fbpx
5 de noviembre 2012    /   IDEAS
por
 

La delicadeza albina

5 de noviembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La naturaleza conformista del ser humano lo ha llevado a lo largo de la historia a infligir el ostracismo a personas por el simple hecho de ser distintas. En el caso de los albinos, en algunas partes del este africano, se ha difundido la falsa creencia de que sus cuerpos tienen propiedades mágicas y eso ha llegado a poner en riesgo sus vidas. En otros países su existencia está rodeada de discriminación e ignorancia.

Cuando los albinos llegaron a la vida de Gustavo Lacerda, el fotógrafo brasileño sintió fascinación de algo que a otros provocaba rechazo. «Desde el principio me quedé alucinado por la delicadeza de su tono de piel».

Empezó a investigar esta condición genética que causa una ausencia de pigmentación en los ojos, piel y pelo. Cuanto más lo hacía, más difícil se volvía reprimirse. No lo pudo remediar. «Tenía que ponerlos delante de mi cámara», se dijo a si mismo.

En lugar de ir a visitarlos a sus hogares o lugares de trabajo, optó por retratarlos en un estudio, un entorno en el que cuida su vestimenta y maquillaje, normalmente reservado para la moda o la publicidad.Un lugar que ensalza sus atributos. «Quería que se sintieran apreciados. De hecho, en los comienzos, muchos se sorprendieron porque no entendían qué veía en ellos. No se sentían bellos», añade Lacerda, que lleva desde 2009 desarrollando este trabajo fotográfico.

La mayor parte de los retratos fueron realizados en Sao Paulo, la ciudad donde vive y trabaja Lacerda. Pero también incluyen retratos de su visita reciente a la Isla dos Lençóis, en el norte de Brasil, una localidad que concentra la colonia de albinos más grande del país.

La luminosidad de los albinos ha sido ocultada durante mucho tiempo por la oscuridad del desconocimiento. Lacerda se siente orgulloso de haber hecho su parte por dar protagonismo a personas que toda su vida se han sentido olvidadas. «No están acostumbrados a ser el centro de atención ni a estar delante del foco. Les hace vulnerables pero a la vez les hace sentir orgullosos. En esta tensión es donde radica la esencia de este trabajo», concluye.



La naturaleza conformista del ser humano lo ha llevado a lo largo de la historia a infligir el ostracismo a personas por el simple hecho de ser distintas. En el caso de los albinos, en algunas partes del este africano, se ha difundido la falsa creencia de que sus cuerpos tienen propiedades mágicas y eso ha llegado a poner en riesgo sus vidas. En otros países su existencia está rodeada de discriminación e ignorancia.

Cuando los albinos llegaron a la vida de Gustavo Lacerda, el fotógrafo brasileño sintió fascinación de algo que a otros provocaba rechazo. «Desde el principio me quedé alucinado por la delicadeza de su tono de piel».

Empezó a investigar esta condición genética que causa una ausencia de pigmentación en los ojos, piel y pelo. Cuanto más lo hacía, más difícil se volvía reprimirse. No lo pudo remediar. «Tenía que ponerlos delante de mi cámara», se dijo a si mismo.

En lugar de ir a visitarlos a sus hogares o lugares de trabajo, optó por retratarlos en un estudio, un entorno en el que cuida su vestimenta y maquillaje, normalmente reservado para la moda o la publicidad.Un lugar que ensalza sus atributos. «Quería que se sintieran apreciados. De hecho, en los comienzos, muchos se sorprendieron porque no entendían qué veía en ellos. No se sentían bellos», añade Lacerda, que lleva desde 2009 desarrollando este trabajo fotográfico.

La mayor parte de los retratos fueron realizados en Sao Paulo, la ciudad donde vive y trabaja Lacerda. Pero también incluyen retratos de su visita reciente a la Isla dos Lençóis, en el norte de Brasil, una localidad que concentra la colonia de albinos más grande del país.

La luminosidad de los albinos ha sido ocultada durante mucho tiempo por la oscuridad del desconocimiento. Lacerda se siente orgulloso de haber hecho su parte por dar protagonismo a personas que toda su vida se han sentido olvidadas. «No están acostumbrados a ser el centro de atención ni a estar delante del foco. Les hace vulnerables pero a la vez les hace sentir orgullosos. En esta tensión es donde radica la esencia de este trabajo», concluye.



Compártelo twitter facebook whatsapp
Carmen de Burgos, la escritora y activista que Franco borró de la historia
La imagen que tu muro da de ti
Rodolfo Carpintier: “El call center está muerto”
¿Qué sería de nosotros sin fantasía?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Increíble trabajo! Con una fuerza narrativa muy impresionante. Mezcla de delicadeza y misterio; nos acerca y a la vez nos hace parecer tan distintos. Gracias a Lacerda por esta historia con tantos matices y tan bien contada.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *