29 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La colección de carteles de homeless de Bogusky

29 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuentan que, un día, David Ogilvy se cruzó con un hombre que sostenía un trozo de cartón con el que pedía limosna en la calle. El publicitario leyó el mensaje escrito en él y no debió de convencerle porque al día siguiente se presentó con otro cartel que contenía un mensaje diferente. Aquel cambio hizo que las ganancias del homeless crecieran de forma espectacular.

Alex Bogusky no llegó a conocer a Ogilvy pero sí había escuchado la historia. De hecho tuvo mucho que ver en su bizarra afición de coleccionar carteles de personas sin techo. El ex publicitario y fundador de Crispin Porter + Bogusky y Fearless Revolution paga 10 dólares por cada uno de ellos a sus dueños.

“Creo que comencé a comprarlos para tratar de entender esta especie de conversaciones silenciosas que surgen en muchos rincones de la ciudad a las que la mayoría estamos muy acostumbrados pero sobre las que no solemos pararnos a pensar”.

Él sí solía hacerlo. De hecho se preguntaba cosas como por qué, a menudo, el mismo mensaje se repetía en carteles de homeless de distintos estados y separados entre sí por miles de kilómetros. O por qué a veces, él mismo, decidía dar una moneda a un sintecho y en otras ocasiones no. ¿Tenía que ver lo leído en su cartel?

En ocasiones reflexionaba sobre si era conveniente o no darles limosna y si en caso de hacerlo era mejor hacerlo en metálico o en ‘especias’ para evitar que lo gasten en drogas o alcohol. “Mi mujer suele darles comida. Pero luego pienso que durante muchos años he pagado a muchos empleados que estoy seguro que destinaron su dinero a alcohol o drogas”.

Con independencia de sus reflexiones, Bogusky reconoce que, en el fondo, su afición no es más que una excusa para charlar durante un rato con alguien con quien normalmente no habría ningún motivo por el que hablar.

Su pasado marketiniano llevó a Bogusky a recurrir al merchandising y a crear una colección de camisetas con algunos de estos mensajes. El dinero recaudado con ellas se destina a un albergue de Boulder (Colorado).

La productora Kids at Play conoció la iniciativa y viajó hasta Boulder para contar la historia a través de un corto.

 

 

Fotos: Fearless Cottage 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuentan que, un día, David Ogilvy se cruzó con un hombre que sostenía un trozo de cartón con el que pedía limosna en la calle. El publicitario leyó el mensaje escrito en él y no debió de convencerle porque al día siguiente se presentó con otro cartel que contenía un mensaje diferente. Aquel cambio hizo que las ganancias del homeless crecieran de forma espectacular.

Alex Bogusky no llegó a conocer a Ogilvy pero sí había escuchado la historia. De hecho tuvo mucho que ver en su bizarra afición de coleccionar carteles de personas sin techo. El ex publicitario y fundador de Crispin Porter + Bogusky y Fearless Revolution paga 10 dólares por cada uno de ellos a sus dueños.

“Creo que comencé a comprarlos para tratar de entender esta especie de conversaciones silenciosas que surgen en muchos rincones de la ciudad a las que la mayoría estamos muy acostumbrados pero sobre las que no solemos pararnos a pensar”.

Él sí solía hacerlo. De hecho se preguntaba cosas como por qué, a menudo, el mismo mensaje se repetía en carteles de homeless de distintos estados y separados entre sí por miles de kilómetros. O por qué a veces, él mismo, decidía dar una moneda a un sintecho y en otras ocasiones no. ¿Tenía que ver lo leído en su cartel?

En ocasiones reflexionaba sobre si era conveniente o no darles limosna y si en caso de hacerlo era mejor hacerlo en metálico o en ‘especias’ para evitar que lo gasten en drogas o alcohol. “Mi mujer suele darles comida. Pero luego pienso que durante muchos años he pagado a muchos empleados que estoy seguro que destinaron su dinero a alcohol o drogas”.

Con independencia de sus reflexiones, Bogusky reconoce que, en el fondo, su afición no es más que una excusa para charlar durante un rato con alguien con quien normalmente no habría ningún motivo por el que hablar.

Su pasado marketiniano llevó a Bogusky a recurrir al merchandising y a crear una colección de camisetas con algunos de estos mensajes. El dinero recaudado con ellas se destina a un albergue de Boulder (Colorado).

La productora Kids at Play conoció la iniciativa y viajó hasta Boulder para contar la historia a través de un corto.

 

 

Fotos: Fearless Cottage 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Fantasías sexuales para reivindicar el papel de la mujer
166kilómetros: Otra forma de contar noticias
Un raro visitante que aterrizó en una España cañí
Creatividad: Roba como un genio
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • «Pero luego pienso que durante muchos años he pagado a muchos empleados que estoy seguro que destinaron su dinero a alcohol o drogas”.

    Pues también es verdad.

  • Pues yo ni juzgo, ni quiero ser juzgado.
    Así que, si con la limosna que doy deciden gastarla en alcohol, quién soy yo para criticar su actitud, bastante desgracia acarrea encima cualquier persona que se ve tirado por los suelos, para que los demás nos creamos dioses, castigando el supuesto uso, que van a dar a nuestros céntimos, porque quien ha dado alguna vez un billete ????.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies