14 de mayo 2012    /   BUSINESS
por
 

La ONU promueve una alternativa cualitativa al PIB

14 de mayo 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las mediciones económicas tradicionales están en tela de juicio. El PIB de un país sigue siendo el recurso más utilizado para medir el crecimiento de una economía pero esconde muchos defectos. A modo de ejemplo, países como India y Brasil han aumentado su crecimiento global en un 120% y un 34% respectivamente. Sin embargo, su riqueza natural y energética ha bajado un 31% y un 46% en esos años, según la ONU. Datos que no se tienen en cuenta a la hora de medir el progreso de la economía. «Un país podría quedarse sin recursos naturales sin que eso afecte a sus índices de crecimiento. Necesitamos indicadores de riqueza real que tengan en cuenta elementos sociales y naturales», explica Anatha Duraiappah, director ejecutivo de la ONU-IHDP.

Esta división de investigación de las Naciones Unidas ha pedido que se instaure un nuevo sistema de medición de «riqueza inclusiva» que tenga en cuenta factores humanos y medioambientales a la hora de presentar los datos económicos de un país.

Los responsables del experimento argumentan que si se hubiera aplicado esta forma de medición a India y Brasil desde 1980, el crecimiento hubiera sido solo del 9% en el país asiático y 3% en la nación sudamericana. Datos más realistas que incluyen los efectos colaterales de este crecimiento.

El primer informe saldrá a la luz en junio con los resultados de la «riqueza inclusiva» de 20 naciones: Australia, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Ecuador, Francia, Alemania, India, Japón, Kenia, Nigeria, Noruega, Russia, Arabia Saudí, EEUU, Reino Unido y Venezuela. Países que en su conjunto representan el 72% del PIB mundial y el 56% de la población global.

Yvo de Boer, ex director del panel de la ONU sobre el cambio climático, dijo que las empresas deberían ser más receptivas a estos factores para asegurar su futuro.  «Si las compañías estuvieran obligadas a pagar el coste real medioambiental de sus actividades habrían perdido 41 céntimos de cada dólar de ganancia en 2010».

No son los primeros en pedir una nueva forma de analizar los datos económicos de un país. Bután lleva años implantando un sistema de medición de la felicidad de sus ciudadanos. The New Economics Foundation también impulsa sistemas más cualitativos y un grupo de científicos de la Universidad de George Mason utilizan mediciones lumínicas tomadas vía satélite (aunque con muchos fallos). Incluso China lleva varios años estudiando un ‘indice de calidad’ impulsado por uno de los economistas más importantes del país Niu Wenyuan.

De antemano, un buen análisis cualitativo debería evitar solo basarse en el PIB pero la realidad es que sigue siendo el medidor más usado. Su mal uso permite a países como Guinea Equatorial con una riqueza de 33.883 dólares per cápita parecer un país desarrollado cuando en realidad eses dinero está concentrado en una minúscula parte de la población.

En una época en la que muchos piden una reestructuración del capitalismo, las bases teóricas que la sostienen pueden ser un buen punto de partida para su reinvención.

Fuente: Co.ExistEureka Alert

Imagen: Open Source Way

Las mediciones económicas tradicionales están en tela de juicio. El PIB de un país sigue siendo el recurso más utilizado para medir el crecimiento de una economía pero esconde muchos defectos. A modo de ejemplo, países como India y Brasil han aumentado su crecimiento global en un 120% y un 34% respectivamente. Sin embargo, su riqueza natural y energética ha bajado un 31% y un 46% en esos años, según la ONU. Datos que no se tienen en cuenta a la hora de medir el progreso de la economía. «Un país podría quedarse sin recursos naturales sin que eso afecte a sus índices de crecimiento. Necesitamos indicadores de riqueza real que tengan en cuenta elementos sociales y naturales», explica Anatha Duraiappah, director ejecutivo de la ONU-IHDP.

Esta división de investigación de las Naciones Unidas ha pedido que se instaure un nuevo sistema de medición de «riqueza inclusiva» que tenga en cuenta factores humanos y medioambientales a la hora de presentar los datos económicos de un país.

Los responsables del experimento argumentan que si se hubiera aplicado esta forma de medición a India y Brasil desde 1980, el crecimiento hubiera sido solo del 9% en el país asiático y 3% en la nación sudamericana. Datos más realistas que incluyen los efectos colaterales de este crecimiento.

El primer informe saldrá a la luz en junio con los resultados de la «riqueza inclusiva» de 20 naciones: Australia, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Ecuador, Francia, Alemania, India, Japón, Kenia, Nigeria, Noruega, Russia, Arabia Saudí, EEUU, Reino Unido y Venezuela. Países que en su conjunto representan el 72% del PIB mundial y el 56% de la población global.

Yvo de Boer, ex director del panel de la ONU sobre el cambio climático, dijo que las empresas deberían ser más receptivas a estos factores para asegurar su futuro.  «Si las compañías estuvieran obligadas a pagar el coste real medioambiental de sus actividades habrían perdido 41 céntimos de cada dólar de ganancia en 2010».

No son los primeros en pedir una nueva forma de analizar los datos económicos de un país. Bután lleva años implantando un sistema de medición de la felicidad de sus ciudadanos. The New Economics Foundation también impulsa sistemas más cualitativos y un grupo de científicos de la Universidad de George Mason utilizan mediciones lumínicas tomadas vía satélite (aunque con muchos fallos). Incluso China lleva varios años estudiando un ‘indice de calidad’ impulsado por uno de los economistas más importantes del país Niu Wenyuan.

De antemano, un buen análisis cualitativo debería evitar solo basarse en el PIB pero la realidad es que sigue siendo el medidor más usado. Su mal uso permite a países como Guinea Equatorial con una riqueza de 33.883 dólares per cápita parecer un país desarrollado cuando en realidad eses dinero está concentrado en una minúscula parte de la población.

En una época en la que muchos piden una reestructuración del capitalismo, las bases teóricas que la sostienen pueden ser un buen punto de partida para su reinvención.

Fuente: Co.ExistEureka Alert

Imagen: Open Source Way

Compártelo twitter facebook whatsapp
FIRE: el movimiento que propone dejar de trabajar a los 40
Se buscan senseis. Razón: Coder Dojo
Falos, desnudos y Borbones para pasar el Día Internacional de los Museos
Morror, el espejo que te enseña a maquillarte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • En general nos encontramos en una economía de mercado, con un capitalismo axficiante, donde las riquezas se concentran en pocas personas, y medir la economía global en esas condiciones, no refleja la realidad socioeconómica de un país, tanto que donde hay un alto ingreso per cápita, las grandes mayorías están en pobreza y en pobreza extrema. En el mundo globalizado las mediciones del PIB expresan una falsa realidad

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *