendiera de mi para luego robarme los clientes pues vivimos 3epoca de traicion comercial por lo que no contrataria humanos sino robots pues estos no me llevarian a la quiebra, ni a la ruina y en el caso de la sexualidad incluso a la muerte.
    Los h3echos estan a la vista de todos y los tribunales de justicia a rebosar de soberbias de mujer que solo mujeres nada mas.
    Gracias

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *