fbpx
12 de diciembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La desfragmentación facial de Elena Valero

12 de diciembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando Elena era pequeña dibujaba en cualquier papel que encontraba, luego los amontonaba unos encima de otros, como si se tratase de un librito ilustrado y soñaba que gracias a eso la gente la conocía, que era una escritora famosa y tenía que firmar sus obras.
«Pensando en esa historia, me he dado cuenta que en realidad había hecho mi primer fanzine» reflexiona. El destino quiso que su juego se convirtiera en su profesión, o al menos en una afición, que de vez en cuando es rentable. Elena Valero es miembro del colectivo ‘Están vivos’, una pléyade de escritores, ilustradores, fotógrafos y activistas que decidió que tenía algo que contar y no quiso esperar a que una editorial le diera una oportunidad.
entrevista5
Las fiestas son buenas ocasiones para idear proyectos. Colectivos artísticos, políticos y filosóficos han nacido al abrigo de un bar, aunque la mayoría murieron con la resaca del día siguiente. No fue el caso de ‘Están vivos’, un colectivo que se fundó casi por casualidad en un día de fiesta.
«Decidimos que deberíamos hacer algo serio, para poder mostrar toda esa creatividad que cada uno llevábamos dentro», comenta Valero. Un concepto vago que fue tomando forma arrevistada a medida que avanzaba la noche . «Pensamos que la mejor forma de expresarnos sería haciendo un fanzine, en él mostraríamos nuestras creaciones e inquietudes de manera más divertida y también más accesible económicamente».
Apenas un año después ‘Están vivos’ hace honor a su nombre y sus publicaciones se cuentan por decenas. Su presencia en mercadillos y encuentros de autoedición dan buena muestra de ello. Y sus constantes colaboraciones e hijos bastardos son reflejo del carácter inquieto de estos seis editores amateurs. La religión, la reconstrucción histórica o la reinterpretación de efemérides a través del lenguaje gráfico… los temas a tratar son muchos y tienen como nexo de unión la incorrección política y el gusto estético. Quizá el más interesante sea ‘Broken Portraits’, pero para explicar en qué consiste este libreto hay que analizar antes otra inquietud de Elena Valero.
entrevista3 entrevista2
«Pienso que las ciudades están deshumanizadas en el sentido en que la gente o bien está de paso por ellas o bien siempre tiene prisa, no teniendo nunca tiempo de disfrutar cada rincón de sus calles». Cuenca es una ciudad pequeña, si puede considerarse tal. Apenas supera los 50.000 habitantes, pero en sus calles Elena Valero ya percibía esta sensación que describe ahora con mayor conocimiento de causa.
Para luchar contra la tendencia deshumanizadora de las grandes urbes, esta artista se integró en otro colectivo, ‘Humanicity‘, cuyo propósito es reivindicar el espacio público para el uso ciudadano. Broken Portraits es fruto de este colectivo. Es una evolución de un proyecto anterior, la desfragmentación de unos retratos para convertirlos en un puzle facial que encaja a la perfección en los ladrillos de las nuevas construcciones.
«Con estas intervenciones pretendo desmitificar los cánones de belleza que se han ido estableciendo en la sociedad o mejor dicho que nos han sido impuestos por la publicidad», defiende Valero. Y para hacerlo, ha utilizado los mismos métodos que las empresas publicitarias. Carteles de papel encolados en fachadas, una intervención efímera en la que el soporte es tan importante como la propia imagen.
Valero aún recuerda su primera intervención. Fue un domingo por la mañana en la facultad de Bellas Artes de Cuenca. «Elegí ese lugar, en concreto sus muros, porque dentro de ellos es donde me habían inculcado el canon de belleza clásica y yo quería romper con ello», comenta.
Los retratos desfragmentados de Valero duran lo que el buen tiempo. La lluvia y la suciedad los devoran en apenas unos días. Quizá por esto sus dos colectivos, que a priori no tienen nada que ver, acabaron tocándose para la edición de un fanzine que recopila las mejores intervenciones de este ‘Broken Portraits’. Los papeles que fueron rotos y desubicados para adornar las paredes vuelven a tomar forma homogénea, esta vez en las páginas de un fanzine. El círculo se cierra y Elena Valero sigue haciendo intervenciones y fundando colectivos; dibujando en hojas y amontonándolas unas sobre otras hasta formar libritos. Unos libritos que se llaman fanzines y que firma junto a sus cinco compañeros con el nombre de ‘Estén Vivos’. Lo están.
entrevista

Cuando Elena era pequeña dibujaba en cualquier papel que encontraba, luego los amontonaba unos encima de otros, como si se tratase de un librito ilustrado y soñaba que gracias a eso la gente la conocía, que era una escritora famosa y tenía que firmar sus obras.
«Pensando en esa historia, me he dado cuenta que en realidad había hecho mi primer fanzine» reflexiona. El destino quiso que su juego se convirtiera en su profesión, o al menos en una afición, que de vez en cuando es rentable. Elena Valero es miembro del colectivo ‘Están vivos’, una pléyade de escritores, ilustradores, fotógrafos y activistas que decidió que tenía algo que contar y no quiso esperar a que una editorial le diera una oportunidad.
entrevista5
Las fiestas son buenas ocasiones para idear proyectos. Colectivos artísticos, políticos y filosóficos han nacido al abrigo de un bar, aunque la mayoría murieron con la resaca del día siguiente. No fue el caso de ‘Están vivos’, un colectivo que se fundó casi por casualidad en un día de fiesta.
«Decidimos que deberíamos hacer algo serio, para poder mostrar toda esa creatividad que cada uno llevábamos dentro», comenta Valero. Un concepto vago que fue tomando forma arrevistada a medida que avanzaba la noche . «Pensamos que la mejor forma de expresarnos sería haciendo un fanzine, en él mostraríamos nuestras creaciones e inquietudes de manera más divertida y también más accesible económicamente».
Apenas un año después ‘Están vivos’ hace honor a su nombre y sus publicaciones se cuentan por decenas. Su presencia en mercadillos y encuentros de autoedición dan buena muestra de ello. Y sus constantes colaboraciones e hijos bastardos son reflejo del carácter inquieto de estos seis editores amateurs. La religión, la reconstrucción histórica o la reinterpretación de efemérides a través del lenguaje gráfico… los temas a tratar son muchos y tienen como nexo de unión la incorrección política y el gusto estético. Quizá el más interesante sea ‘Broken Portraits’, pero para explicar en qué consiste este libreto hay que analizar antes otra inquietud de Elena Valero.
entrevista3 entrevista2
«Pienso que las ciudades están deshumanizadas en el sentido en que la gente o bien está de paso por ellas o bien siempre tiene prisa, no teniendo nunca tiempo de disfrutar cada rincón de sus calles». Cuenca es una ciudad pequeña, si puede considerarse tal. Apenas supera los 50.000 habitantes, pero en sus calles Elena Valero ya percibía esta sensación que describe ahora con mayor conocimiento de causa.
Para luchar contra la tendencia deshumanizadora de las grandes urbes, esta artista se integró en otro colectivo, ‘Humanicity‘, cuyo propósito es reivindicar el espacio público para el uso ciudadano. Broken Portraits es fruto de este colectivo. Es una evolución de un proyecto anterior, la desfragmentación de unos retratos para convertirlos en un puzle facial que encaja a la perfección en los ladrillos de las nuevas construcciones.
«Con estas intervenciones pretendo desmitificar los cánones de belleza que se han ido estableciendo en la sociedad o mejor dicho que nos han sido impuestos por la publicidad», defiende Valero. Y para hacerlo, ha utilizado los mismos métodos que las empresas publicitarias. Carteles de papel encolados en fachadas, una intervención efímera en la que el soporte es tan importante como la propia imagen.
Valero aún recuerda su primera intervención. Fue un domingo por la mañana en la facultad de Bellas Artes de Cuenca. «Elegí ese lugar, en concreto sus muros, porque dentro de ellos es donde me habían inculcado el canon de belleza clásica y yo quería romper con ello», comenta.
Los retratos desfragmentados de Valero duran lo que el buen tiempo. La lluvia y la suciedad los devoran en apenas unos días. Quizá por esto sus dos colectivos, que a priori no tienen nada que ver, acabaron tocándose para la edición de un fanzine que recopila las mejores intervenciones de este ‘Broken Portraits’. Los papeles que fueron rotos y desubicados para adornar las paredes vuelven a tomar forma homogénea, esta vez en las páginas de un fanzine. El círculo se cierra y Elena Valero sigue haciendo intervenciones y fundando colectivos; dibujando en hojas y amontonándolas unas sobre otras hasta formar libritos. Unos libritos que se llaman fanzines y que firma junto a sus cinco compañeros con el nombre de ‘Estén Vivos’. Lo están.
entrevista

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Está Youtube censurando vídeos con contenido LGTB y de educación sexual?
Los hipsters acumulan hasta 20.000 bacterias en su barba
¿Y si no eres humano? ¿Y si eres un ‘otherkin’?
El exótico planeta Rusia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies