30 de mayo 2012    /   BUSINESS
por
 

La invasión de los robots japoneses monoplaza

30 de mayo 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A las personas las mueven los objetivos, los deseos, los anhelos, esas marcas que colocamos en el camino que recorremos para poder dirigir el siguiente paso de nuestras vidas en la dirección que creemos correcta. ¿Quién diantres no ha soñado con pilotar un robot e invadir, digamos, Liechtenstein?

Kogoro Kurata se diferencia de usted y yo en dos pequeños detalles. Él no se ha detenido hasta construir ese robot y no quiere invadir ningún país pequeño. Kurata comenzó con el proyecto hace dos años. Creó Suidobashi Heavy Industry y buscó un experto en sistemas de control de robots, un relaciones públicas y un desarrollador web. De lo demás se ocupa él, que define a la iniciativa como un proyecto artístico.

Kurata, que es escultor y trabaja principalmente con metal, tenía clara la motivación que le ha llevado a crear estas máquinas. «Quería montar en un robot realmente grande y me preguntaba por qué nadie lo fabricaba», cuenta.

A partir de ahí, sacó el dinero de donde pudo y se puso a soldar. «este proyecto es una pieza de arte que tiene una historia», dice. «Sin embargo, estaría encantado de venderlo. Si conocéis a alguien a quien le gustase comprar esto o a una persona tremendamente rica, presentádmelo, por favor».

Los robots, a los que ha bautizado con el nombre de Kuratas, llevan integrado un sistema de control -llamado V-side- desarrollado por Wataru Yoshizaki. «Ese sistema controla al artilugio mediante joysticks aunque se puede controlar remotamente con el Kinect», explica Kurata.

Los Kuratas en los que está trabajando el japonés actualmente miden 4 metros de altura y pesan 4 toneladas y media. Estarán disponibles para el verano de este mismo año, según sus creadores.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A las personas las mueven los objetivos, los deseos, los anhelos, esas marcas que colocamos en el camino que recorremos para poder dirigir el siguiente paso de nuestras vidas en la dirección que creemos correcta. ¿Quién diantres no ha soñado con pilotar un robot e invadir, digamos, Liechtenstein?

Kogoro Kurata se diferencia de usted y yo en dos pequeños detalles. Él no se ha detenido hasta construir ese robot y no quiere invadir ningún país pequeño. Kurata comenzó con el proyecto hace dos años. Creó Suidobashi Heavy Industry y buscó un experto en sistemas de control de robots, un relaciones públicas y un desarrollador web. De lo demás se ocupa él, que define a la iniciativa como un proyecto artístico.

Kurata, que es escultor y trabaja principalmente con metal, tenía clara la motivación que le ha llevado a crear estas máquinas. «Quería montar en un robot realmente grande y me preguntaba por qué nadie lo fabricaba», cuenta.

A partir de ahí, sacó el dinero de donde pudo y se puso a soldar. «este proyecto es una pieza de arte que tiene una historia», dice. «Sin embargo, estaría encantado de venderlo. Si conocéis a alguien a quien le gustase comprar esto o a una persona tremendamente rica, presentádmelo, por favor».

Los robots, a los que ha bautizado con el nombre de Kuratas, llevan integrado un sistema de control -llamado V-side- desarrollado por Wataru Yoshizaki. «Ese sistema controla al artilugio mediante joysticks aunque se puede controlar remotamente con el Kinect», explica Kurata.

Los Kuratas en los que está trabajando el japonés actualmente miden 4 metros de altura y pesan 4 toneladas y media. Estarán disponibles para el verano de este mismo año, según sus creadores.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo trabajar desde casa sin volverse loco
Pasos de cebra para distraídos
Cosas que aprendíamos de memoria
Libros que pueden enseñarte tanto como el ‘Kamasutra’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies