13 de noviembre 2012    /   CIENCIA
por
 

La revolución sexual de la bici

13 de noviembre 2012    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

De auténtica revolución sexual se podría calificar lo que supuso la popularización de la bicicleta en el XIX, según el programa Science Club de la BBC.

Tal es el impacto que este medio de transporte ha tenido en la evolución humana que Steve Jones, del University College de Londres, considera su invención como el evento más impactante de los últimos 100.000 años.

“Los humanos ya no se limitaban a encontrar a su compañera sexual en la puerta de al lado, sino que pudieron trasladarse a aldeas vecinas y mantener relaciones sexuales con las chicas de pueblos cercanos», explica en el citado programa.

Además de provocar “la disminución de la asistencia a la iglesia, extender nuevas tendencias de cortejo entre los jóvenes o motivar un declive en el uso del piano”, tal y como recogían las crónicas de la época, el uso de la bicicleta amplió a 48 km el ‘radio de acción’ amatoria, y, con ello, contribuyó a paliar la endogamia entre la población local.

Algo con lo que, según el profesor de ecología y biología de Yale, Stephen Stearns, continuaría colaborando en los años posteriores ya que la popularización de este transporte estimuló la pavimentación y el desarrollo de las vías, lo que facilitaría la aparición del automóvil y, con él, una mayor variedad genética provocada por las corrientes migratorias masivas.

 

Imagen: ebis50 bajo licencia CC 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

De auténtica revolución sexual se podría calificar lo que supuso la popularización de la bicicleta en el XIX, según el programa Science Club de la BBC.

Tal es el impacto que este medio de transporte ha tenido en la evolución humana que Steve Jones, del University College de Londres, considera su invención como el evento más impactante de los últimos 100.000 años.

“Los humanos ya no se limitaban a encontrar a su compañera sexual en la puerta de al lado, sino que pudieron trasladarse a aldeas vecinas y mantener relaciones sexuales con las chicas de pueblos cercanos», explica en el citado programa.

Además de provocar “la disminución de la asistencia a la iglesia, extender nuevas tendencias de cortejo entre los jóvenes o motivar un declive en el uso del piano”, tal y como recogían las crónicas de la época, el uso de la bicicleta amplió a 48 km el ‘radio de acción’ amatoria, y, con ello, contribuyó a paliar la endogamia entre la población local.

Algo con lo que, según el profesor de ecología y biología de Yale, Stephen Stearns, continuaría colaborando en los años posteriores ya que la popularización de este transporte estimuló la pavimentación y el desarrollo de las vías, lo que facilitaría la aparición del automóvil y, con él, una mayor variedad genética provocada por las corrientes migratorias masivas.

 

Imagen: ebis50 bajo licencia CC 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Trump dona su sueldo a un campamento de verano. ¿Llevarías a tus hijos?
«La única razón por la que no hemos ido a Marte en los últimos 30 años es porque no hemos querido»
El dinero que esconden los bosques urbanos
Aquí (y así) se guarda el conocimiento de la humanidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies