24 de septiembre 2013    /   DIGITAL
por
 

La contrarreloj con 974 Super Marios

24 de septiembre 2013    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Más allá de la evidente vertiente lúdica que atesoran los videojuegos, otro de los factores que han hecho de ellos un fenómeno masivo a nivel mundial es la construcción de una comunidad gamer que refuerza el sentimiento tribal de aceptación del que es semejante. Los juegos, igual que los bares, unen. En pocas ocasiones es tan sencillo de apreciar como en el vídeo que se montó en la reciente GameCon alemana. El clip muestra una frenética carrera a contrarreloj de 974 usuarios a lo largo de un nivel de Super Mario Bros.

Mucho antes de las partidas multijugador de Grand Theft Auto, la idea de pertenencia a la comunidad gamer se hacía palpable a través de gestos y miradas, de sonrisas cómplices y comentarios en voz baja en la clase del colegio. Muchos habíamos jugado con Super Mario Bros. pero, eso sí, ninguno lo habíamos hecho de manera simultánea con otro compañero.

La militancia era moral, el irrompible lazo del compañerismo unido hasta las trancas con Nocilla y natillas, forjado a través de horas y horas de castigo del mando de control en tardes y fines de semana. Así es como el videojuego del más famoso fontanero de la historia se convirtió en un icono del siglo pasado y de este.

En GameCon quisieron rendir un homenaje al clásico e instaron a centenares de personas a que intentaran completar un nivel del juego en el menor tiempo posible. 974 gamers respondieron a la llamada y con sus 974 partidas montaron este vídeo en el que se puede visualizar la actuación simultánea de todos ellos.

El guiño a la universalidad de Super Mario, en poco más de un minuto y medio.

Visto en Geekologie.

 

 

 

Más allá de la evidente vertiente lúdica que atesoran los videojuegos, otro de los factores que han hecho de ellos un fenómeno masivo a nivel mundial es la construcción de una comunidad gamer que refuerza el sentimiento tribal de aceptación del que es semejante. Los juegos, igual que los bares, unen. En pocas ocasiones es tan sencillo de apreciar como en el vídeo que se montó en la reciente GameCon alemana. El clip muestra una frenética carrera a contrarreloj de 974 usuarios a lo largo de un nivel de Super Mario Bros.

Mucho antes de las partidas multijugador de Grand Theft Auto, la idea de pertenencia a la comunidad gamer se hacía palpable a través de gestos y miradas, de sonrisas cómplices y comentarios en voz baja en la clase del colegio. Muchos habíamos jugado con Super Mario Bros. pero, eso sí, ninguno lo habíamos hecho de manera simultánea con otro compañero.

La militancia era moral, el irrompible lazo del compañerismo unido hasta las trancas con Nocilla y natillas, forjado a través de horas y horas de castigo del mando de control en tardes y fines de semana. Así es como el videojuego del más famoso fontanero de la historia se convirtió en un icono del siglo pasado y de este.

En GameCon quisieron rendir un homenaje al clásico e instaron a centenares de personas a que intentaran completar un nivel del juego en el menor tiempo posible. 974 gamers respondieron a la llamada y con sus 974 partidas montaron este vídeo en el que se puede visualizar la actuación simultánea de todos ellos.

El guiño a la universalidad de Super Mario, en poco más de un minuto y medio.

Visto en Geekologie.

 

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cuánto queda para que el teléfono nos lea la mente?
Apps que no (aunque tienen su punto, ¿eh?)
Guía de supervivencia para el frecuentador de congresos
El robot que siempre gana a Piedra, papel o tijera
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies