13 de abril 2014    /   DIGITAL
por
 

La app de alucinar sin drogas

13 de abril 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Más barato, más saludable y da igual que te lo pille tu madre. Hay razones por las que sales ganando. Paul Neave es un inglés desarrollador de aplicaciones que pensó que si la gente paga por consumir alucinógenos que les hagan percibir la realidad de forma irreal, ¿por qué no iban a querer vivir los mismos efectos sin necesidad de consumir producto ninguno?
Strobe Illusion es una aplicación para alucinar. Literalmente. A través de una serie de imágenes en movimiento que el usuario debe mirar durante algunos segundos, consigue en este un efecto de distorsión de la realidad que le rodea.
«Debemos enfocar nuestra mirada al centro de esa imagen durante medio minuto aproximadamente», explica el creador. «Acto seguido, echando un vistazo a nuestro alrededor, en función del tipo de imagen que se haya estado visualizando, nuestro entorno se deformará y todo se moverá de una manera inesperada durante unos 10 o 20 segundos. Se consigue dejar de percibir la realidad tal y como la conocemos».
Cuenta Neave que «este efecto, esta ilusión, es causada porque las células del cerebro detectan el movimiento de la imagen y su dinamismo», y posteriormente, al dejar de mirarla, «las secuelas generadas en estas células perduran por unos segundos». «La consecuencia es que el entorno y los objetos estáticos alteran su quietud ante nuestra vista. Pero es solo un efecto en el cerebro. En realidad todo sigue tan quieto como al principio», termina de desgranar el secreto de su producto.
El trabajo digital de Neave está inspirado en las investigaciones de muchos otros estudiosos de este tipo de efectos. La dificultad para sus antecesores era encontrar, desprovistos de pantallas digitales, «imágenes en movimiento continuo y en una sola dirección», las causantes de estas distorsiones en el cerebro tras ser visualizadas durante un tiempo prolongado.
Ya Aristóteles, en el año 350 a.C., informó de la percepción de movimientos ilusorios después de observar el movimiento constante, aunque no detalló estos efectos ni especificó su dirección. La primera semiconcreción acerca del asunto fue la de Jan Evangelista Purkyně, en 1820, quien describió cambios en su percepción visual después de ver pasar un desfile de caballería. «Robert Adams, en 1834, narró específicamente movimientos ilusorios tras observar fijamente la caída de agua en las cascadas de Foyers (Escocia). Ante sus ojos el movimiento del agua continuaba por unos segundos en su cerebro y se trasladaba a lo que observaba después», explica el desarrollador, «un efecto que denominó Waterfall Illusion».
Neave ha contado con los avances tecnológicos que en los últimos años, a través de monitoreos de la actividad cerebral, han podido detectar que «cuando se observa un movimiento de este tipo las células del cerebro que lo detectan se cansan, lo que provoca que al fijar la vista en otro punto estas tarden en adaptarse y sigan percibiendo la dinámica de la imagen anterior».
Gracias a todo eso ahora Neave se ha vuelto un dealer digital de alucinaciones visuales. Da a elegir tamaño, dirección y velocidad de la ilusión a sus consumidores. La primera no es gratis, pero a 0,99 centavos de dólar se puede adquirir el lote entero. ¿Quieres probar? Solo una vez.
*(Advertencia del creador: No observe este vídeo si sufre epilepsia fotosensible o es sensible a las luces intermitentes)

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Más barato, más saludable y da igual que te lo pille tu madre. Hay razones por las que sales ganando. Paul Neave es un inglés desarrollador de aplicaciones que pensó que si la gente paga por consumir alucinógenos que les hagan percibir la realidad de forma irreal, ¿por qué no iban a querer vivir los mismos efectos sin necesidad de consumir producto ninguno?
Strobe Illusion es una aplicación para alucinar. Literalmente. A través de una serie de imágenes en movimiento que el usuario debe mirar durante algunos segundos, consigue en este un efecto de distorsión de la realidad que le rodea.
«Debemos enfocar nuestra mirada al centro de esa imagen durante medio minuto aproximadamente», explica el creador. «Acto seguido, echando un vistazo a nuestro alrededor, en función del tipo de imagen que se haya estado visualizando, nuestro entorno se deformará y todo se moverá de una manera inesperada durante unos 10 o 20 segundos. Se consigue dejar de percibir la realidad tal y como la conocemos».
Cuenta Neave que «este efecto, esta ilusión, es causada porque las células del cerebro detectan el movimiento de la imagen y su dinamismo», y posteriormente, al dejar de mirarla, «las secuelas generadas en estas células perduran por unos segundos». «La consecuencia es que el entorno y los objetos estáticos alteran su quietud ante nuestra vista. Pero es solo un efecto en el cerebro. En realidad todo sigue tan quieto como al principio», termina de desgranar el secreto de su producto.
El trabajo digital de Neave está inspirado en las investigaciones de muchos otros estudiosos de este tipo de efectos. La dificultad para sus antecesores era encontrar, desprovistos de pantallas digitales, «imágenes en movimiento continuo y en una sola dirección», las causantes de estas distorsiones en el cerebro tras ser visualizadas durante un tiempo prolongado.
Ya Aristóteles, en el año 350 a.C., informó de la percepción de movimientos ilusorios después de observar el movimiento constante, aunque no detalló estos efectos ni especificó su dirección. La primera semiconcreción acerca del asunto fue la de Jan Evangelista Purkyně, en 1820, quien describió cambios en su percepción visual después de ver pasar un desfile de caballería. «Robert Adams, en 1834, narró específicamente movimientos ilusorios tras observar fijamente la caída de agua en las cascadas de Foyers (Escocia). Ante sus ojos el movimiento del agua continuaba por unos segundos en su cerebro y se trasladaba a lo que observaba después», explica el desarrollador, «un efecto que denominó Waterfall Illusion».
Neave ha contado con los avances tecnológicos que en los últimos años, a través de monitoreos de la actividad cerebral, han podido detectar que «cuando se observa un movimiento de este tipo las células del cerebro que lo detectan se cansan, lo que provoca que al fijar la vista en otro punto estas tarden en adaptarse y sigan percibiendo la dinámica de la imagen anterior».
Gracias a todo eso ahora Neave se ha vuelto un dealer digital de alucinaciones visuales. Da a elegir tamaño, dirección y velocidad de la ilusión a sus consumidores. La primera no es gratis, pero a 0,99 centavos de dólar se puede adquirir el lote entero. ¿Quieres probar? Solo una vez.
*(Advertencia del creador: No observe este vídeo si sufre epilepsia fotosensible o es sensible a las luces intermitentes)

Compártelo twitter facebook whatsapp
Open Energy: Una herramienta para ver el consumo de energía en tiempo real
«El saqueo con tebeos» relata la corrupción española con viñetas robadas
La banda sonora de tu vida está hecha con música de videojuegos
Un sensor en cascos para avisar de accidentes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Y después Polybius era una leyenda urbana… Podríais dedicar un articulo

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad