12 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

La nueva colección de Ai Ai Ai

12 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

 

Ai Ai Ai. No es un lamento, es el nombre de una marca danesa especializada en auriculares que acaba de lanzar su nueva colección para el verano. Esta es la historia de la compañía (publicada en el número 3 de Yorokobu).
Antes los colectivos de artistas rompían con el pasado creando nuevos movimientos culturales. Ahora estos colectivos también rompen con lo convencional creando enseñas. AIAIAI es una de esas nuevas marcas. Nacida del movimiento de diseño y arte contemporáneo danés A-House, esta pequeña empresa de 9 empleados diseña y crea auriculares y cascos concebidos como piezas que compaginan diseño contemporáneo con una gran calidad auditiva.
Mientras que marcas como Behringer y Sennheiser basan su imagen en sus prestaciones técnicas, AIAIAI busca un posicionamiento distinto. Tiene la ventaja de estar situado en una ciudad con una gran tradición en ingeniería de sonido pero lo combina con una imagen informal que recuerda más bien a un grupo de música indie.
El nombre es raro. Su catálogo parece una revista de moda. El packaging se concibe como una pieza de valor por sí sola. Se cuida cada detalle. No pueden competir con el iPod pero si con sus auriculares y accesorios. Sus precios se sitúan entre 40 y 60 euros, y sólo se pueden encontrar por internet o en tiendas que premian la originalidad como Colette en París.
La filosofía colaborativa de los hubs creativos se traslada a su forma de trabajar. La marca acaba de abrir AIAIAI Lab, un espacio de trabajo para hacer experimentos y colaboraciones con otros artistas que no necesariamente tienen que ver con el core business de la marca. De aquí nacen proyectos al margen de su core business, como camisetas, stands para portátiles y eventos culturales. La filosofía 2.0 no está sólo en la Red. También es una realidad que caracteriza al mundo físico.
Jacob Moesgaard, socio fundador de AIAIAI, cuenta cómo fueron los comienzos de la marca. «La empresa nació de The A-House, un movimiento que, aparte de tener un club en la planta de arriba de una antigua nave industrial, era un colectivo compuesto por más de 200 artistas, músicos, fotógrafos, arquitectos y diseñadores entre 2005 y 2006. The A-House se convirtió en una ‘institución’ creativa y alojó lo mejor de diseño y arte danés contemporáneo. Junto con mis cuatro socios decidimos hacer uso de esta gran cantera de gente creativa para fundar AIAIAI. Un proyecto similar a The A-House está ahora en marcha en Copenhague. Nos hemos instalado, con el AIAIAI Lab, en un edificio junto a un par de compañías creativas y artistas. El espacio de 9.000 metros cuadrados está lleno de artistas, diseñadores y arquitectos. Nos gusta tener un componente cultural muy fuerte en AIAIAI.
 




 

Ai Ai Ai. No es un lamento, es el nombre de una marca danesa especializada en auriculares que acaba de lanzar su nueva colección para el verano. Esta es la historia de la compañía (publicada en el número 3 de Yorokobu).
Antes los colectivos de artistas rompían con el pasado creando nuevos movimientos culturales. Ahora estos colectivos también rompen con lo convencional creando enseñas. AIAIAI es una de esas nuevas marcas. Nacida del movimiento de diseño y arte contemporáneo danés A-House, esta pequeña empresa de 9 empleados diseña y crea auriculares y cascos concebidos como piezas que compaginan diseño contemporáneo con una gran calidad auditiva.
Mientras que marcas como Behringer y Sennheiser basan su imagen en sus prestaciones técnicas, AIAIAI busca un posicionamiento distinto. Tiene la ventaja de estar situado en una ciudad con una gran tradición en ingeniería de sonido pero lo combina con una imagen informal que recuerda más bien a un grupo de música indie.
El nombre es raro. Su catálogo parece una revista de moda. El packaging se concibe como una pieza de valor por sí sola. Se cuida cada detalle. No pueden competir con el iPod pero si con sus auriculares y accesorios. Sus precios se sitúan entre 40 y 60 euros, y sólo se pueden encontrar por internet o en tiendas que premian la originalidad como Colette en París.
La filosofía colaborativa de los hubs creativos se traslada a su forma de trabajar. La marca acaba de abrir AIAIAI Lab, un espacio de trabajo para hacer experimentos y colaboraciones con otros artistas que no necesariamente tienen que ver con el core business de la marca. De aquí nacen proyectos al margen de su core business, como camisetas, stands para portátiles y eventos culturales. La filosofía 2.0 no está sólo en la Red. También es una realidad que caracteriza al mundo físico.
Jacob Moesgaard, socio fundador de AIAIAI, cuenta cómo fueron los comienzos de la marca. «La empresa nació de The A-House, un movimiento que, aparte de tener un club en la planta de arriba de una antigua nave industrial, era un colectivo compuesto por más de 200 artistas, músicos, fotógrafos, arquitectos y diseñadores entre 2005 y 2006. The A-House se convirtió en una ‘institución’ creativa y alojó lo mejor de diseño y arte danés contemporáneo. Junto con mis cuatro socios decidimos hacer uso de esta gran cantera de gente creativa para fundar AIAIAI. Un proyecto similar a The A-House está ahora en marcha en Copenhague. Nos hemos instalado, con el AIAIAI Lab, en un edificio junto a un par de compañías creativas y artistas. El espacio de 9.000 metros cuadrados está lleno de artistas, diseñadores y arquitectos. Nos gusta tener un componente cultural muy fuerte en AIAIAI.
 




Compártelo twitter facebook whatsapp
La Craftería, un sitio de recreo para mentes creativas y manos inquietas
El nuevo Spiderman de Marvel es negro y de origen latino
Estos 6 posts han sido los más leídos de la semana
‘Lávate las manos como un político’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad