11 de septiembre 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

La bici que se rompe cuando la roban

11 de septiembre 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Para la víctima de un robo, solo un consuelo puede equipararse a la posibilidad de recuperar lo sustraído o ver al ladrón entre rejas: que a este le fuera imposible lucrarse o hacer cualquier uso de esas pertenencias. Si lo hurtado es una bicicleta, qué mejor que al intentar montarse en ella, el caco se quedara con las ganas porque, para robarla, no le quedó más remedio que romperla.

Tanto Andrés Roi Eggers como Cristóbal Cabello o Juan José Monsalve saben lo que es llegar al sitio donde supuestamente tienes aparcada la bicicleta, con su correspondiente sistema antirrobo, y encontrarte solamente con eso: con el sitio. Hasta en dos ocasiones pasó por aquella experiencia el primero de ellos, según confesó a BBC Mundo.
Cuando a los tres estudiantes de ingeniería chilenos les tocó desarrollar un proyecto al finalizar sus estudios, se les ocurrió idear un sistema antirrobo para bicis que realmente fuera efectivo.
«La gran ventaja frente al resto es que no tienes que llevar ningún sistema extra para asegurar tu bicicleta y sus componentes. Además, frente a los candados que permiten al ladrón llevarse la bici intacta cuando logran romperlo, al robar una bici Yerka, esta queda inutilizable porque para robarla hay que romperla», comenta Juan José Monsalve a Yorokobu.

Un sistema que pretende desincentivar el robo al hacer del cuadro de la bici el propio candado (aunque siempre habrá quien piense que al ladrón le queda la opción de cortar el árbol o el poste donde esté anclada la bici, pero no es cuestión dar ideas…)
«Actualmente estamos en fase de desarrollo de más prototipos. Paralelo a esto, estamos haciendo test de resistencia a las bicicletas para asegurarnos que es un producto confiable y resistente».
La investigación de un sistema para evitar el robo de las ruedas forma parte de esas pruebas aunque Monsalve asegura que no es uno de los objetivos prioritarios. «En la actualidad ya existen otras compañías que se dedican a resolver este problema con tornillos especiales que se pueden sacar únicamente con una llave en particular».
La búsqueda de nuevas vías de financiación también les está llevando tiempo y esfuerzo ya que, hasta la fecha, el grueso del proyecto lo han llevado ellos mismos. «Estamos en conversaciones con gente interesada en aportar capital para materializar el proyecto de forma más rápida».
yerka1
10452374_908942165798840_2403529798982020948_n

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Para la víctima de un robo, solo un consuelo puede equipararse a la posibilidad de recuperar lo sustraído o ver al ladrón entre rejas: que a este le fuera imposible lucrarse o hacer cualquier uso de esas pertenencias. Si lo hurtado es una bicicleta, qué mejor que al intentar montarse en ella, el caco se quedara con las ganas porque, para robarla, no le quedó más remedio que romperla.

Tanto Andrés Roi Eggers como Cristóbal Cabello o Juan José Monsalve saben lo que es llegar al sitio donde supuestamente tienes aparcada la bicicleta, con su correspondiente sistema antirrobo, y encontrarte solamente con eso: con el sitio. Hasta en dos ocasiones pasó por aquella experiencia el primero de ellos, según confesó a BBC Mundo.
Cuando a los tres estudiantes de ingeniería chilenos les tocó desarrollar un proyecto al finalizar sus estudios, se les ocurrió idear un sistema antirrobo para bicis que realmente fuera efectivo.
«La gran ventaja frente al resto es que no tienes que llevar ningún sistema extra para asegurar tu bicicleta y sus componentes. Además, frente a los candados que permiten al ladrón llevarse la bici intacta cuando logran romperlo, al robar una bici Yerka, esta queda inutilizable porque para robarla hay que romperla», comenta Juan José Monsalve a Yorokobu.

Un sistema que pretende desincentivar el robo al hacer del cuadro de la bici el propio candado (aunque siempre habrá quien piense que al ladrón le queda la opción de cortar el árbol o el poste donde esté anclada la bici, pero no es cuestión dar ideas…)
«Actualmente estamos en fase de desarrollo de más prototipos. Paralelo a esto, estamos haciendo test de resistencia a las bicicletas para asegurarnos que es un producto confiable y resistente».
La investigación de un sistema para evitar el robo de las ruedas forma parte de esas pruebas aunque Monsalve asegura que no es uno de los objetivos prioritarios. «En la actualidad ya existen otras compañías que se dedican a resolver este problema con tornillos especiales que se pueden sacar únicamente con una llave en particular».
La búsqueda de nuevas vías de financiación también les está llevando tiempo y esfuerzo ya que, hasta la fecha, el grueso del proyecto lo han llevado ellos mismos. «Estamos en conversaciones con gente interesada en aportar capital para materializar el proyecto de forma más rápida».
yerka1
10452374_908942165798840_2403529798982020948_n

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 6 posts más leídos de la semana
A tu anuncio le falta swag
La mujer más tatuada de España
15 tendencias de diseño espantosas (que amamos)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies