21 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La filosofía callejera de Iván Argote

21 de marzo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Se abre el plano y se escucha una voz detrás de la cámara describiendo un viaje familiar en autobús. La persona que dirige la secuencia empieza a moverse por el vehículo para presentar a su familia. «Este es mi primo Richard, mejor no le molestemos mucho porque está conduciendo. Aquí está mi tío, bueno, no le gusta que le graben…». Las miradas entre indiferencia y perplejidad de los retratados dejan entrever que la supuesta reunión familiar es en realidad una performance del narrador que convierte a unos viajeros en autobús anónimos en complices reticentes de su obra. Todo termina en apenas 40 segundos, tiempo suficiente para adentrarse en el mundo absurdista de Iván Argote.

El humor y la irreverencia son temas recurrentes en la obra de este artista colombiano afincado en París, que encuentra en la calle el espacio más apropiado para realizar sus actuaciones. Para Argote, todo es susceptible a ser intervenido con ciertas reminiscencias a los situacionistas. Cuanto más solemne más parece disfrutar con jugar con ello.

Argote ganó notoriedad en 2008 con ‘Retouch’ un acción donde cubrió con graffiti obras de Mondrian en el centro Pompidou (protegidas por metacrilato).

Su gran habilidad está en lograr que lo absurdo no se acabe convirtiendo en una caricatura o un sketch.

– En «Birthday», Argote se presenta en un ascensor como un extranjero recién llegado a Francia que en el día de su cumpleaños no tiene a nadie para cantarle la canción de cumpleaños feliz. Al finalizar el trayecto convence a todos para que participen.

– En I just want to Give you Money, el creador se mete en el metro y en vez de pedir dinero ofrece una pieza de 10 céntimos a cada uno de los viajeros en el vagón.

– En ‘it rolls’ el artista ata un hilo de coser a un autobús, cuando echa a andar se observa como ese hilo va desapareciendo.

– En ‘Altruismo’ Argote se lanza en un beso apasionado con la barra del metro. Un acto tan íntimo que descoloca a los transeuntes y al espectador.

– En ‘Lovely’ una camioneta de la policía se convierte en un motel improvisado.

– ‘Sans titre’ es una pieza sin sonido y a cámara lenta dónde se observa a gente caminando de espaldas que se giran de golpe. Para generar esta reacción el artista gritaba «Ustedes son bellos».

«Detrás de cada acción hay mucho tiempo de pensamiento. Jamás repito la secuencia. Solo permito que sea una vez. Repetirlo sería una traición al momento», explica Argote que expone hasta el 20 de mayo en el centro de arte 2 de Mayo en Móstoles (Madrid).

El colombiano dice que siempre se ha sentido fascinado por la filosofía y en cierto modo su trabajo es una forma de llevarlo a cabo. «Siempre me ha atraído pero la idea de que para hacerlo había que leer muchos libros y escribir me parecía demasiado reduccionista».

El afán por subvertir realidades convencionales siempre está presente en su día día. Mientras habla con Yorokobu saca su cámara y muestra una foto de una de las estatuas de los reyes en la plaza de ópera envuelta en un poncho. «Creo que resume muy bien lo que he sentido en mi primera visita a España. Tengo la sensación de estar con una tía que nunca he conocido pero al mismo tiempo tengo esa sensación de desapego», explica. «Es mi homenaje al pasado colonial», añade.

Gracias a Eduardo Vea por la pista.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Se abre el plano y se escucha una voz detrás de la cámara describiendo un viaje familiar en autobús. La persona que dirige la secuencia empieza a moverse por el vehículo para presentar a su familia. «Este es mi primo Richard, mejor no le molestemos mucho porque está conduciendo. Aquí está mi tío, bueno, no le gusta que le graben…». Las miradas entre indiferencia y perplejidad de los retratados dejan entrever que la supuesta reunión familiar es en realidad una performance del narrador que convierte a unos viajeros en autobús anónimos en complices reticentes de su obra. Todo termina en apenas 40 segundos, tiempo suficiente para adentrarse en el mundo absurdista de Iván Argote.

El humor y la irreverencia son temas recurrentes en la obra de este artista colombiano afincado en París, que encuentra en la calle el espacio más apropiado para realizar sus actuaciones. Para Argote, todo es susceptible a ser intervenido con ciertas reminiscencias a los situacionistas. Cuanto más solemne más parece disfrutar con jugar con ello.

Argote ganó notoriedad en 2008 con ‘Retouch’ un acción donde cubrió con graffiti obras de Mondrian en el centro Pompidou (protegidas por metacrilato).

Su gran habilidad está en lograr que lo absurdo no se acabe convirtiendo en una caricatura o un sketch.

– En «Birthday», Argote se presenta en un ascensor como un extranjero recién llegado a Francia que en el día de su cumpleaños no tiene a nadie para cantarle la canción de cumpleaños feliz. Al finalizar el trayecto convence a todos para que participen.

– En I just want to Give you Money, el creador se mete en el metro y en vez de pedir dinero ofrece una pieza de 10 céntimos a cada uno de los viajeros en el vagón.

– En ‘it rolls’ el artista ata un hilo de coser a un autobús, cuando echa a andar se observa como ese hilo va desapareciendo.

– En ‘Altruismo’ Argote se lanza en un beso apasionado con la barra del metro. Un acto tan íntimo que descoloca a los transeuntes y al espectador.

– En ‘Lovely’ una camioneta de la policía se convierte en un motel improvisado.

– ‘Sans titre’ es una pieza sin sonido y a cámara lenta dónde se observa a gente caminando de espaldas que se giran de golpe. Para generar esta reacción el artista gritaba «Ustedes son bellos».

«Detrás de cada acción hay mucho tiempo de pensamiento. Jamás repito la secuencia. Solo permito que sea una vez. Repetirlo sería una traición al momento», explica Argote que expone hasta el 20 de mayo en el centro de arte 2 de Mayo en Móstoles (Madrid).

El colombiano dice que siempre se ha sentido fascinado por la filosofía y en cierto modo su trabajo es una forma de llevarlo a cabo. «Siempre me ha atraído pero la idea de que para hacerlo había que leer muchos libros y escribir me parecía demasiado reduccionista».

El afán por subvertir realidades convencionales siempre está presente en su día día. Mientras habla con Yorokobu saca su cámara y muestra una foto de una de las estatuas de los reyes en la plaza de ópera envuelta en un poncho. «Creo que resume muy bien lo que he sentido en mi primera visita a España. Tengo la sensación de estar con una tía que nunca he conocido pero al mismo tiempo tengo esa sensación de desapego», explica. «Es mi homenaje al pasado colonial», añade.

Gracias a Eduardo Vea por la pista.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los terraplanistas, ese grupo que dice saber más que la NASA
Cuando el sexo es arte: el kit para pintar cuadros a dos cuerpos
Los juguetes de antes se fabricaban para perdurar
Saca el creativo que llevas dentro con los consejos del diseñador Adam J. Kurtz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Ufff, da pereza y asco casi todo lo que lee por aquí. Pero que queremos vivimos tiempos de ASCO ABSOLUTO. No se que interés puede tener este artículo sino el de demostrar como una vez más la desinformación, la ignorancia y el atrevimiento pueden acometer los actos más estúpidos y darles una importancia que en absoluto merecen.

    Una pena

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies