fbpx
14 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

¡La concha de tu madre!

14 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Inauguramos la sección de Grandes insultos de ayer, hoy y siempre (que tú quieras), un espacio que recorrerá los 19 continentes del insulto y medirá la temperatura del taco según dónde y quién lo pronuncie. En pos de la lingüística, analizaremos el mejor uso que se haga de él y su correcta pronunciación.

Las preguntas que usted se haría si fuese nosotros

Usted se preguntará «¿qué hacen estos tipos contándome historias de grandes insultos e improperios?». Nosotros también. Pero sepa usted que además de contar bonitas historias, ante todo, dignificamos la función catártica del insulto. La ofensa eleva al hombre a los niveles más altos de Dignidad y Justicia y Paz Universal y Social, contraponiéndolos a las guerras, violaciones de derechos humanos y matanzas colectivas. Si te da tiempo a ofenderte, es que no tienes la necesidad de atender a cosas más graves, como que te peguen un tiro en la cabeza.
Sin más, luego de este prefacio de mierda, vamos directamente a lo que nos compete. El insulto fundacional de nuestro Universo del palabrejo altisonante: ‘La concha de tu madre’. Nótese a primera vista que un insulto de tal calibre no tiene segundas lecturas desarrolladas o derivadas. Este improperio nace y muere en el mismo lugar que decir «el sombrero de tu abuelo»: en la cabeza de tu abuelo o en el aparato reproductivo de tu madre. Está híperlocalizado.

La ofensa eleva al hombre a los niveles más altos de Dignidad y Justicia y Paz Universal y Social


Comenta John Walker Evans (Boston 1905-1876), filólogo, prepsicólogo gestáltico y fontanero en sus ratos libres, en su libro La concha de tu madre (1768), que ‘La concha de tu madre’ representa por elevación la destrucción genética inmediata del oponente, ya que actúa como anulación del lugar (o espacio) de donde proviene el hombre al cual se está interpelando con tal descalificación. Cabe destacar que este insulto es del tipo situacionista porque carece de acción motora, aunque en situaciones extremas puede dotársele de acción y movimiento. Piénsese en la grácil imagen de «Vete a la recontra concha de tu putísima madre» o las acepciones muy utilizadas en Latinoamérica (Argentina) que hacen en el uso corto y rápido un formato apócope del mismo, denominado ‘Conchitumadre’, muy utilizado en huidas precipitadas o en escenarios donde prima la velocidad, el robo y el desconcierto.
Una traslación al idioma sajón sería un «the shell of your mother», que en inglés arrojaría algo más cercano al vodevil y perdería toda la carga de destrucción masiva que contiene el original latinoamericano (argentino), ya que puede referirse al apuntador de un teatro de la época shakesperiana. En francés, todo se armoniza con «la coque de votre mère», cuando en catalán se independiza con «la petxina de la teva mare».
Génesis
Entrevistamos a nuestro experto en barbaridades del culo, Bill Tourette.
¿Cuándo cree que fue la primera vez se emitió este improperio?
El 17 de junio de 1786, cuando al holandés (argentino) Marius Vaánderben (Ricardo Stromberg, prepsicólogo argentino) le espetaron «la concha de tu madre». Este, también conquilólogo de profesión, respondió casi sin pensarlo «la concha de mi madre, ¿qué?». A lo que el insultador retrucó con un «está muy buena y viviría mucha gente bien ahí dentro». A lo cual respondió Vaándebern (Stromberg, prepsicólogo argentino): «No entendí lo último, ¿ahí qué?». «¡Ahí dentro!», contraatacó el otro. «Dentro, ¡por el orto te lo encuentro!», concluyó el ofendido sin más intención que hacer una rima insultante. En nuestra próxima entrega, veremos el uso de rimas insultantes, así como su utilidad en la educación de sus hijos.

Una traslación al idioma sajón sería un «the shell of your mother», que en inglés arrojaría algo más cercano al vodevil y perdería toda la carga de destrucción masiva que contiene el original latinoamericano (argentino)


Capacidad de destrucción y usos
Nivel de brutalidad en lugar de procedencia (escala Gutemberg 1/10): 8
Zona de uso: Latinoamérica (Argentina) o emigrantes latinoamericanos (argentinos) en países de habla hispana (Argentina).
Brutalidad en cualquier otro sitio que no sea Latinoamérica (Argentina) (escala Gutemberg 1/10): 1
Situación de empleo del insulto: Encontronazo cuasisúbito entre dos partes antagónicas (rencillas de borrachos, novios o novias despechadas y estadios de fútbol).
Usos alternativos: «Idos a la concha de su madre», «la concha de tu puta madre», «la concha de la lora», «so conchudo de la concha de la conchuda de tu madre conchuda».
Otros idiomas: «Die Schale Ihrer Mutter» (alemán), «Konko de via matrino» (esperanto), «La concha de tu madre» (cubano-argentino).
Artículo escrito a dos manos por Edu Galán y Fernando Rapa
 

Inauguramos la sección de Grandes insultos de ayer, hoy y siempre (que tú quieras), un espacio que recorrerá los 19 continentes del insulto y medirá la temperatura del taco según dónde y quién lo pronuncie. En pos de la lingüística, analizaremos el mejor uso que se haga de él y su correcta pronunciación.

Las preguntas que usted se haría si fuese nosotros

Usted se preguntará «¿qué hacen estos tipos contándome historias de grandes insultos e improperios?». Nosotros también. Pero sepa usted que además de contar bonitas historias, ante todo, dignificamos la función catártica del insulto. La ofensa eleva al hombre a los niveles más altos de Dignidad y Justicia y Paz Universal y Social, contraponiéndolos a las guerras, violaciones de derechos humanos y matanzas colectivas. Si te da tiempo a ofenderte, es que no tienes la necesidad de atender a cosas más graves, como que te peguen un tiro en la cabeza.
Sin más, luego de este prefacio de mierda, vamos directamente a lo que nos compete. El insulto fundacional de nuestro Universo del palabrejo altisonante: ‘La concha de tu madre’. Nótese a primera vista que un insulto de tal calibre no tiene segundas lecturas desarrolladas o derivadas. Este improperio nace y muere en el mismo lugar que decir «el sombrero de tu abuelo»: en la cabeza de tu abuelo o en el aparato reproductivo de tu madre. Está híperlocalizado.

La ofensa eleva al hombre a los niveles más altos de Dignidad y Justicia y Paz Universal y Social


Comenta John Walker Evans (Boston 1905-1876), filólogo, prepsicólogo gestáltico y fontanero en sus ratos libres, en su libro La concha de tu madre (1768), que ‘La concha de tu madre’ representa por elevación la destrucción genética inmediata del oponente, ya que actúa como anulación del lugar (o espacio) de donde proviene el hombre al cual se está interpelando con tal descalificación. Cabe destacar que este insulto es del tipo situacionista porque carece de acción motora, aunque en situaciones extremas puede dotársele de acción y movimiento. Piénsese en la grácil imagen de «Vete a la recontra concha de tu putísima madre» o las acepciones muy utilizadas en Latinoamérica (Argentina) que hacen en el uso corto y rápido un formato apócope del mismo, denominado ‘Conchitumadre’, muy utilizado en huidas precipitadas o en escenarios donde prima la velocidad, el robo y el desconcierto.
Una traslación al idioma sajón sería un «the shell of your mother», que en inglés arrojaría algo más cercano al vodevil y perdería toda la carga de destrucción masiva que contiene el original latinoamericano (argentino), ya que puede referirse al apuntador de un teatro de la época shakesperiana. En francés, todo se armoniza con «la coque de votre mère», cuando en catalán se independiza con «la petxina de la teva mare».
Génesis
Entrevistamos a nuestro experto en barbaridades del culo, Bill Tourette.
¿Cuándo cree que fue la primera vez se emitió este improperio?
El 17 de junio de 1786, cuando al holandés (argentino) Marius Vaánderben (Ricardo Stromberg, prepsicólogo argentino) le espetaron «la concha de tu madre». Este, también conquilólogo de profesión, respondió casi sin pensarlo «la concha de mi madre, ¿qué?». A lo que el insultador retrucó con un «está muy buena y viviría mucha gente bien ahí dentro». A lo cual respondió Vaándebern (Stromberg, prepsicólogo argentino): «No entendí lo último, ¿ahí qué?». «¡Ahí dentro!», contraatacó el otro. «Dentro, ¡por el orto te lo encuentro!», concluyó el ofendido sin más intención que hacer una rima insultante. En nuestra próxima entrega, veremos el uso de rimas insultantes, así como su utilidad en la educación de sus hijos.

Una traslación al idioma sajón sería un «the shell of your mother», que en inglés arrojaría algo más cercano al vodevil y perdería toda la carga de destrucción masiva que contiene el original latinoamericano (argentino)


Capacidad de destrucción y usos
Nivel de brutalidad en lugar de procedencia (escala Gutemberg 1/10): 8
Zona de uso: Latinoamérica (Argentina) o emigrantes latinoamericanos (argentinos) en países de habla hispana (Argentina).
Brutalidad en cualquier otro sitio que no sea Latinoamérica (Argentina) (escala Gutemberg 1/10): 1
Situación de empleo del insulto: Encontronazo cuasisúbito entre dos partes antagónicas (rencillas de borrachos, novios o novias despechadas y estadios de fútbol).
Usos alternativos: «Idos a la concha de su madre», «la concha de tu puta madre», «la concha de la lora», «so conchudo de la concha de la conchuda de tu madre conchuda».
Otros idiomas: «Die Schale Ihrer Mutter» (alemán), «Konko de via matrino» (esperanto), «La concha de tu madre» (cubano-argentino).
Artículo escrito a dos manos por Edu Galán y Fernando Rapa
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Coged mi puto dinero!
Hacker a los 70: abuelos de la informática moderna que aún pican código a diario
Las bondades del celibato
Un libro entero en una sola página
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Sólo hago la mención que, aún cuando, en Argentina se ocupa mucho el «concha de tu madre» también es uno de los más característicos en Chile, como elevación más allá del, tan conocido, «huevón»
    Sólo quería hacer esa nota al márgen, para que no se crea que solamente en Argentina se ocupa, que llega cualquiera a Chile y no le va a entender o no se lo van a tomar en serio si lo dice.
    De cualquier modo, me encanta este tipo de artículos variopinto

  • Y el resumen en inglés? Y la bibliografía? Para ser un artículo científico, le falta estructura formal y claridad de ideas. Pero el mayor error es no incluir infografías, videos o fotografías. Al menos un boceto para que los ávidos lectores captemos la profundidad del mensaje.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies