24 de febrero 2020    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La cerveza no da gases, ¿cómo te quedas?

24 de febrero 2020    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Acostumbramos a que la fe y la ciencia transiten por autopistas separadas. Pero cuando los límites del entendimiento se ven desafiados, cuando la ciencia se adviene a lo que nos conviene, hemos de tener fe, hermanos.

Un estudio de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid llega para desafiar lo que años de empirismo han programado en tu mente. El estudio, bendito sea, cuestiona eso de que la cerveza da gases. ¡Exacto, amigas y amigos! ¡La cerveza no da gases por mucho que cada domingo por la mañana tú seas el zepelín Hindenburg justo antes de entrar en ardiente barrena!

Imagino tu situación. Años de experimentación se están viendo cuestionados en un instante. Si no nos quedan ni esas creencias tan arraigadas, ¿a qué podemos aferrarnos en unos tiempos tan convulsos como los que corren?

Artículo relacionado

Voy a copiar la información porque con la 100cia no conviene mover ni una coma.

Se trata del estudio «Influencia de la ingesta de cerveza sobre la fisiología gastroesofágica y síntomas digestivos postprandiales» del Prof. Dr. Enrique Rey Díaz-Rubio, jefe de Servicio del Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos y profesor del departamento de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Este estudio, pionero en España, cuestiona uno de los mitos más extendidos respecto a que la cerveza provocaría incómodos gases. Según esta investigación (realizada a un grupo de adultos sanos mayores de 18 años de edad, sin síntomas digestivos frecuentes) el consumo moderado de cerveza no aumentaría los episodios de reflujo gastroesofágico gaseoso en sujetos sanos. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista científica internacional International Neurogastroenterology and Motility.

Esta información de vital importancia nos llegó en nota de prensa remitida por el Foro para la Investigación de la Cerveza y Estilos de Vida (FICYE), institución a la que, por descontado, quiero pertenecer con carácter vitalicio.

La mencionada entidad está promovida por la Asociación de Cerveceros de España (guiño guiño codazo codazo) y tiene como propósito «dar respuesta a la demanda informativa existente en torno a la cerveza proporcionando información objetiva, contrastada y novedosa sobre los efectos de su consumo moderado en la salud de adultos sanos».

Además, FICYE entiende como consumo moderado de cerveza «entre 400-600 ml/día en varones y entre 200-300 ml/día en mujeres». Una asociación que asume como moderado medio litraco de cerveza al día cuenta con todas mis aquiescencias y anuencias.

La conferencia en la que el Dr. Enrique Rey presentará este estudio, tendrá lugar el próximo 26 de febrero a las 10.15h de la mañana en el salón de actos Cofares del aulario de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Conmino a todos los lectores de Yorokobu a que asistamos a premiar al Dr. Rey con un fuerte abrazo y nuestra eterna gratitud.

Una asociación que asume como moderado medio litraco de cerveza al día cuenta con todas mis aquiescencias y anuencias Clic para tuitear

Corta con su pareja. Usa las redes. Sale mal

En otro orden de cosas menos importantes que la cerveza, te traemos otro estudio chanante.

Este, de 2017, afirma que el 71% de la gente se siente mejor alrededor de 11 semanas después de una ruptura. Salvo que uses redes sociales, que se jode todo.

Como explica Big Think, un estudio de la Universidad de Colorado Boulder, tres meses son suficientes para recuperar la dignidad perdida cuando tu novia o novio te ha mandado al carajo.

Da igual que bloquees a tu ex. Da igual que dejes de ser tu contacto. Da igual que hagas unfollow. Los algoritmos de los medios sociales están diseñados para joderte.

Porque aunque te alejes de la persona-a-la-que-ya-no-quieres, ahí está Facebook con sus recuerdos de años anteriores, con sus grupos compartidos, con sus sugerencias de amistad y con otros ataques a la línea emocional de flotación.

Toda la información acerca de cómo Mark Zuckerberg quiere hundirte en el fango, en este enlace.

Y se acabaron los estudios por hoy, que esto parece una Nature de todo a cien.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Acostumbramos a que la fe y la ciencia transiten por autopistas separadas. Pero cuando los límites del entendimiento se ven desafiados, cuando la ciencia se adviene a lo que nos conviene, hemos de tener fe, hermanos.

Un estudio de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid llega para desafiar lo que años de empirismo han programado en tu mente. El estudio, bendito sea, cuestiona eso de que la cerveza da gases. ¡Exacto, amigas y amigos! ¡La cerveza no da gases por mucho que cada domingo por la mañana tú seas el zepelín Hindenburg justo antes de entrar en ardiente barrena!

Imagino tu situación. Años de experimentación se están viendo cuestionados en un instante. Si no nos quedan ni esas creencias tan arraigadas, ¿a qué podemos aferrarnos en unos tiempos tan convulsos como los que corren?

Voy a copiar la información porque con la 100cia no conviene mover ni una coma.

Se trata del estudio «Influencia de la ingesta de cerveza sobre la fisiología gastroesofágica y síntomas digestivos postprandiales» del Prof. Dr. Enrique Rey Díaz-Rubio, jefe de Servicio del Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos y profesor del departamento de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Artículo relacionado

Este estudio, pionero en España, cuestiona uno de los mitos más extendidos respecto a que la cerveza provocaría incómodos gases. Según esta investigación (realizada a un grupo de adultos sanos mayores de 18 años de edad, sin síntomas digestivos frecuentes) el consumo moderado de cerveza no aumentaría los episodios de reflujo gastroesofágico gaseoso en sujetos sanos. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista científica internacional International Neurogastroenterology and Motility.

Esta información de vital importancia nos llegó en nota de prensa remitida por el Foro para la Investigación de la Cerveza y Estilos de Vida (FICYE), institución a la que, por descontado, quiero pertenecer con carácter vitalicio.

La mencionada entidad está promovida por la Asociación de Cerveceros de España (guiño guiño codazo codazo) y tiene como propósito «dar respuesta a la demanda informativa existente en torno a la cerveza proporcionando información objetiva, contrastada y novedosa sobre los efectos de su consumo moderado en la salud de adultos sanos».

Además, FICYE entiende como consumo moderado de cerveza «entre 400-600 ml/día en varones y entre 200-300 ml/día en mujeres». Una asociación que asume como moderado medio litraco de cerveza al día cuenta con todas mis aquiescencias y anuencias.

La conferencia en la que el Dr. Enrique Rey presentará este estudio, tendrá lugar el próximo 26 de febrero a las 10.15h de la mañana en el salón de actos Cofares del aulario de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Conmino a todos los lectores de Yorokobu a que asistamos a premiar al Dr. Rey con un fuerte abrazo y nuestra eterna gratitud.

Una asociación que asume como moderado medio litraco de cerveza al día cuenta con todas mis aquiescencias y anuencias Clic para tuitear

Corta con su pareja. Usa las redes. Sale mal

En otro orden de cosas menos importantes que la cerveza, te traemos otro estudio chanante.

Este, de 2017, afirma que el 71% de la gente se siente mejor alrededor de 11 semanas después de una ruptura. Salvo que uses redes sociales, que se jode todo.

Como explica Big Think, un estudio de la Universidad de Colorado Boulder, tres meses son suficientes para recuperar la dignidad perdida cuando tu novia o novio te ha mandado al carajo.

Da igual que bloquees a tu ex. Da igual que dejes de ser tu contacto. Da igual que hagas unfollow. Los algoritmos de los medios sociales están diseñados para joderte.

Porque aunque te alejes de la persona-a-la-que-ya-no-quieres, ahí está Facebook con sus recuerdos de años anteriores, con sus grupos compartidos, con sus sugerencias de amistad y con otros ataques a la línea emocional de flotación.

Toda la información acerca de cómo Mark Zuckerberg quiere hundirte en el fango, en este enlace.

Y se acabaron los estudios por hoy, que esto parece una Nature de todo a cien.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Daydreaming de Radiohead es una mina de mensajes ocultos
El disparate urbanístico de Fuerteventura
Viena a través de los ojos y el oído de Iván Ferreiro
La mujer gallega dueña del Sol
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies