17 de julio 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La biblioteca subterránea de Nueva York

17 de julio 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Desde 2008, Ourit Ben-Haim no lee en el metro. Prefiere ver cómo lo hacen los demás viajeros. Y si la escena le gusta, la inmortaliza con su cámara.

“En ocasiones es el escenario, en general, lo que me inspira y en otras la expresión del sujeto”. Son esos gestos los que, según la fotógrafa, delatan la capacidad de “viajar a una gran profundidad dentro de nosotros mismos” que nos proporciona la lectura. De hecho Ourit llamó a su proyecto visual The Underground New York Public Library porque “lo que presta esta biblioteca es la muestra evidente de que tenemos esa capacidad”.

Como cualquier otra biblioteca, la de Ourit tiene horario. Abre de domingo a viernes. Son los días en los que suele viajar en metro y subir al menos una foto a su blog. Los sábados descansa. El domingo vuelve a ‘abrir’ aunque de forma especial. Es el día que dedica a fotografiar a gente leyendo la Biblia.

A veces los lectores (o the Reading-Readers como prefiere llamarlos la fotógrafa) se encuentran tan absortos en la lectura que no se dan cuenta que son fotografiados. En otras ocasiones sí. Aunque a Ourit no le preocupa. Es algo que puede pasar cuando se practica la fotografía callejera, y sobre todo, cuando las fotos no se toman con la discreta cámara de un móvil sino con una Canon 5D Mark II.

No utiliza lentes ni flash y reconoce que le interesa que las fotos tengan la mejor calidad posible pese a que no es fotógrafa de formación. “Estudié Literatura Comparada, Filosofía e Historia y tengo conocimientos fotográficos”. Aunque, a veces, y aunque resulte contradictorio no le queda más remedio que renunciar a la calidad en pro de una buena foto. “El movimiento del tren, los vagones atestados de gente, la escasa luz… Al fin y al cabo mi prioridad es captar un momento único lo que a veces significa que la imagen tenga algo de ruido”.

A la fotógrafa le interesan los lectores pero también los libros. Por eso, y ya que desconoce el nombre de los primeros, etiqueta las fotos con el título de los segundos. El problema es que no siempre resulta legible. “A veces en la foto no es posible saber cuál es el título del libro. Cuando ocurre eso, trato de averiguarlo después de tomar la foto. A veces pregunto directamente al lector”. Y si esto tampoco es posible, pide ayuda a sus seguidores de Flickr.

Visto en swissmiss

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Desde 2008, Ourit Ben-Haim no lee en el metro. Prefiere ver cómo lo hacen los demás viajeros. Y si la escena le gusta, la inmortaliza con su cámara.

“En ocasiones es el escenario, en general, lo que me inspira y en otras la expresión del sujeto”. Son esos gestos los que, según la fotógrafa, delatan la capacidad de “viajar a una gran profundidad dentro de nosotros mismos” que nos proporciona la lectura. De hecho Ourit llamó a su proyecto visual The Underground New York Public Library porque “lo que presta esta biblioteca es la muestra evidente de que tenemos esa capacidad”.

Como cualquier otra biblioteca, la de Ourit tiene horario. Abre de domingo a viernes. Son los días en los que suele viajar en metro y subir al menos una foto a su blog. Los sábados descansa. El domingo vuelve a ‘abrir’ aunque de forma especial. Es el día que dedica a fotografiar a gente leyendo la Biblia.

A veces los lectores (o the Reading-Readers como prefiere llamarlos la fotógrafa) se encuentran tan absortos en la lectura que no se dan cuenta que son fotografiados. En otras ocasiones sí. Aunque a Ourit no le preocupa. Es algo que puede pasar cuando se practica la fotografía callejera, y sobre todo, cuando las fotos no se toman con la discreta cámara de un móvil sino con una Canon 5D Mark II.

No utiliza lentes ni flash y reconoce que le interesa que las fotos tengan la mejor calidad posible pese a que no es fotógrafa de formación. “Estudié Literatura Comparada, Filosofía e Historia y tengo conocimientos fotográficos”. Aunque, a veces, y aunque resulte contradictorio no le queda más remedio que renunciar a la calidad en pro de una buena foto. “El movimiento del tren, los vagones atestados de gente, la escasa luz… Al fin y al cabo mi prioridad es captar un momento único lo que a veces significa que la imagen tenga algo de ruido”.

A la fotógrafa le interesan los lectores pero también los libros. Por eso, y ya que desconoce el nombre de los primeros, etiqueta las fotos con el título de los segundos. El problema es que no siempre resulta legible. “A veces en la foto no es posible saber cuál es el título del libro. Cuando ocurre eso, trato de averiguarlo después de tomar la foto. A veces pregunto directamente al lector”. Y si esto tampoco es posible, pide ayuda a sus seguidores de Flickr.

Visto en swissmiss

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Una relación secreta entre David Bowie y Pierrot?
Huevón: la versión chilena de 'boludo'
Estas son las razones por las que no deberíamos abandonar nunca la escuela infantil
«Machoexplicación»: los hombres me explican cosas que ya sé
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies