12 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

La baraja ilustrada de la gastronomía española

12 de marzo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La España de toda la vida huele a café en la mesa del bar del pueblo, donde los abuelos primero, y tú después, barajabais mazos de cartas para jugar al tute o al mus.

Son recuerdos de la iconografía clásica de las barajas españolas de Heraclio Fournier: oros, copas, espadas y bastos que forman parte del imaginario colectivo de un país entero.

La cosa, sin embargo, no se quedó en el pasado. Fournier sigue haciendo barajas y alguien tiene que dibujarlas. Silja Goetz ha sido la encargada de dibujar una Baraja de la Gastronomía Española y, para ello, ha tirado de iconos gastroibéricos como el jamón, las naranjas, Simone Ortega o Ferrán Adrià.

baraja gastronomia

La ilustradora, que también trabaja para revistas como The New Yorker, Vogue, Vanity Fair o editoriales como Penguin y Harper Collins, resolvió los palos con jamones, copas de vino, naranjas y peces.

Los colores eran el primer reto a resolver. Que los bastos sean jamones y otros embutidos era obvio. El jamón es el orgullo de la península ibérica y desde que vi a un amigo llevarse una pata de jamón en el hombro, lo asocio con una maza. Los cerdos ibéricos debajo de encinas representan a Extremadura y Castilla y León.

Las copas también eran fáciles porque ya son herramientas para alimentarse. Solo había que llenarlas de todo tipo de vinos de la península. Y así ya tenemos a Andalucía, La Rioja y todas las otras regiones que producen vino.

Con los oros dudé un poco más porque la tortilla de patatas es redonda y el primer plato español que aprendí a cocinar. Al final me decanté por las naranjas, que se exportan a todo el mundo, son muy vistosas, y representan al Levante. Como compromiso puse la tortilla en la caja.

Las espadas podrían haber sido cuchillos, pero al final se convirtieron en peces que, al fin y al cabo, también brillan y son alargados. Esto nos lleva a la pesca del atún en el Mar Cantábrico, por ejemplo.

Para elegir a los reyes había que investigar. Tenía claro que había que poner paridad entre hombres y mujeres y había una amplia oferta. Al final elegí a tres personajes fascinantes de la historia: Zyriab, la Marquesa de Parabere, Simone Ortega y un representante de la modernidad, Ferrán Adriá.

Goetz, que vive en Madrid y es profesora en el IED de Madrid, se declara fan de «las vinagretas, especialmente las Gildas, y de la sopa del cocido madrileño». Como es versátil, las torrijas, el pulpo y los calamares en su tinta también forman parte de su catálogo de asimilaciones. Vamos, que se ha documentado antes de acometer la baraja de la gastronomía.

baraja gastro

espadas

oros

bastos

La España de toda la vida huele a café en la mesa del bar del pueblo, donde los abuelos primero, y tú después, barajabais mazos de cartas para jugar al tute o al mus.

Son recuerdos de la iconografía clásica de las barajas españolas de Heraclio Fournier: oros, copas, espadas y bastos que forman parte del imaginario colectivo de un país entero.

La cosa, sin embargo, no se quedó en el pasado. Fournier sigue haciendo barajas y alguien tiene que dibujarlas. Silja Goetz ha sido la encargada de dibujar una Baraja de la Gastronomía Española y, para ello, ha tirado de iconos gastroibéricos como el jamón, las naranjas, Simone Ortega o Ferrán Adrià.

baraja gastronomia

La ilustradora, que también trabaja para revistas como The New Yorker, Vogue, Vanity Fair o editoriales como Penguin y Harper Collins, resolvió los palos con jamones, copas de vino, naranjas y peces.

Los colores eran el primer reto a resolver. Que los bastos sean jamones y otros embutidos era obvio. El jamón es el orgullo de la península ibérica y desde que vi a un amigo llevarse una pata de jamón en el hombro, lo asocio con una maza. Los cerdos ibéricos debajo de encinas representan a Extremadura y Castilla y León.

Las copas también eran fáciles porque ya son herramientas para alimentarse. Solo había que llenarlas de todo tipo de vinos de la península. Y así ya tenemos a Andalucía, La Rioja y todas las otras regiones que producen vino.

Con los oros dudé un poco más porque la tortilla de patatas es redonda y el primer plato español que aprendí a cocinar. Al final me decanté por las naranjas, que se exportan a todo el mundo, son muy vistosas, y representan al Levante. Como compromiso puse la tortilla en la caja.

Las espadas podrían haber sido cuchillos, pero al final se convirtieron en peces que, al fin y al cabo, también brillan y son alargados. Esto nos lleva a la pesca del atún en el Mar Cantábrico, por ejemplo.

Para elegir a los reyes había que investigar. Tenía claro que había que poner paridad entre hombres y mujeres y había una amplia oferta. Al final elegí a tres personajes fascinantes de la historia: Zyriab, la Marquesa de Parabere, Simone Ortega y un representante de la modernidad, Ferrán Adriá.

Goetz, que vive en Madrid y es profesora en el IED de Madrid, se declara fan de «las vinagretas, especialmente las Gildas, y de la sopa del cocido madrileño». Como es versátil, las torrijas, el pulpo y los calamares en su tinta también forman parte de su catálogo de asimilaciones. Vamos, que se ha documentado antes de acometer la baraja de la gastronomía.

baraja gastro

espadas

oros

bastos

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dom Pérignon homenajea a Warhol
La ironía gamberra de los collages digitales de Johnny Smith
Sí, la obsesión por las escaleras existe
¿Cuánto cuesta sufrir asma o hipertensión?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Paga ratero Juan Guillermo Múzquiz Zamora de Querétaro México en lugar de andar viendo cartas para seguir apostando con el dinero que te robaste. Eres lo más bajo que existe!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies