14 de agosto 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La invasión de cadáveres de bicis en Nueva York

14 de agosto 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Nueva York aloja en el ruido de sus calles un cementerio silente de bicis. Hay cientos de bicicletas abandonadas que un día cualquiera alguien ató por última vez a un poste hasta nunca jamás. Pero… ¿hasta dónde puede llegar esta necrópolis que invade las aceras de la ciudad?

Transportation Nation, un proyecto de radio pública de WNYC especializado en temas de transporte sostenible e infraestructuras, se detuvo ante los restos de estas bicis. Había demasiadas. Y nadie se las llevaba. Ni sus dueños ni el Departamento de Salubridad de Nueva York.

“Nos dimos cuenta de que había trozos de bicis oxidados encadenados a señales de tráfico por toda la ciudad. A veces permanecían ahí incluso años”, explica Alex Goldmark, miembro de Transportation Nation. “Queríamos saber por qué permanecían tanto tiempo ahí. Están quitando un espacio muy valioso para aparcar bicis y molestando el paso en las aceras”.

Investigaron y descubrieron que los requisitos para que la Administración las retire del espacio público son tan extremas que acaba convirtiéndose en un algo inusual. Dicen que el Departamento de Salubridad recoge menos del 20% de las bicis abandonadas. Solo lo hace después de que alguien llame al 311 y dé una descripción detallada de la bici y del objeto al que está encadenada. Esa llamada se dirige a un especialista y éste convierte la denuncia en una queja oficial.

La retirada solo ocurrirá si se cumplen tres de estos cinco requisitos:

Debe tener aspecto de aplastada y no utilizable
Deben faltarle algunas partes distintas al sillín o la rueda delantera
Las ruedas deben estar desinfladas o no debe haber ruedas
Las marchas y los pedales deben estar estropeados. Las llantas y el cuadro deben estar doblados
El 75% de la bici debe estar oxidado

No es fácil. Y la ciudad, mientras tanto, sigue alimentando su camposanto. Transportation Nation se planteó entonces pedir a sus oyentes que enviasen fotos de bicis abandonadas por la ciudad. Fue el pasado abril. En pocas semanas recibieron más de 500 imágenes que han sido geolocalizadas en un mapa online.

El proyecto empezó con la intención de averiguar “el alcance del daño que estas bicis estaban causando a Nueva York”, dice Goldmark. “Hicimos una investigación mediante crowdsourcing y la iniciativa despegó. Descubrimos que a muchos neoyorquinos les gusta hacer fotos de bicis abandonadas. Los oyentes de WNYC y Transportation Nation nos abrumaron con más de 500 fotografías que pusimos en un mapa para ayudar a que se retiren de forma más fácil”.

El propósito social desveló una cierta afición ciudadana por la estética de las bicis convertidas en ruinas. “Son parte de la banda sonora visual de nuestra ciudad bulliciosa. Es el escenario de fondo de las rutinas diarias. Muchos individuos pasan por el lado del mismo cadáver de bici todos los días. Lo ve entre la nieve del invierno, encharcada por la lluvia de primavera… Va viendo cómo va perdiendo todas sus partes”.

Y la estampa acaba despertando algunos sentimientos. “Cuando pedimos las fotos, mucha gente envió también comentarios sobre la forma en la que habían acabado estableciendo una relación con ellas. Esas conexiones, a veces, van desde el enfado a la intriga o la confesión de desear robarlas”, indica Goldmark.

La emoción que despiertan estas bicis dio una idea a Transportation Nation. Harían una exposición con las imágenes recogidas. La muestra Abandoned Bike Project se estrenó el 1 de agosto en The Greene Space, en Manhattan, y estará hasta el 4 de septiembre como “una colección de desechos de la movilidad urbana en una ciudad ajetreada”.

“Cuando miras todas las imágenes puedes sentir el ritmo que se desprende de las similitudes entre todas estas bicis y, a la vez, la unicidad de cada una de ellas”, comenta el estadounidense. “Es cautivador ver los matices de la decadencia”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Nueva York aloja en el ruido de sus calles un cementerio silente de bicis. Hay cientos de bicicletas abandonadas que un día cualquiera alguien ató por última vez a un poste hasta nunca jamás. Pero… ¿hasta dónde puede llegar esta necrópolis que invade las aceras de la ciudad?

Transportation Nation, un proyecto de radio pública de WNYC especializado en temas de transporte sostenible e infraestructuras, se detuvo ante los restos de estas bicis. Había demasiadas. Y nadie se las llevaba. Ni sus dueños ni el Departamento de Salubridad de Nueva York.

“Nos dimos cuenta de que había trozos de bicis oxidados encadenados a señales de tráfico por toda la ciudad. A veces permanecían ahí incluso años”, explica Alex Goldmark, miembro de Transportation Nation. “Queríamos saber por qué permanecían tanto tiempo ahí. Están quitando un espacio muy valioso para aparcar bicis y molestando el paso en las aceras”.

Investigaron y descubrieron que los requisitos para que la Administración las retire del espacio público son tan extremas que acaba convirtiéndose en un algo inusual. Dicen que el Departamento de Salubridad recoge menos del 20% de las bicis abandonadas. Solo lo hace después de que alguien llame al 311 y dé una descripción detallada de la bici y del objeto al que está encadenada. Esa llamada se dirige a un especialista y éste convierte la denuncia en una queja oficial.

La retirada solo ocurrirá si se cumplen tres de estos cinco requisitos:

Debe tener aspecto de aplastada y no utilizable
Deben faltarle algunas partes distintas al sillín o la rueda delantera
Las ruedas deben estar desinfladas o no debe haber ruedas
Las marchas y los pedales deben estar estropeados. Las llantas y el cuadro deben estar doblados
El 75% de la bici debe estar oxidado

No es fácil. Y la ciudad, mientras tanto, sigue alimentando su camposanto. Transportation Nation se planteó entonces pedir a sus oyentes que enviasen fotos de bicis abandonadas por la ciudad. Fue el pasado abril. En pocas semanas recibieron más de 500 imágenes que han sido geolocalizadas en un mapa online.

El proyecto empezó con la intención de averiguar “el alcance del daño que estas bicis estaban causando a Nueva York”, dice Goldmark. “Hicimos una investigación mediante crowdsourcing y la iniciativa despegó. Descubrimos que a muchos neoyorquinos les gusta hacer fotos de bicis abandonadas. Los oyentes de WNYC y Transportation Nation nos abrumaron con más de 500 fotografías que pusimos en un mapa para ayudar a que se retiren de forma más fácil”.

El propósito social desveló una cierta afición ciudadana por la estética de las bicis convertidas en ruinas. “Son parte de la banda sonora visual de nuestra ciudad bulliciosa. Es el escenario de fondo de las rutinas diarias. Muchos individuos pasan por el lado del mismo cadáver de bici todos los días. Lo ve entre la nieve del invierno, encharcada por la lluvia de primavera… Va viendo cómo va perdiendo todas sus partes”.

Y la estampa acaba despertando algunos sentimientos. “Cuando pedimos las fotos, mucha gente envió también comentarios sobre la forma en la que habían acabado estableciendo una relación con ellas. Esas conexiones, a veces, van desde el enfado a la intriga o la confesión de desear robarlas”, indica Goldmark.

La emoción que despiertan estas bicis dio una idea a Transportation Nation. Harían una exposición con las imágenes recogidas. La muestra Abandoned Bike Project se estrenó el 1 de agosto en The Greene Space, en Manhattan, y estará hasta el 4 de septiembre como “una colección de desechos de la movilidad urbana en una ciudad ajetreada”.

“Cuando miras todas las imágenes puedes sentir el ritmo que se desprende de las similitudes entre todas estas bicis y, a la vez, la unicidad de cada una de ellas”, comenta el estadounidense. “Es cautivador ver los matices de la decadencia”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
David Sánchez: «Este cómic es ya… Pufff… Ha reventado la cosa»
La venganza del dios Mercado
«El 3D da para mucho más que para crear orcos, coches o edificios»
Monstruo Espagueti: «Mi auténtica profesión es tocar los huevos»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • Qué artista el que ató la cadena a la rueda, sin más. El que se la llevó montado en ella haciendo caballitos todavía se estará riendo. Securitas Direct, ¿dígame?

  • hace poco vengo llegando de New york, y exactamente una de las cosas que más me llamó la atención fué la cantidad de bicicletas abandonadas por la ciudad, recorrí la ciudad a pié y la verdad me dieron ganas de tomar una y recorrer aún mas lejos la ciudad, y sí, es cierto, creo que es su identidad. Muy bonita ciudad, encantado iría otra vez!!!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies