BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
15 de septiembre 2011    /   BRANDED CONTENT
 

Kidrobot for Swatch: arte en muñecas… y muñecos

15 de septiembre 2011    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Carina es una gata espacial de tres ojos. Es atenta y meditabunda. Quizá por eso Tara McPherson la considera “uno de los personajes más entrañables de mis Gamma Mutant Space Friends”. Y por eso la neoyorquina la ha elegido como fuente de inspiración para el diseño que forma parte de la colección Kidrobot for Swatch.
(Advertorial: Yorokobu+Swatch)
Junto a Frank Kozik, Jeremy Ville, SSUR, Gary Baseman, Joe Ledbetter, MAD y TILT, McPherson completa la nómina de artistas que han colaborado con ambas marcas para la creación de una colección de ocho relojes. Cada uno de ellos viene dispone de su propio vinilo coleccionable (o dunny).

El diseñado por McPherson recoge la esencia que caracteriza al trabajo de la artista neoyorkina: una figura (la de Carina) estilizada, algo rara pero repleta de inocencia, rodeada de unas no menos bizarras flores con ojos…

Considerada como la princesa heredera del arte del cartel, entre los trabajos de Tara destacan los pósters para bandas de rock como Beck, Modest Mouse Melvins, su experiencia en el sector publicitario de la mano de agencias como Wieden + Kennedy o en el mundo del cómic con DC Vertigo. Aunque lo de diseñar toys tampoco supone una novedad para ella tras trabajar con compañías como Toy2R.
Desde abril de este año, la artista cuenta, además, con su propia marca, Cotton Candy Machine, y con una tienda en Brooklyn bautizada con ese mismo nombre.

 

 

 
 


 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Carina es una gata espacial de tres ojos. Es atenta y meditabunda. Quizá por eso Tara McPherson la considera “uno de los personajes más entrañables de mis Gamma Mutant Space Friends”. Y por eso la neoyorquina la ha elegido como fuente de inspiración para el diseño que forma parte de la colección Kidrobot for Swatch.
(Advertorial: Yorokobu+Swatch)
Junto a Frank Kozik, Jeremy Ville, SSUR, Gary Baseman, Joe Ledbetter, MAD y TILT, McPherson completa la nómina de artistas que han colaborado con ambas marcas para la creación de una colección de ocho relojes. Cada uno de ellos viene dispone de su propio vinilo coleccionable (o dunny).

El diseñado por McPherson recoge la esencia que caracteriza al trabajo de la artista neoyorkina: una figura (la de Carina) estilizada, algo rara pero repleta de inocencia, rodeada de unas no menos bizarras flores con ojos…

Considerada como la princesa heredera del arte del cartel, entre los trabajos de Tara destacan los pósters para bandas de rock como Beck, Modest Mouse Melvins, su experiencia en el sector publicitario de la mano de agencias como Wieden + Kennedy o en el mundo del cómic con DC Vertigo. Aunque lo de diseñar toys tampoco supone una novedad para ella tras trabajar con compañías como Toy2R.
Desde abril de este año, la artista cuenta, además, con su propia marca, Cotton Candy Machine, y con una tienda en Brooklyn bautizada con ese mismo nombre.

 

 

 
 


 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El imparable ascenso de los títulos de crédito
Está 'Breaking Bad' y luego las demás
¡Eh, mira, el colegio de Harry Potter!
Manual de uso de un Soñatorium
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies