fbpx
22 de febrero 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La cara orgánica del pop de masas o cuando los indies escuchan los 40

22 de febrero 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Britney, hit me baby one more time

Cuando los popes de la música alternativa -y no tan alternativa- deciden tirarse al barro del sonido mundano, lo único que nos queda es sentarnos y rezar porque esto no sea producto de un abuso de sustancias que haga que peligre su creatividad. Ocurre que a veces les da por interpretar la música de masas a su, normalmente acústica manera. Eso nos deja una serie de pintorescos vídeos que ayudan a pasar una bonita mañana de febrero de manera más plácida.

Habrán leído, no menos de en un millar de ocasiones, a sesudos críticos con gafa de pasta hablar del estado de la música pop. Esto lleva ocurriendo 60 años y seguirá pasando otros 600. Habrán escuchado que es un producto de laboratorio, que le falta alma y que su único objetivo es la venta masiva de discos. Es cierto, al menos, en parte, aunque ello carezca de importancia. Es un negocio como cualquier otro y si bien mucho mejor vender discos que rifles de asalto.

El asunto es que los músicos respetados por la crítica también son de este mundo y escuchan, aunque sea en el taxi que los lleva de sus torres de marfil al supermercado, las radios comerciales. Ellos también saben quién es Katy Perry y Black Eyed Peas y, a veces, les da por interpretar sus propuestas. El hecho de que sea desde la sinceridad o el descojone es el detalle más insignificante. Lo bueno de esto es que quedan para el disfrute un puñado de versiones en las que los sonidos tratados, las producciones megalomaníacas y los pedales de voz se hacen más orgánicos a través de cálidas guitarras acústicas y sencillos arreglos de voz. O también a través de las salvajadas de Me First and the Gimme Gimmies. Echen un ojo.

Travis, give me a sign

¿Recuerdan a Britney Spears, la chica calva del chándal gris? Travis, la banda británica a cuyo cantante le acuciaba la alopecia igual que a Chris Martin, hizo hace ya una década una versión de Baby, One More Time, la oda al amor de instituto sobrebarnizado de maquillaje y faldas de colegiala de 10 cm. de largo. Les quedó intenso como una paliza de Los Miami.

I Gotta Tweedy

Lo único aprovechable que Black Eyed Peas ha dejado a la historia de la música es que la versión de su clásico para karaokes trasnochados, I Gotta Feeling, vio como Jeff Tweedy, voz de Wilco, hizo una desternillante versión que dejó charcos de pis en un directo de sala en Chicago. Tonight’s the night!


I will die if I listen to this song again

I Will Survive es un clásico de Gloria Gaynor que se convirtió en himno del colectivo gay hace ya un buen puñado de años. Me acabo de dar cuenta de que el apellido de Gaynor empieza con ‘gay’, qué cosas tiene la vida. Bueno David, no te distraigas. El asunto es que la canción se convirtió también en icono para gente que no necesitaba sobrevivir a palizas de homófobos, como el equipo español de Copa Davis. La banda norteamericana Cake hizo una versión y Movistar la metió en un anuncio. Lo demás es historia y a mi me encontraron en la calle.

I will always love your black hole sun

Comenzamos con las variantes. I Will Always Love You no es necesariamente un producto de pop basura, por mucho que su sobreexplotación pueda provocar urticaria. Y entre nosotros, tampoco es de Whitney Houston. Pero lo que sí no se espera uno es que la misma persona que hacía versiones de Black Sabbath y los Stones con su banda Soundgarden, es decir, uno de los de Satán de toda la vida, se ponga a hacer el moñas con la canción de la chica con la espalda mejor guardada del cine. Lo peor de todo es que la versión es muy buena.

Friday (I wanna commit suicide)

Si buscásemos un motivo por el que una turba de ciudadanos indignados tendría que echarse a la calle a prender fuego a los servidores donde se alojan los archivos de Youtube, ya lo tendríamos: Rebecca Black. Richard Cheese, que es un tipo al que le va la marcha, hizo no hace mucho una versión del clásico botellonero de piscina. No está mal par aun tipo que tiene que estar frito de pisar clubs con cincuentonas dispuestas a todo.

Si seguís cantando voy a necesitar el paraguas

Si Elvis hubiera tenido un auténtico hijo rockero durante el periodo en el que estuvo cumpliendo con el servicio militar en Alemania, no se habría parecido a alguno de los miembros de la banda germana The Baseballs ni por asomo. The Baseballs son también un producto para paladares poco exigentes, pero resulta cómico ver cómo habría sido el paso de Rihanna por un jukebox de American Grafitti.

Crazy in Resnais

Atención que viene la propuesta para empollones. El autor de esta versión no es una estrella del indie. De hecho sí que hace versiones de hits más o menos independientes. Pero como siempre, todo es más risible si el cover es de, por ejemplo Beyoncé. Maxence Cyrin ha mezclado su sugestiva versión a piano de Crazy in Love con un cóctel de imágenes de «Last year at Marienbad» by Alain Resnais. Doble minipunto gafotas con tirabuzón.

Mala Vida, pero a lo francés

Otra versión de una buena canción original. Es probable que Manu Chao nunca se plantease que sus canciones podían ser cantadas por gente bien peinada pero, qué diantres, la vida te da sorpresas. Nouvelle Vague es un grupo francés que se dedica a hacer versiones de clásicos de los 80 y 90. Lo hacen con menos pegada el Atlético de Madrid fuera de su estadio pero lo hacen, al fin y al cabo. La Mala Vida de Mano Negra se convierte, bajo la dirección de los franceses, en Buena Vida. Y aburrida.

This is hardcore

Atención que vienen curvas. El hardcore melódico merece su propia mini sección. ¡De hecho, Me First and the Gimme Gimmies merecen su propia sección! Si la derezamos con un previo de Zebrahead nos queda una deliciosa oda a los frenéticos ritmos de bombo y guitarras a mil. Be my Barbie Girl.

Por supuesto, los Gimmies tienen su propia versión de I Will Always Love You.

Y de O Sole Mio.

Y del Hava Nagila.

Y de Heart of Glass de Blondie.



BONUS TRACK:
Hemos colgado el extra de origen patrio en nuestro Google +. Bombones haciendo una versión de Stroke y ¡Christina Aguilera!

Britney, hit me baby one more time

Cuando los popes de la música alternativa -y no tan alternativa- deciden tirarse al barro del sonido mundano, lo único que nos queda es sentarnos y rezar porque esto no sea producto de un abuso de sustancias que haga que peligre su creatividad. Ocurre que a veces les da por interpretar la música de masas a su, normalmente acústica manera. Eso nos deja una serie de pintorescos vídeos que ayudan a pasar una bonita mañana de febrero de manera más plácida.

Habrán leído, no menos de en un millar de ocasiones, a sesudos críticos con gafa de pasta hablar del estado de la música pop. Esto lleva ocurriendo 60 años y seguirá pasando otros 600. Habrán escuchado que es un producto de laboratorio, que le falta alma y que su único objetivo es la venta masiva de discos. Es cierto, al menos, en parte, aunque ello carezca de importancia. Es un negocio como cualquier otro y si bien mucho mejor vender discos que rifles de asalto.

El asunto es que los músicos respetados por la crítica también son de este mundo y escuchan, aunque sea en el taxi que los lleva de sus torres de marfil al supermercado, las radios comerciales. Ellos también saben quién es Katy Perry y Black Eyed Peas y, a veces, les da por interpretar sus propuestas. El hecho de que sea desde la sinceridad o el descojone es el detalle más insignificante. Lo bueno de esto es que quedan para el disfrute un puñado de versiones en las que los sonidos tratados, las producciones megalomaníacas y los pedales de voz se hacen más orgánicos a través de cálidas guitarras acústicas y sencillos arreglos de voz. O también a través de las salvajadas de Me First and the Gimme Gimmies. Echen un ojo.

Travis, give me a sign

¿Recuerdan a Britney Spears, la chica calva del chándal gris? Travis, la banda británica a cuyo cantante le acuciaba la alopecia igual que a Chris Martin, hizo hace ya una década una versión de Baby, One More Time, la oda al amor de instituto sobrebarnizado de maquillaje y faldas de colegiala de 10 cm. de largo. Les quedó intenso como una paliza de Los Miami.

I Gotta Tweedy

Lo único aprovechable que Black Eyed Peas ha dejado a la historia de la música es que la versión de su clásico para karaokes trasnochados, I Gotta Feeling, vio como Jeff Tweedy, voz de Wilco, hizo una desternillante versión que dejó charcos de pis en un directo de sala en Chicago. Tonight’s the night!


I will die if I listen to this song again

I Will Survive es un clásico de Gloria Gaynor que se convirtió en himno del colectivo gay hace ya un buen puñado de años. Me acabo de dar cuenta de que el apellido de Gaynor empieza con ‘gay’, qué cosas tiene la vida. Bueno David, no te distraigas. El asunto es que la canción se convirtió también en icono para gente que no necesitaba sobrevivir a palizas de homófobos, como el equipo español de Copa Davis. La banda norteamericana Cake hizo una versión y Movistar la metió en un anuncio. Lo demás es historia y a mi me encontraron en la calle.

I will always love your black hole sun

Comenzamos con las variantes. I Will Always Love You no es necesariamente un producto de pop basura, por mucho que su sobreexplotación pueda provocar urticaria. Y entre nosotros, tampoco es de Whitney Houston. Pero lo que sí no se espera uno es que la misma persona que hacía versiones de Black Sabbath y los Stones con su banda Soundgarden, es decir, uno de los de Satán de toda la vida, se ponga a hacer el moñas con la canción de la chica con la espalda mejor guardada del cine. Lo peor de todo es que la versión es muy buena.

Friday (I wanna commit suicide)

Si buscásemos un motivo por el que una turba de ciudadanos indignados tendría que echarse a la calle a prender fuego a los servidores donde se alojan los archivos de Youtube, ya lo tendríamos: Rebecca Black. Richard Cheese, que es un tipo al que le va la marcha, hizo no hace mucho una versión del clásico botellonero de piscina. No está mal par aun tipo que tiene que estar frito de pisar clubs con cincuentonas dispuestas a todo.

Si seguís cantando voy a necesitar el paraguas

Si Elvis hubiera tenido un auténtico hijo rockero durante el periodo en el que estuvo cumpliendo con el servicio militar en Alemania, no se habría parecido a alguno de los miembros de la banda germana The Baseballs ni por asomo. The Baseballs son también un producto para paladares poco exigentes, pero resulta cómico ver cómo habría sido el paso de Rihanna por un jukebox de American Grafitti.

Crazy in Resnais

Atención que viene la propuesta para empollones. El autor de esta versión no es una estrella del indie. De hecho sí que hace versiones de hits más o menos independientes. Pero como siempre, todo es más risible si el cover es de, por ejemplo Beyoncé. Maxence Cyrin ha mezclado su sugestiva versión a piano de Crazy in Love con un cóctel de imágenes de «Last year at Marienbad» by Alain Resnais. Doble minipunto gafotas con tirabuzón.

Mala Vida, pero a lo francés

Otra versión de una buena canción original. Es probable que Manu Chao nunca se plantease que sus canciones podían ser cantadas por gente bien peinada pero, qué diantres, la vida te da sorpresas. Nouvelle Vague es un grupo francés que se dedica a hacer versiones de clásicos de los 80 y 90. Lo hacen con menos pegada el Atlético de Madrid fuera de su estadio pero lo hacen, al fin y al cabo. La Mala Vida de Mano Negra se convierte, bajo la dirección de los franceses, en Buena Vida. Y aburrida.

This is hardcore

Atención que vienen curvas. El hardcore melódico merece su propia mini sección. ¡De hecho, Me First and the Gimme Gimmies merecen su propia sección! Si la derezamos con un previo de Zebrahead nos queda una deliciosa oda a los frenéticos ritmos de bombo y guitarras a mil. Be my Barbie Girl.

Por supuesto, los Gimmies tienen su propia versión de I Will Always Love You.

Y de O Sole Mio.

Y del Hava Nagila.

Y de Heart of Glass de Blondie.



BONUS TRACK:
Hemos colgado el extra de origen patrio en nuestro Google +. Bombones haciendo una versión de Stroke y ¡Christina Aguilera!

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo un informático ‘hackea’ a sus bebés para que duerman más horas
Paciencia: la última historia de Daniel Clowes sobre amor de serie B
¡Qué bella es la destrucción! 
La serie fotográfica sobre películas que surgió tras una mudanza
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies