31 de mayo 2012    /   IDEAS
por
 

La mente masculina pasada por la psicodelia

31 de mayo 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La mente de un hombre es un lugar complejo lleno de fantasías surrealistas repletas de colores chillones. Un lugar donde el anhelo por ver mujeres desnudas está muy presente. Donde los elefantes vuelan y el cerebro es incontrolable. Estas son algunas de las escenas del universo psicodelico que ha creado el animador Rémy M. Larochelle para la canción The Male Mind del grupo irlándés We Cut Corners. Un trabajo de artesanía digital en estado puro.

Contactamos con el artista de Montreal para saber un poco más sobre el proyecto que ha sido portada en Vimeo.

 ¿Cómo surgió el proyecto?

Hace un año recibí un email de John Duignan de We Cut Corners tras ver en portada de Vimeo un trabajo que había realizado para Demars. Me contactó interesado en colaborar para hacer algo para su banda.

¿Qué buscaban? ¿Te dieron libertad creativa?

¡Querían algo más monocromático y oscuro! Pero la energía de la canción me hizo volverme loco con el estilo de la animación. El riff de la guitarra me dio la idea de crear repetición. Logré convencerlos. Me dejaron hacer prácticamente todo lo que tenía en mente.

¿Cuál es el estilo visual que has escogido para el vídeo? 

Mi idea inicial para Male Mind era intentar hacer animación de forma similar a mi manera de pintar. Con mucha libertad e improvisación. Quería crear una experiencia psicodelica, jugar con colores y formas abstractas. Cualquier cosa que me saltaba a la cabeza en el momento. Creo que al final ha quedado algo cercano a cómo visualizo una experiencia hipnótica.

¿Cuánto tardaste en completar el proyecto?

Tardé dos meses en crearlo. Toda la animación se hizo a mano. Fotograma a fotograma. Lo dibujé inicialmente en una pantalla Cintiq. Utilicé el software de ToonBoom para componerlo.

¿Trabajas a tiempo completo en animación y dirección?

Sí, me considero un afortunado.

Hay una cosa más. Dinos algo sobre ese personaje tan hipnotizador que aparece al principio y al final del vídeo. Es adictivo.

¡Lo se! Apareció de la nada. Es lo que pasa a veces cuando trabajas de forma improvisada. Sale buen material así.

La mente de un hombre es un lugar complejo lleno de fantasías surrealistas repletas de colores chillones. Un lugar donde el anhelo por ver mujeres desnudas está muy presente. Donde los elefantes vuelan y el cerebro es incontrolable. Estas son algunas de las escenas del universo psicodelico que ha creado el animador Rémy M. Larochelle para la canción The Male Mind del grupo irlándés We Cut Corners. Un trabajo de artesanía digital en estado puro.

Contactamos con el artista de Montreal para saber un poco más sobre el proyecto que ha sido portada en Vimeo.

 ¿Cómo surgió el proyecto?

Hace un año recibí un email de John Duignan de We Cut Corners tras ver en portada de Vimeo un trabajo que había realizado para Demars. Me contactó interesado en colaborar para hacer algo para su banda.

¿Qué buscaban? ¿Te dieron libertad creativa?

¡Querían algo más monocromático y oscuro! Pero la energía de la canción me hizo volverme loco con el estilo de la animación. El riff de la guitarra me dio la idea de crear repetición. Logré convencerlos. Me dejaron hacer prácticamente todo lo que tenía en mente.

¿Cuál es el estilo visual que has escogido para el vídeo? 

Mi idea inicial para Male Mind era intentar hacer animación de forma similar a mi manera de pintar. Con mucha libertad e improvisación. Quería crear una experiencia psicodelica, jugar con colores y formas abstractas. Cualquier cosa que me saltaba a la cabeza en el momento. Creo que al final ha quedado algo cercano a cómo visualizo una experiencia hipnótica.

¿Cuánto tardaste en completar el proyecto?

Tardé dos meses en crearlo. Toda la animación se hizo a mano. Fotograma a fotograma. Lo dibujé inicialmente en una pantalla Cintiq. Utilicé el software de ToonBoom para componerlo.

¿Trabajas a tiempo completo en animación y dirección?

Sí, me considero un afortunado.

Hay una cosa más. Dinos algo sobre ese personaje tan hipnotizador que aparece al principio y al final del vídeo. Es adictivo.

¡Lo se! Apareció de la nada. Es lo que pasa a veces cuando trabajas de forma improvisada. Sale buen material así.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Bienal’ y ‘bianual’ no son lo mismo (y otros líos con la paronimia)
La paliza que marcó la vida de Julio Verne
Los artesanos que rescatan barcos antiguos
El Romeo y Julieta de Bagdad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad