6 de octubre 2017    /   CIENCIA
por
fotografia  Allan Kaprow

La inteligencia artificial es capaz de predecir el fracaso matrimonial

6 de octubre 2017    /   CIENCIA     por        fotografia  Allan Kaprow
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El matrimonio, o la vida en pareja en general, es una empresa complicada. Vivir con otra persona con sus propias manías, particularidades, intereses y talentos es un continuo ejercicio de malabarismo que a veces fracasa.

Desde las investigaciones del psicólogo John Gottmann sabemos que se pueden detectar indicios que permiten predecir si una pareja será capaz de perdurar incluso en las fases iniciales de su relación; cuestiones como el respeto a las opiniones de la pareja, el modo de resolver los conflictos e incluso el tono de voz y la forma de hablarse el uno al otro pueden predecir si ese emparejamiento tiene visos de futuro, o no.

Ahora otro grupo de psicólogos acaba de publicar un artículo en el que han entrenado a una Inteligencia Artificial (IA) para que haga un análisis de parejas en terapia matrimonial;  la IA ha conseguido una elevada tasa de acierto (del 79,3%) en cuanto a predecir el éxito de la terapia, es decir, si la pareja en cuestión sobreviviría como tal o no.

Lo que decimos es importante, pero aún lo es más cómo lo decimos

Lo interesante no es sólo que la IA tuviese más éxito en la predicción que los propios terapeutas (que acertaron el 75,6% de las veces), sino cómo lo hizo: usando tan sólo el tono y los patrones de voz mientras las parejas hablaban, sin entender el contenido de sus conversaciones. Es decir, que los ritmos, tonos y patrones de la conversación entre dos personas pueden usarse para predecir si su relación de pareja tiene futuro o no. Lo que decimos es importante, pero aún lo es más cómo lo decimos.

Un sistema de este tipo puede convertirse en una buena herramienta para la terapia matrimonial, aunque también en un problema serio de cara a nuestra futura privacidad: imaginemos un banco, o una compañía de seguros, o una inmobiliaria desplegando y usando algo así para evaluar si nos concede un préstamo, nos vende una casa o nos deja contratar un seguro.  También es verdad que el estudio tiene sus limites desde el punto de vista científico: se hizo sin grupo de control analizando tan sólo parejas que ya tenían problemas.

En todo caso los grandes avances que se han producido últimamente en el campo de la Inteligencia Artificial llevarán a usos que hoy ni siquiera imaginamos en rincones de nuestra vida que pensábamos quedarían a salvo. ¿Se imagina una versión de Tinder con esta IA ofreciendo una predicción de compatibilidad de pareja antes de cada cita? ¿Favorecería esto las puntuaciones altas, o bajas?

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El matrimonio, o la vida en pareja en general, es una empresa complicada. Vivir con otra persona con sus propias manías, particularidades, intereses y talentos es un continuo ejercicio de malabarismo que a veces fracasa.

Desde las investigaciones del psicólogo John Gottmann sabemos que se pueden detectar indicios que permiten predecir si una pareja será capaz de perdurar incluso en las fases iniciales de su relación; cuestiones como el respeto a las opiniones de la pareja, el modo de resolver los conflictos e incluso el tono de voz y la forma de hablarse el uno al otro pueden predecir si ese emparejamiento tiene visos de futuro, o no.

Ahora otro grupo de psicólogos acaba de publicar un artículo en el que han entrenado a una Inteligencia Artificial (IA) para que haga un análisis de parejas en terapia matrimonial;  la IA ha conseguido una elevada tasa de acierto (del 79,3%) en cuanto a predecir el éxito de la terapia, es decir, si la pareja en cuestión sobreviviría como tal o no.

Lo que decimos es importante, pero aún lo es más cómo lo decimos

Lo interesante no es sólo que la IA tuviese más éxito en la predicción que los propios terapeutas (que acertaron el 75,6% de las veces), sino cómo lo hizo: usando tan sólo el tono y los patrones de voz mientras las parejas hablaban, sin entender el contenido de sus conversaciones. Es decir, que los ritmos, tonos y patrones de la conversación entre dos personas pueden usarse para predecir si su relación de pareja tiene futuro o no. Lo que decimos es importante, pero aún lo es más cómo lo decimos.

Un sistema de este tipo puede convertirse en una buena herramienta para la terapia matrimonial, aunque también en un problema serio de cara a nuestra futura privacidad: imaginemos un banco, o una compañía de seguros, o una inmobiliaria desplegando y usando algo así para evaluar si nos concede un préstamo, nos vende una casa o nos deja contratar un seguro.  También es verdad que el estudio tiene sus limites desde el punto de vista científico: se hizo sin grupo de control analizando tan sólo parejas que ya tenían problemas.

En todo caso los grandes avances que se han producido últimamente en el campo de la Inteligencia Artificial llevarán a usos que hoy ni siquiera imaginamos en rincones de nuestra vida que pensábamos quedarían a salvo. ¿Se imagina una versión de Tinder con esta IA ofreciendo una predicción de compatibilidad de pareja antes de cada cita? ¿Favorecería esto las puntuaciones altas, o bajas?

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
BOINC: pon tu smartphone al servicio de la ciencia
¿De quién es el aire?
La gente más extraña del mundo… los occidentales
La guerra es la madre de la civilización
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies