4 de febrero 2022    /   IGLUU
por
 

4 de febrero 2022    /   IGLUU     por          
twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Su padre fue uno de los grandes diseñadores de la moda en España y abanderó aquello de «la arruga es bella» que supuso una auténtica revolución. Hoy está al frente de la compañía su hija Adriana, que aunque mantiene la esencia que hizo única a la firma Adolfo Domínguez, es consciente de la necesidad de adaptarse a otra forma de vivir y entender el mundo y la empresa.

Adriana Domínguez tomó las riendas de la compañía pocos meses antes de que llegara la pandemia. Nombrada consejera delegada en 2017, le ha tocado ahora asumir un reto enorme: reflotar la empresa que creó su padre en un momento clave de su historia. «Soy una persona idealista, amo profundamente esta marca, y por tanto desde el principio tuve la fe en el talento de nuestro equipo para realizar este trabajo».

La joven empresaria se muestra favorable a diseñar colecciones que estén en diálogo con los cambios sociales. Temas como la fluidez de género y la reconsideración del aspecto de la masculinidad y la feminidad afectan al diseño de la ropa. La ecología, por otro lado, es también un campo que interesa a Adriana Domínguez. Tanto es así, que tiene claro que para evitar el cambio climático es necesario reducir el consumo. Y la moda, más la de lujo y premium como la de su sector, puede contribuir a ello cuidando los diseños y calidades.

«Nuestro consumo es puro activismo», afirma. «Estaría muy bien, por ejemplo, que en el código de barras se le indicará al consumidor de alguna forma visible a qué tipo de empresa le está comprando. Ser conscientes de nuestro impacto. Y ese cambio necesita legislación».

Sigue leyendo la entrevista que le hizo Marta González-Moro.

twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Su padre fue uno de los grandes diseñadores de la moda en España y abanderó aquello de «la arruga es bella» que supuso una auténtica revolución. Hoy está al frente de la compañía su hija Adriana, que aunque mantiene la esencia que hizo única a la firma Adolfo Domínguez, es consciente de la necesidad de adaptarse a otra forma de vivir y entender el mundo y la empresa.

Adriana Domínguez tomó las riendas de la compañía pocos meses antes de que llegara la pandemia. Nombrada consejera delegada en 2017, le ha tocado ahora asumir un reto enorme: reflotar la empresa que creó su padre en un momento clave de su historia. «Soy una persona idealista, amo profundamente esta marca, y por tanto desde el principio tuve la fe en el talento de nuestro equipo para realizar este trabajo».

La joven empresaria se muestra favorable a diseñar colecciones que estén en diálogo con los cambios sociales. Temas como la fluidez de género y la reconsideración del aspecto de la masculinidad y la feminidad afectan al diseño de la ropa. La ecología, por otro lado, es también un campo que interesa a Adriana Domínguez. Tanto es así, que tiene claro que para evitar el cambio climático es necesario reducir el consumo. Y la moda, más la de lujo y premium como la de su sector, puede contribuir a ello cuidando los diseños y calidades.

«Nuestro consumo es puro activismo», afirma. «Estaría muy bien, por ejemplo, que en el código de barras se le indicará al consumidor de alguna forma visible a qué tipo de empresa le está comprando. Ser conscientes de nuestro impacto. Y ese cambio necesita legislación».

Sigue leyendo la entrevista que le hizo Marta González-Moro.

Ovillo: cocina con sabor a inclusión y aroma de conciencia social
No dejes que el fuego robe el futuro de los pueblos afectados: visítalos
Ecovillanos: los malos del cine son ahora ecologistas
¡Viajeros al tren!: Recorrer Europa sin cargarte el planeta
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad