2 de abril 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La niña que pinta como un hombre

2 de abril 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Rocío Cañero no se recuerda sin estar relacionada con las artes plásticas. Empezó sobre las paredes de su cuarto cuando era pequeña, ganó su primer concurso de dibujo a los 12 y tuvo claro a los 16, que lo suyo no eran los bodegones de jarrones y manzanas. Esta madrileña con pinta dulce, se vuelve ácida y creepy cuando coge sus herramientas de trabajo y crea sus personajes.

Tras su paso por la Escuela Superior de Dibujo en Madrid, no ha parado. Cañero ha sido ilustradora en agencias de publicidad, editoriales y estudios de animación; y ahora compagina sus freelances con diferentes proyectos artísticos, algunos de ellos, junto a otros artistas como Manuel Donada (el de la portada puzzle de Yorokobu), o la creación de unas figuritas con sus diseños.

Su estética underground viene influenciada por millones de comics y fanzines de autores masculinos, de los que destacan Crumb, Basil Wolverton o Moebius pasando por la animación japonesa de Katsuhiro Otomo “…a mi unas buenas explosiones y unos personajes que se deforman al convertirse en masas de músculos y venas me vuelven loca!!”

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Rocío Cañero no se recuerda sin estar relacionada con las artes plásticas. Empezó sobre las paredes de su cuarto cuando era pequeña, ganó su primer concurso de dibujo a los 12 y tuvo claro a los 16, que lo suyo no eran los bodegones de jarrones y manzanas. Esta madrileña con pinta dulce, se vuelve ácida y creepy cuando coge sus herramientas de trabajo y crea sus personajes.

Tras su paso por la Escuela Superior de Dibujo en Madrid, no ha parado. Cañero ha sido ilustradora en agencias de publicidad, editoriales y estudios de animación; y ahora compagina sus freelances con diferentes proyectos artísticos, algunos de ellos, junto a otros artistas como Manuel Donada (el de la portada puzzle de Yorokobu), o la creación de unas figuritas con sus diseños.

Su estética underground viene influenciada por millones de comics y fanzines de autores masculinos, de los que destacan Crumb, Basil Wolverton o Moebius pasando por la animación japonesa de Katsuhiro Otomo “…a mi unas buenas explosiones y unos personajes que se deforman al convertirse en masas de músculos y venas me vuelven loca!!”

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo ser creativo como un niño de 5 años
A tu anuncio le falta swag
¿Quieres que Behance revise tu portfolio?
Vivir en la Tierra: la biblia de las comunas hippies
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 17
  • Tras los comentarios surgidos con el titular del post digo:

    Supongo que Rocío pinta como un hombre por todos los comics y fanzines de autores masculinos que ha leído, ella misma reconoce tener un estilo masculino y cuenta que muchas veces cuando ven su trabajo sin conocerla, piensan que es un hombre. Ella está de acuerdo con el titular, está claro que el sexismo está en vuestras cabezas.

    por cierto para más currazos de Cañero aquí http://caxxxero.tumblr.com/

    • No creo que haya una forma de pintar como un hombre o como una mujer por mucho que la autora y el periodista lo defiendan.

  • nada que ver irene, una generalización errónea, como cualquier generalizacion..

  • Las ilustraciones son geniales, pero el lamentable titular y el tono del post apestan a rancio. Ahora resulta que si una mujer no pinta jarrones y bodegones, “pinta como un hombre”.
    Alguien necesita usar más champú anticaspa antes de escribir.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad