23 de diciembre 2016    /   DIGITAL
por
 

La burbuja, para que la entiendan hasta políticos y banqueros

23 de diciembre 2016    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Es necesario volver a explicar qué fue la burbuja inmobiliaria? En opinión de Antonio Delgado y Ana Tudela, sí. Hay que seguir tratando el tema, «no vaya a ser que, por haber hablado mucho de la burbuja, dejemos de hacerlo y tengamos otra». Más aún ahora que, según estos periodistas, «vuelve el ladrillo, vuelven a crecer los visados de edificación y los ayuntamientos vuelven a sacar de los cajones planes que guardaron cuando estalló la burbuja».

Efectivamente, la burbuja se ha contado en numerosas ocasiones, pero posiblemente no se haya explicado correctamente. Conscientes de ello, los responsables de Datadista han creado una serie de vídeos explicativos sobre ese y otros temas relacionados. La buena acogida, confirma que era una labor pendiente. «El comentario más generalizado en las redes sociales sobre nuestros vídeos es que por fin han entendido el caso de la Gürtel o los ERE», dicen. Son vídeos tan sencillos, que hasta un político podría entenderlo. Incluso un banquero.

Datadista es un proyecto periodístico que genera contenidos informativos «basados en los datos, la investigación, pero presentados con fórmulas de nuevas narrativas». El objetivo es aportar información alejada del sesgo de la opinión porque, según Delgado y Tudela, «en los medios españoles sobra opinión y faltan datos, hechos y contexto».

Para poner en marcha Datadista, estos periodistas de amplia trayectoria han invertido parte de sus ahorros. Eso les permite generar contenidos a la vez que comprueban si el proyecto tiene interés suficiente para ser monetizado. Sólo con independencia económica es posible hacer periodismo independiente.

«Para hacer periodismo independiente, en realidad lo que hace falta es no depender económicamente de nadie. Si tuviésemos desde el primer día, con cero visitas, un banner gigante de una gran empresa podríamos hacer muchas más cosas. Pero hablaríamos de hacer más cosas en cuanto a cantidad. ¿Eso es ser independiente?».

Datadista nace en uno de los peores momentos para el periodismo. A la grave crisis financiara que sufren los grandes medios, la profesión pasa por una crisis de credibilidad que amenaza con hacerse crónica. En este panorama, ¿qué lleva a dos periodistas a embarcarse en un proyecto semejante?

«Justamente que el periodismo pase por uno de sus peores momentos, tanto de credibilidad como financiero. Ahora que se habla tanto de la posverdad y de los riesgos de tomar por cierto lo que dice una web alojada en un servidor en un país remoto, se olvida que el problema es que cabeceras que fueron referente en otro tiempo han dejado de ser biblias. Eso ha sucedido por no haber permanecido fieles a sus principios de veracidad. Si dejan libre el hueco de la información de calidad, es un gran momento para ocuparlo».

Para ocupar ese hueco, Datadista está haciendo un uso inteligente de las redes sociales. Canales de comunicación que permiten que un pequeño medio compita de tú a tú con cabeceras veteranas y lleguen casi al mismo número de lectores.

«Las redes sociales son una vía fantástica de difusión. La forma de destacar puede ser muy variada, pero en nuestro caso queremos que sea con información que interese y formatos que ayuden a entenderla. Hay demanda, estamos convencidos. El cuaderno Instrucciones de montaje de una Gürtel o el vídeo explicativo de la evolución de la hucha de las pensiones, por poner un par de ejemplos, tuvieron una enorme difusión. En ambos casos, con un solo tuit».

Cada semana, Datadista publica un nuevo contenido. El tema se elige según el interés que pueda suscitar. Se desarrolla mediante una investigación rigurosa y, posteriormente, se busca el método más adecuado para transmitir la información. Como en el caso de la burbuja económica, algunas de esas piezas son vídeos de dibujos animados. Una solución amena que no resta rigor a la información.

«La credibilidad no la da el formato», explican. «El formato te ayuda a hacer llegar al público la información en la que has trabajado. La credibilidad te la da que los datos sean ciertos. La pierdes cuando empiezan a detectar que no lo son o que están tergiversados».

El rigor de los vídeos dedicados la burbuja económica se basa, sencillamente, en explicar con datos cómo se desencadenó una de las peores crisis económicas que ha vivido España. Datos que, por otra parte, siempre habían estado ahí, a disposición de otros medios de comunicación.

«La gente se sorprende al comprobar en qué medida fueron los promotores inmobiliarios los que con sus impagos reventaron el sistema financiero por dentro. Las familias, a pesar del alto nivel de paro, seguían con niveles de morosidad muy bajos. También es sorprendente ver el número de viviendas que llegó a iniciar este país en un solo año en comparación a las que se vendían».

Los vídeos de Datadista explican, por ejemplo, cómo antes del estallido de la burbuja había claros indicadores que mostraban que la economía estaba desequilibrada. «Esos indicadores ya estaban ahí cuando nos decían que no veían la burbuja. Por eso, nuestra intención es seguirlos de cerca en el futuro para evitar que se repita».

Hasta el momento la historia de la burbuja económica cuenta con tres capítulos que ya han dado lugar a un spin off: Playa Burbuja. «Playa Burbuja es un proyecto de investigación y datos sobre las mayores aberraciones urbanísticas de la costa del Mediterráneo. Es el primer gran proyecto de investigación de Datadista, financiado con crowdfounding, pero habrá otras piezas de datos relativas al sector inmobiliario centradas ya en la costa».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Es necesario volver a explicar qué fue la burbuja inmobiliaria? En opinión de Antonio Delgado y Ana Tudela, sí. Hay que seguir tratando el tema, «no vaya a ser que, por haber hablado mucho de la burbuja, dejemos de hacerlo y tengamos otra». Más aún ahora que, según estos periodistas, «vuelve el ladrillo, vuelven a crecer los visados de edificación y los ayuntamientos vuelven a sacar de los cajones planes que guardaron cuando estalló la burbuja».

Efectivamente, la burbuja se ha contado en numerosas ocasiones, pero posiblemente no se haya explicado correctamente. Conscientes de ello, los responsables de Datadista han creado una serie de vídeos explicativos sobre ese y otros temas relacionados. La buena acogida, confirma que era una labor pendiente. «El comentario más generalizado en las redes sociales sobre nuestros vídeos es que por fin han entendido el caso de la Gürtel o los ERE», dicen. Son vídeos tan sencillos, que hasta un político podría entenderlo. Incluso un banquero.

Datadista es un proyecto periodístico que genera contenidos informativos «basados en los datos, la investigación, pero presentados con fórmulas de nuevas narrativas». El objetivo es aportar información alejada del sesgo de la opinión porque, según Delgado y Tudela, «en los medios españoles sobra opinión y faltan datos, hechos y contexto».

Para poner en marcha Datadista, estos periodistas de amplia trayectoria han invertido parte de sus ahorros. Eso les permite generar contenidos a la vez que comprueban si el proyecto tiene interés suficiente para ser monetizado. Sólo con independencia económica es posible hacer periodismo independiente.

«Para hacer periodismo independiente, en realidad lo que hace falta es no depender económicamente de nadie. Si tuviésemos desde el primer día, con cero visitas, un banner gigante de una gran empresa podríamos hacer muchas más cosas. Pero hablaríamos de hacer más cosas en cuanto a cantidad. ¿Eso es ser independiente?».

Datadista nace en uno de los peores momentos para el periodismo. A la grave crisis financiara que sufren los grandes medios, la profesión pasa por una crisis de credibilidad que amenaza con hacerse crónica. En este panorama, ¿qué lleva a dos periodistas a embarcarse en un proyecto semejante?

«Justamente que el periodismo pase por uno de sus peores momentos, tanto de credibilidad como financiero. Ahora que se habla tanto de la posverdad y de los riesgos de tomar por cierto lo que dice una web alojada en un servidor en un país remoto, se olvida que el problema es que cabeceras que fueron referente en otro tiempo han dejado de ser biblias. Eso ha sucedido por no haber permanecido fieles a sus principios de veracidad. Si dejan libre el hueco de la información de calidad, es un gran momento para ocuparlo».

Para ocupar ese hueco, Datadista está haciendo un uso inteligente de las redes sociales. Canales de comunicación que permiten que un pequeño medio compita de tú a tú con cabeceras veteranas y lleguen casi al mismo número de lectores.

«Las redes sociales son una vía fantástica de difusión. La forma de destacar puede ser muy variada, pero en nuestro caso queremos que sea con información que interese y formatos que ayuden a entenderla. Hay demanda, estamos convencidos. El cuaderno Instrucciones de montaje de una Gürtel o el vídeo explicativo de la evolución de la hucha de las pensiones, por poner un par de ejemplos, tuvieron una enorme difusión. En ambos casos, con un solo tuit».

Cada semana, Datadista publica un nuevo contenido. El tema se elige según el interés que pueda suscitar. Se desarrolla mediante una investigación rigurosa y, posteriormente, se busca el método más adecuado para transmitir la información. Como en el caso de la burbuja económica, algunas de esas piezas son vídeos de dibujos animados. Una solución amena que no resta rigor a la información.

«La credibilidad no la da el formato», explican. «El formato te ayuda a hacer llegar al público la información en la que has trabajado. La credibilidad te la da que los datos sean ciertos. La pierdes cuando empiezan a detectar que no lo son o que están tergiversados».

El rigor de los vídeos dedicados la burbuja económica se basa, sencillamente, en explicar con datos cómo se desencadenó una de las peores crisis económicas que ha vivido España. Datos que, por otra parte, siempre habían estado ahí, a disposición de otros medios de comunicación.

«La gente se sorprende al comprobar en qué medida fueron los promotores inmobiliarios los que con sus impagos reventaron el sistema financiero por dentro. Las familias, a pesar del alto nivel de paro, seguían con niveles de morosidad muy bajos. También es sorprendente ver el número de viviendas que llegó a iniciar este país en un solo año en comparación a las que se vendían».

Los vídeos de Datadista explican, por ejemplo, cómo antes del estallido de la burbuja había claros indicadores que mostraban que la economía estaba desequilibrada. «Esos indicadores ya estaban ahí cuando nos decían que no veían la burbuja. Por eso, nuestra intención es seguirlos de cerca en el futuro para evitar que se repita».

Hasta el momento la historia de la burbuja económica cuenta con tres capítulos que ya han dado lugar a un spin off: Playa Burbuja. «Playa Burbuja es un proyecto de investigación y datos sobre las mayores aberraciones urbanísticas de la costa del Mediterráneo. Es el primer gran proyecto de investigación de Datadista, financiado con crowdfounding, pero habrá otras piezas de datos relativas al sector inmobiliario centradas ya en la costa».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las amenazas a mujeres no han abandonado el mundo de los videojuegos
This is now: un relato de ciudades en tiempo real contado en fotos de Instagram
Campus Party | Paul Bennett: «Estamos en la era post-ego»
Zapatos que recargan tu móvil
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies