20 de julio 2012    /   CINE/TV
por
 

La disputa por la autoría de Batman y la tumba de Bob Kane

20 de julio 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En el cementerio de Forest Lawn Memorial Park, en Hollywood, hay una lápida que lanza un epitafio más que inquietante: “ROBERT KANE aka BOB KANE. […] Bob creó un legado conocido como Batman. […] Una creación de la mano de Dios […] Bob Kane, Bruce Wayne, Batman—Son todos el mismo[…], como hizo su creador — Bob Kane!”. Podría decirse que Bob Kane estaba orgulloso de su personaje, pero también que su epitafio culmina una estrategia vital de negar la inestimable contribución del guionista Bill Finger en el parto de Batman y todo su universo.

Corría el año 1939 y Superman, acreditado al guionista Jerry Siegel y al dibujante Joe Shuster , llevaba un año batiendo marcas de ventas en tebeos. La editorial National, futura DC Comics, encargó al joven dibujante Kane la creación de un héroe similar al Hombre de Acero. A los pocos días Kane llegó a las oficinas de National con un nuevo personaje vestido de murciélago. El protector padre de Kane le acompañó en las negociaciones con la editorial y logró un contrato por el que a su hijo le daban el crédito, cedían más derechos de lo habitual y royalties, en caso de que se publicase en otros formatos. Así, en mayo de 1939, se publica una historieta cuya primera viñeta reza: The Batman. Y un pequeño cuadrado apostilla, como el acuerdo con la editorial decía que debía poner en todos los tebeos, «by Rob’t Kane».

“Oficialmente, para DC Comics, es Bob Kane quien creó a Batman”, explica David Hernando, director editorial en Planeta DeAgostini y autor del libro Batman: El Resto es silencio, “pero, al parecer, en los primeros diseños de Kane para el personaje, basados en El Zorro y las máquinas voladoras de Da Vinci, Batman llevaba un antifaz, tenía alas y su traje era rojizo”. Kane llamó entonces a Bill Finger, un antiguo vendedor de zapatos reconvertido a guionista de tebeos, al que ya había empleado como negro en otras series.

Según La Historia de los Cómics de Steranko, una biblia sobre el tema, fue Finger quien sugirió que le pusiese una capucha que no mostrase los ojos y acabará en dos puntas para imitar las orejas de un murciélago, le cambió las rígidas alas por una capa, le puso unos guantes para que no dejase huellas dactilares y trocó los colores rojizos por el negro azulado. “Mi idea era que Batman”, explica Finger en La Historia…, “fuese una mezcla de Douglas Fairbanks [acróbata], Sherlock Holmes[detective], La Sombra y Doc Savage[héroes pulp].

“Desde el principio, Finger fue el guionista y Kane el dibujante”, explica Hernando, “En todos los personajes de esa época, que era cuando empezaban a nacer, está metido Finger de una manera u otra”. Esto lo confirma Jerry Robinson, ayudante de Kane hasta 1941, cuando pasa a ser el dibujante fantasma de la serie principal de Batman, en una entrevista en el número 271 de The Comics Journal en la que aseguraba: “Bill Finger era realmente el genio creativo de Batman. Él creó a todos los personajes, salvo el Joker [creación de Robinson] y creo que hizo más por Dos Caras [que atribuye a Kane] de lo que admitía”.

Por supuesto, Kane negó todo esto, pero su postura, curiosamente, cambió con la muerte de Finger en 1974. Si en el año 1965 escribía una extensa misiva al editor del fanzine Batmanía, en la que aseveraba que “la verdad es que Finger se acredita mucho más de lo que merece […]. Sé que Bob Kane y ningún otro será recordado como el creador de Batman”, en su autobiografía de 1989, año de la primera película de Tim Burton sobre el personaje, concedía que “Bill Finger fue una enorme contribución en Batman desde el mismísimo comienzo”.

“Kane tenía una mentalidad de hombre de negocios de hoy”, explica el director de la editorial Hernando, “y se aprovechó mucho de los que le rodeaban”. Es cierto que fue de los poquísimos autores de la Golden Age del Cómic, que logró derechos sobre su personaje y que murió relativamente rico. Pero Finger lo hizo pobre y, aunque su nombre no está acreditado como cocreador oficial, sí que lo es en la mente de los aficionados más informados del personaje. Diga lo que diga la tumba de Bob Kane.

Nota: En este enlace de Entrecomics está, traducido al castellano, gran parte del material bruto contenido en este artículo como entrevistas con Kane, Robinson, el hijo de Finger o Sheldon “Shelly” Moldoff, dibujante fantasma de Kane entre 1953 y 1967.

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

En el cementerio de Forest Lawn Memorial Park, en Hollywood, hay una lápida que lanza un epitafio más que inquietante: “ROBERT KANE aka BOB KANE. […] Bob creó un legado conocido como Batman. […] Una creación de la mano de Dios […] Bob Kane, Bruce Wayne, Batman—Son todos el mismo[…], como hizo su creador — Bob Kane!”. Podría decirse que Bob Kane estaba orgulloso de su personaje, pero también que su epitafio culmina una estrategia vital de negar la inestimable contribución del guionista Bill Finger en el parto de Batman y todo su universo.

Corría el año 1939 y Superman, acreditado al guionista Jerry Siegel y al dibujante Joe Shuster , llevaba un año batiendo marcas de ventas en tebeos. La editorial National, futura DC Comics, encargó al joven dibujante Kane la creación de un héroe similar al Hombre de Acero. A los pocos días Kane llegó a las oficinas de National con un nuevo personaje vestido de murciélago. El protector padre de Kane le acompañó en las negociaciones con la editorial y logró un contrato por el que a su hijo le daban el crédito, cedían más derechos de lo habitual y royalties, en caso de que se publicase en otros formatos. Así, en mayo de 1939, se publica una historieta cuya primera viñeta reza: The Batman. Y un pequeño cuadrado apostilla, como el acuerdo con la editorial decía que debía poner en todos los tebeos, «by Rob’t Kane».

“Oficialmente, para DC Comics, es Bob Kane quien creó a Batman”, explica David Hernando, director editorial en Planeta DeAgostini y autor del libro Batman: El Resto es silencio, “pero, al parecer, en los primeros diseños de Kane para el personaje, basados en El Zorro y las máquinas voladoras de Da Vinci, Batman llevaba un antifaz, tenía alas y su traje era rojizo”. Kane llamó entonces a Bill Finger, un antiguo vendedor de zapatos reconvertido a guionista de tebeos, al que ya había empleado como negro en otras series.

Según La Historia de los Cómics de Steranko, una biblia sobre el tema, fue Finger quien sugirió que le pusiese una capucha que no mostrase los ojos y acabará en dos puntas para imitar las orejas de un murciélago, le cambió las rígidas alas por una capa, le puso unos guantes para que no dejase huellas dactilares y trocó los colores rojizos por el negro azulado. “Mi idea era que Batman”, explica Finger en La Historia…, “fuese una mezcla de Douglas Fairbanks [acróbata], Sherlock Holmes[detective], La Sombra y Doc Savage[héroes pulp].

“Desde el principio, Finger fue el guionista y Kane el dibujante”, explica Hernando, “En todos los personajes de esa época, que era cuando empezaban a nacer, está metido Finger de una manera u otra”. Esto lo confirma Jerry Robinson, ayudante de Kane hasta 1941, cuando pasa a ser el dibujante fantasma de la serie principal de Batman, en una entrevista en el número 271 de The Comics Journal en la que aseguraba: “Bill Finger era realmente el genio creativo de Batman. Él creó a todos los personajes, salvo el Joker [creación de Robinson] y creo que hizo más por Dos Caras [que atribuye a Kane] de lo que admitía”.

Por supuesto, Kane negó todo esto, pero su postura, curiosamente, cambió con la muerte de Finger en 1974. Si en el año 1965 escribía una extensa misiva al editor del fanzine Batmanía, en la que aseveraba que “la verdad es que Finger se acredita mucho más de lo que merece […]. Sé que Bob Kane y ningún otro será recordado como el creador de Batman”, en su autobiografía de 1989, año de la primera película de Tim Burton sobre el personaje, concedía que “Bill Finger fue una enorme contribución en Batman desde el mismísimo comienzo”.

“Kane tenía una mentalidad de hombre de negocios de hoy”, explica el director de la editorial Hernando, “y se aprovechó mucho de los que le rodeaban”. Es cierto que fue de los poquísimos autores de la Golden Age del Cómic, que logró derechos sobre su personaje y que murió relativamente rico. Pero Finger lo hizo pobre y, aunque su nombre no está acreditado como cocreador oficial, sí que lo es en la mente de los aficionados más informados del personaje. Diga lo que diga la tumba de Bob Kane.

Nota: En este enlace de Entrecomics está, traducido al castellano, gran parte del material bruto contenido en este artículo como entrevistas con Kane, Robinson, el hijo de Finger o Sheldon “Shelly” Moldoff, dibujante fantasma de Kane entre 1953 y 1967.

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Good Time’: la mejor película de la temporada que no pudo estrenarse en cines
Aristóteles y las series más pirateadas (2016)
Una promo española de Lost se convierte en internacional por un mensaje en Twitter
El Harry Ramson digitaliza su colección de carteles de cine para uso público
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies