fbpx
8 de junio 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

La invasión de robots de Sátrapa

8 de junio 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El Gran Sátrapa explica que nunca quiso estar en Santiago de Compostela pero, oiga, la vida es como es y a veces toca tragar con lo que a uno le cae. En cualquier caso, Sátrapa dice que su mente «campa libremente por un universo de ficción y fantasía» por lo que el confinamiento geográfico nunca fue una traba a su creatividad.
Sátrapa hace robots. Él lo explica todo diciendo que lo suyo es «energía positiva en constante transformación y manifestada en forma de actuaciones artísticas llenas de fantasía y sátira». Es decir, que el mensaje es el que es pero que lo de los robots no siempre fue así. De hecho, todo el proyecto responde a un reciclaje personal «a una edad en la que la mayoría está pensando en la jubilación».
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Su arte se estampó inicialmente en pinturas sobre contrachapados, a modo de cómics con una alta carga crítica. Se produjo un salto a la escultura y, «de manera casual» aparecieron los primeros androides. «Ocurrió sin más», quizás a causa de lo que el artista denomina «la multicrisis perfecta: crisis personal, crisis profesional y crisis global».
No quedó entonces más remedio que crear la Factoría de Androides, una pequeña empresa que dio cobijo a los primeros robots fabricados a base de «piezas procedentes del desguace de diversos aparatos y artilugios: relojes, televisores, radios, ordenadores, electrodomésticos, lámparas o maderas», dice.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tras la fabricación de cada ente llega el storytelling. Sátrapa inventa una vida para cada uno de sus robots. «El androide es sometido a un duro y exigente reportaje fotográfico en el que se intentan acentuar sus peculiares rasgos personales con la finalidad de desarrollar su futura vida virtual en el universo Sátrapa», explica el gallego. «Muchos de estos traviesos e inquietos robots adquieren similitudes con personajes del mundo real a los que satirizan en fotobiografías que circulan por las redes sociales».
Sátrapa admite sin rubor lo que parece obivio en todo amante de los seres hechos de lata: que la ciencia ficción de los años 50 es su mayor influencia y un entretenimiento mejor que comer con las manos. El creador de los robots recuerda que, en aquellas películas «los androides alcanzaban incluso mayor protagonismo y popularidad que muchos de los personajes principales» con los que compartían reparto.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El proceso es el habitual en muchos de estos casos: poca pasta y un amplio campo de experimentación abierto para que la imaginación sea el mayor activo. «En numerosas ocasiones comienzo a trabajar en un androide con una idea preconcebida y en otras surge de forma espontánea a partir de la peculiaridad de algún objeto», cuenta Sátrapa.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La otra rama de la aventura del gallego se llama Artefactos y él la define como «fotografía de autor, pintura, diseños de objetos y
mobiliario de pequeño formato usando materiales reciclados».
Cuenta que todo echó a andar en febrero de este año que aprecia «brotes verdes en forma de una permanente invasión de androides, un proyecto de creación de un robot con movimiento junto a una empresa de robótica» y varias propuestas en las que su ejército de robots es la imagen de diversos eventos. Los robots han comenzado a dominar el mundo, al menos en el imaginario de Sátrapa.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 
 

El Gran Sátrapa explica que nunca quiso estar en Santiago de Compostela pero, oiga, la vida es como es y a veces toca tragar con lo que a uno le cae. En cualquier caso, Sátrapa dice que su mente «campa libremente por un universo de ficción y fantasía» por lo que el confinamiento geográfico nunca fue una traba a su creatividad.
Sátrapa hace robots. Él lo explica todo diciendo que lo suyo es «energía positiva en constante transformación y manifestada en forma de actuaciones artísticas llenas de fantasía y sátira». Es decir, que el mensaje es el que es pero que lo de los robots no siempre fue así. De hecho, todo el proyecto responde a un reciclaje personal «a una edad en la que la mayoría está pensando en la jubilación».
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Su arte se estampó inicialmente en pinturas sobre contrachapados, a modo de cómics con una alta carga crítica. Se produjo un salto a la escultura y, «de manera casual» aparecieron los primeros androides. «Ocurrió sin más», quizás a causa de lo que el artista denomina «la multicrisis perfecta: crisis personal, crisis profesional y crisis global».
No quedó entonces más remedio que crear la Factoría de Androides, una pequeña empresa que dio cobijo a los primeros robots fabricados a base de «piezas procedentes del desguace de diversos aparatos y artilugios: relojes, televisores, radios, ordenadores, electrodomésticos, lámparas o maderas», dice.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tras la fabricación de cada ente llega el storytelling. Sátrapa inventa una vida para cada uno de sus robots. «El androide es sometido a un duro y exigente reportaje fotográfico en el que se intentan acentuar sus peculiares rasgos personales con la finalidad de desarrollar su futura vida virtual en el universo Sátrapa», explica el gallego. «Muchos de estos traviesos e inquietos robots adquieren similitudes con personajes del mundo real a los que satirizan en fotobiografías que circulan por las redes sociales».
Sátrapa admite sin rubor lo que parece obivio en todo amante de los seres hechos de lata: que la ciencia ficción de los años 50 es su mayor influencia y un entretenimiento mejor que comer con las manos. El creador de los robots recuerda que, en aquellas películas «los androides alcanzaban incluso mayor protagonismo y popularidad que muchos de los personajes principales» con los que compartían reparto.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El proceso es el habitual en muchos de estos casos: poca pasta y un amplio campo de experimentación abierto para que la imaginación sea el mayor activo. «En numerosas ocasiones comienzo a trabajar en un androide con una idea preconcebida y en otras surge de forma espontánea a partir de la peculiaridad de algún objeto», cuenta Sátrapa.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La otra rama de la aventura del gallego se llama Artefactos y él la define como «fotografía de autor, pintura, diseños de objetos y
mobiliario de pequeño formato usando materiales reciclados».
Cuenta que todo echó a andar en febrero de este año que aprecia «brotes verdes en forma de una permanente invasión de androides, un proyecto de creación de un robot con movimiento junto a una empresa de robótica» y varias propuestas en las que su ejército de robots es la imagen de diversos eventos. Los robots han comenzado a dominar el mundo, al menos en el imaginario de Sátrapa.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Stephanie Chaves dibuja el sexo en colores
Turistas a la izquierda, neoyorquinos a la derecha
¿Tienes problemas? Lee un tebeo
Manual de supervivencia urbana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *