fbpx
20 de enero 2020    /   BUSINESS
por
Fotos  Heywood Hill

La librería pija que quiere redefinir el negocio de los libreros

Esta es una de historia de ricos ingleses. Y de ti. Y he aquí la sorpresa: no va de que te quieras convertir en un rico inglés sino de que en la pijísima librería londinense Heywood Hill han creado un modelo de recomendación personalizada de mandanga para que, a cambio de unas libras, los libreros te envíen los libros que te calzan como pepino en ensalada

20 de enero 2020    /   BUSINESS     por        Fotos  Heywood Hill
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Vamos a dejar claro que este es el tipo de cosas que pasan en Mayfair, un barrio que deja al Passeig de Gràcia como el bulevar de los pordioseros. Allí, en Londres, la ciudad con mil y una opciones para dejarte la pasta si eres asquerosamente rico, una librería que lleva abierta 80 años ha montado un servicio de charleta literaria y recomendación para sobrevivir 80 más.

Para ponernos en situación, vamos a presentarte Heywood Hill. La librería es propiedad de la persona con el mejor nombre del mundo: Peregrine Cavendish, duodécimo duque de Devonshire, a la sazón sobrino de la novelista británica Nancy Mitford. Mitford es la trabajadora más ilustre que ha estado tras el mostrador del establecimiento y llegó allí de sustitución. Entre 1942 y 1945, el dueño de la tienda, el mismísimo George Heywood Hill original, estuvo en la II Guerra Mundial haciendo las típicas cosas que se hacían allí: pasar frío y pegar tiros a nazis.

En 1945, el señor Hill regresó, Nancy Mitford publicó A la caza del amor, lo petó y el señor Hill no la volvió a ver más que como cliente, que tampoco era tan a menudo porque Mitford se fue a vivir a París porque ya se sabe la vida alegre de la gente guapa en París.

Con el tiempo, la librería fue heredada por el cuñado de Nancy Mitford, Andrew Cavendish, undécimo duque de Devonshire, y luego, por la lógica que rige los ducados, por su hijo. Así funcionan las cosas en Gran Bretaña y, en general, en todos los sitios en los que heredas títulos por la cara. Como si hubiera otra manera.

Artículo relacionado

El que se ocupa de dirigir el negocio de forma ejecutiva es el yerno del duque, Nicky Dunne, ya que el duque es de pasar largos periodos de tiempo en su hogar de Derbyshire. Sí, Derbyshire, no Devonshire, que encima el tío se ha ido a vivir a la competencia.

Vamos al turrón, que si nos ponemos a explicar los detalles no te contamos que el invento de Dunne y su equipo se llama A year in books (Un año de libros).

La mecánica es la siguiente: echas un rato de charla con uno de los libreros del establecimiento. Él pilla lo que te gusta, te coge el rollo y se tira un año enviándote paquetes mensuales con libros que ha escogido especialmente para ti.  Según dice a Vanity Fair Karin Scherer, una de las libreras, «no hay dos personas que reciban el mismo paquete». Y ojo, ahora mismo Heywood Hill cuenta con 700 suscriptores al servicio.

Heywood HIll ha creado un servicio para vencer a los algoritmos y para ofrecer una experiencia que les mantenga alejados del clic y recibir de los gigantes de la distribución que despachan libros a espuertas.

La cita inicial es algo así como la consulta con el confesor. Dice a The New Yorker Camille Van de Velde, la directora de suscripciones, que algunos clientes van muy decididos y que otros necesitan más tiempo para meterse en el rollo. «Hablo con muchos de ellos una vez al mes por email», asegura.

El precio de las suscripciones oscila entre las 125 libras al año por 6 libros con pasta blanda a las 1.125 libras que pagas para recibir 40 libros de pasta dura y edición fina filipina.

¿Puede el librero equivocarse? Sí, el librero se puede equivocar. Pero también se equivoca Spotify cuando me casca a Melendi porque he escuchado a Kiko Veneno.

Y ya que estamos con el tema…

Mira, cari, es que se acaba de lanzar una reedición del mitiquísimo cómic Persépolis, de la no menos mítica autora iraní Marjane Satrapi.

Y que resulta que es un tocho precioso, finísimo, llenísimo con sus 352 páginas. La nueva edición incluye una nueva traducción, un nuevo formato, una nueva rotulación y un nuevo diseño para contar la misma historia de una joven en mitad de la revolución iraní, la restricción de libertades, la represión y la jarana que se montó en el Irán de principios de los 80.

persepolis

Unos minutos musicales para terminar

Este grupo se llama Adiós Amores y es algo así como si a Françoise Hardy la arrojas en mitad de la sevillana Alameda de Hércules. Y es mu rico.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Vamos a dejar claro que este es el tipo de cosas que pasan en Mayfair, un barrio que deja al Passeig de Gràcia como el bulevar de los pordioseros. Allí, en Londres, la ciudad con mil y una opciones para dejarte la pasta si eres asquerosamente rico, una librería que lleva abierta 80 años ha montado un servicio de charleta literaria y recomendación para sobrevivir 80 más.

Para ponernos en situación, vamos a presentarte Heywood Hill. La librería es propiedad de la persona con el mejor nombre del mundo: Peregrine Cavendish, duodécimo duque de Devonshire, a la sazón sobrino de la novelista británica Nancy Mitford. Mitford es la trabajadora más ilustre que ha estado tras el mostrador del establecimiento y llegó allí de sustitución. Entre 1942 y 1945, el dueño de la tienda, el mismísimo George Heywood Hill original, estuvo en la II Guerra Mundial haciendo las típicas cosas que se hacían allí: pasar frío y pegar tiros a nazis.

En 1945, el señor Hill regresó, Nancy Mitford publicó A la caza del amor, lo petó y el señor Hill no la volvió a ver más que como cliente, que tampoco era tan a menudo porque Mitford se fue a vivir a París porque ya se sabe la vida alegre de la gente guapa en París.

Con el tiempo, la librería fue heredada por el cuñado de Nancy Mitford, Andrew Cavendish, undécimo duque de Devonshire, y luego, por la lógica que rige los ducados, por su hijo. Así funcionan las cosas en Gran Bretaña y, en general, en todos los sitios en los que heredas títulos por la cara. Como si hubiera otra manera.

El que se ocupa de dirigir el negocio de forma ejecutiva es el yerno del duque, Nicky Dunne, ya que el duque es de pasar largos periodos de tiempo en su hogar de Derbyshire. Sí, Derbyshire, no Devonshire, que encima el tío se ha ido a vivir a la competencia.

Vamos al turrón, que si nos ponemos a explicar los detalles no te contamos que el invento de Dunne y su equipo se llama A year in books (Un año de libros).

Artículo relacionado

La mecánica es la siguiente: echas un rato de charla con uno de los libreros del establecimiento. Él pilla lo que te gusta, te coge el rollo y se tira un año enviándote paquetes mensuales con libros que ha escogido especialmente para ti.  Según dice a Vanity Fair Karin Scherer, una de las libreras, «no hay dos personas que reciban el mismo paquete». Y ojo, ahora mismo Heywood Hill cuenta con 700 suscriptores al servicio.

Heywood HIll ha creado un servicio para vencer a los algoritmos y para ofrecer una experiencia que les mantenga alejados del clic y recibir de los gigantes de la distribución que despachan libros a espuertas.

La cita inicial es algo así como la consulta con el confesor. Dice a The New Yorker Camille Van de Velde, la directora de suscripciones, que algunos clientes van muy decididos y que otros necesitan más tiempo para meterse en el rollo. «Hablo con muchos de ellos una vez al mes por email», asegura.

El precio de las suscripciones oscila entre las 125 libras al año por 6 libros con pasta blanda a las 1.125 libras que pagas para recibir 40 libros de pasta dura y edición fina filipina.

¿Puede el librero equivocarse? Sí, el librero se puede equivocar. Pero también se equivoca Spotify cuando me casca a Melendi porque he escuchado a Kiko Veneno.

Y ya que estamos con el tema…

Mira, cari, es que se acaba de lanzar una reedición del mitiquísimo cómic Persépolis, de la no menos mítica autora iraní Marjane Satrapi.

Y que resulta que es un tocho precioso, finísimo, llenísimo con sus 352 páginas. La nueva edición incluye una nueva traducción, un nuevo formato, una nueva rotulación y un nuevo diseño para contar la misma historia de una joven en mitad de la revolución iraní, la restricción de libertades, la represión y la jarana que se montó en el Irán de principios de los 80.

persepolis

Unos minutos musicales para terminar

Este grupo se llama Adiós Amores y es algo así como si a Françoise Hardy la arrojas en mitad de la sevillana Alameda de Hércules. Y es mu rico.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘No tengo maestro. Tengo dibujos’
El nombre (raro) de las cosas que no tienen nombre
Tu proyecto digital, a cuatro patas
La curiosidad mató al gato (si quieres saber lo que otros piensan de verdad sobre ti)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies