8 de junio 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

La cruzada contra la fealdad de Marco Latendencci

8 de junio 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.


Una cruzada contra el mal gusto. Marco Latendencci está obsesionado con la fealdad. Porque hay mucha. Y, a veces, es muy, muy profunda. El estilista está en estas pero, para cumplir su misión, primero tiene que darse a conocer. No sabía cómo. Las listas de resultados de búsquedas de estilismo en Internet despliegan páginas y páginas. ¿Qué podía hacer para estar en un buen puesto? ¿Un blog?
Claudio Salvador, el estilista que hay detrás de Marco Latendencci, estaba perdido. Llegó a Molaría, cuando aún era solo Claudio, y dijo que tenía claro su objetivo de erradicar el mal gusto pero no sabía cómo contarlo.
Un blog, como proponía, no era suficiente. El personaje y su afán tenían recorrido de sobra como para crear una marca sólida y atractiva.
“Nos pidió un blog que, en principio debía llamarse como él, y nos dio total libertad para el diseño. Podíamos hacerle un logo también, si queríamos, para la cabecera. Googleamos ‘estilistas españa’, dispuestos a pasar un rato gris y no nos llevamos ninguna sorpresa”, cuenta María Rufilanchas, directora creativa de Molaría. “Para sorpresas, la que se llevó él cuando empezamos a presentarle Marco Latendencci. Y la nuestra al ver su emoción, que iba creciendo con cada pieza”.




¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.


Una cruzada contra el mal gusto. Marco Latendencci está obsesionado con la fealdad. Porque hay mucha. Y, a veces, es muy, muy profunda. El estilista está en estas pero, para cumplir su misión, primero tiene que darse a conocer. No sabía cómo. Las listas de resultados de búsquedas de estilismo en Internet despliegan páginas y páginas. ¿Qué podía hacer para estar en un buen puesto? ¿Un blog?
Claudio Salvador, el estilista que hay detrás de Marco Latendencci, estaba perdido. Llegó a Molaría, cuando aún era solo Claudio, y dijo que tenía claro su objetivo de erradicar el mal gusto pero no sabía cómo contarlo.
Un blog, como proponía, no era suficiente. El personaje y su afán tenían recorrido de sobra como para crear una marca sólida y atractiva.
“Nos pidió un blog que, en principio debía llamarse como él, y nos dio total libertad para el diseño. Podíamos hacerle un logo también, si queríamos, para la cabecera. Googleamos ‘estilistas españa’, dispuestos a pasar un rato gris y no nos llevamos ninguna sorpresa”, cuenta María Rufilanchas, directora creativa de Molaría. “Para sorpresas, la que se llevó él cuando empezamos a presentarle Marco Latendencci. Y la nuestra al ver su emoción, que iba creciendo con cada pieza”.




Compártelo twitter facebook whatsapp
Isaac Asimov: ¿De dónde proceden las ideas?
Un Espíritu Libre a piñón fijo
Gregor Zoyzoyla: la poesía del brutalismo
¿Cómo se combatía el calor antes de que existiese el ventilador?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • ¿Y dónde está escrito que el buen gusto radique en el empleo de un lenguaje italiano de ligón romano en Salou?

  • Grandes frases (pero en una jerga de ligón italiano en playa española, y eso es de mal gusto, como el ligón italiano 😉

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad