24 de abril 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La palabra que se dice, pero no se toca

24 de abril 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El español se las prometía muy felices siendo un idioma presuntamente perfecto. El tercero más hablado del mundo, el segundo si cotejamos por adquisición materna. 466 millones de terrícolas lo parlan y son 528 sumando los que lo aprendieron después. Tan excelso, tan concreto en matices… Con todas esas conjugaciones verbales impecables, sus normas ortográficas, sus familias morfológicas, su intercontinentalidad ultramarina y su infalible Academia de la Lengua. ¡Ja! Pensaba que nunca nadie daría con su fallo.
La RAE tuvo que reconocerlo. Un buen día, a petición de un seguidor, los anónimos creadores del blog Un Arácnido Una Camiseta (una publicación digital sobre cuestiones relacionadas con las lenguas y el lenguaje) le soltaron vía e-mail así la pregunta a la Institución: «¿Cómo se escribe el imperativo de salirle?».
Tic- tac, tic-tac, tic-tac… ¿Habrían saltado las alarmas de los sistemas de la RAE? ¿Habrían convocado reunión de urgencia los 46 sabios? ¿Habrían invocado a Cervantes en una ceremonia Vudú? Los blogueros sospechaban que podrían estar ante el único bug descubierto en el software del castellano. Un error en el idioma del Quijote. Una malformación que permitió la existencia de este engendro léxico imposible de acoplar al papel. Fantasma de las palabras escritas. Rebelde fiel solo, y únicamente, a la comunicación oral. La palabra bastarda que existe si la dices, pero no si la quieres plasmar.
No tuvo otra salida la Academia que reconocer la existencia de ese hijo oculto escondido. Su respuesta fue así:
«En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información: La interpretación forzosa como dígrafo de la secuencia gráfica ll en español hace imposible representar por escrito la palabra resultante de añadir el pronombre átono le a la forma verbal sal (imperativo no voseante de segunda persona de singular del verbo salir),oralmente posible si, por ejemplo, ordenáramos a alguien salir al paso o al encuentro de otra persona aludida con el pronombre le: [sál.le al páso], [sál.le al enkuéntro].Puesto que los pronombres átonos pospuestos al verbo han de escribirse soldados a este, sal + le daría por escrito salle, cuya lectura sería forzosamente [sá.lle], y no [sal.le].»
Es decir, que sí, que tenían razón. Que es correcta oralmente, pero imposible representarla con boli. Tocado y hundido. Ahí estaba el error. El idioma perfecto contiene un desliz que impide escribir un vocablo que sí existe. Mientras tanto, el «sal-le», sigue vagando de boca en boca. Sin posarse jamás en ningún papel. Él es la única palabra que se oye pero no se toca.
* Nota: Lo escrito entre comillas y en cursiva es la transcripción fonética que usa la RAE.

El español se las prometía muy felices siendo un idioma presuntamente perfecto. El tercero más hablado del mundo, el segundo si cotejamos por adquisición materna. 466 millones de terrícolas lo parlan y son 528 sumando los que lo aprendieron después. Tan excelso, tan concreto en matices… Con todas esas conjugaciones verbales impecables, sus normas ortográficas, sus familias morfológicas, su intercontinentalidad ultramarina y su infalible Academia de la Lengua. ¡Ja! Pensaba que nunca nadie daría con su fallo.
La RAE tuvo que reconocerlo. Un buen día, a petición de un seguidor, los anónimos creadores del blog Un Arácnido Una Camiseta (una publicación digital sobre cuestiones relacionadas con las lenguas y el lenguaje) le soltaron vía e-mail así la pregunta a la Institución: «¿Cómo se escribe el imperativo de salirle?».
Tic- tac, tic-tac, tic-tac… ¿Habrían saltado las alarmas de los sistemas de la RAE? ¿Habrían convocado reunión de urgencia los 46 sabios? ¿Habrían invocado a Cervantes en una ceremonia Vudú? Los blogueros sospechaban que podrían estar ante el único bug descubierto en el software del castellano. Un error en el idioma del Quijote. Una malformación que permitió la existencia de este engendro léxico imposible de acoplar al papel. Fantasma de las palabras escritas. Rebelde fiel solo, y únicamente, a la comunicación oral. La palabra bastarda que existe si la dices, pero no si la quieres plasmar.
No tuvo otra salida la Academia que reconocer la existencia de ese hijo oculto escondido. Su respuesta fue así:
«En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información: La interpretación forzosa como dígrafo de la secuencia gráfica ll en español hace imposible representar por escrito la palabra resultante de añadir el pronombre átono le a la forma verbal sal (imperativo no voseante de segunda persona de singular del verbo salir),oralmente posible si, por ejemplo, ordenáramos a alguien salir al paso o al encuentro de otra persona aludida con el pronombre le: [sál.le al páso], [sál.le al enkuéntro].Puesto que los pronombres átonos pospuestos al verbo han de escribirse soldados a este, sal + le daría por escrito salle, cuya lectura sería forzosamente [sá.lle], y no [sal.le].»
Es decir, que sí, que tenían razón. Que es correcta oralmente, pero imposible representarla con boli. Tocado y hundido. Ahí estaba el error. El idioma perfecto contiene un desliz que impide escribir un vocablo que sí existe. Mientras tanto, el «sal-le», sigue vagando de boca en boca. Sin posarse jamás en ningún papel. Él es la única palabra que se oye pero no se toca.
* Nota: Lo escrito entre comillas y en cursiva es la transcripción fonética que usa la RAE.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las mujeres que amaban a los Minions
Google ofrecerá herramientas para la realización de campañas políticas
Jode al vecino, arma de destrucción sonora
Alcanzar la gloria hoy es convertirse en muñeco
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 52
  • ¿A nadie se la ha ocurrido la variante -tampoco válida, pero que yo he escuchado- de «sélele» -pero de salir, no de salar… jajaj- o «sálgale»? Por ejemplo: «Sálele / Sálgale al paso antes de que escape». JJAJAjaaj
    Igualmente, es excesivamente rebuscado. Jamás había pensado en usar esta forma imperativa… me recuerda a la absurda expresión acuñada por el torero cateto Jesulín de Ubrique de «cuídesemele». xD
    ¿Tan difícil es decir «sal / salga a su encuentro» sin el «le»? ¿realmente es necesario el «le»? :S

  • Uno podría pensar que la alternativa lógica seria sálele
    puesto que éste no es el primer caso en que la conjugación de un verbo ha sido modificada por motivos de estética o funcionalidad.
    Por ejemplo: verbo haber, hacer, decir y la lista sigue

  • Salvo que hables en castellano ripolatense y digas «salile, que viene de «salí», el imperativo nuestro para salir. Capaz ahí la RAE se da cuenta que hay muchos más hispanohablantes que no hablan como dicen ellos que se debe hablar que los que sí. Una mierda la RAE. De la corona, tenía que ser.

    • Vuelve a leer la respuesta de la RAE, si no es mucha molestia: «imperativo NO VOSEANTE de segunda persona de singular del verbo salir». La forma voseante, precisamente, es la que se usa en el castellano rioplatense. EL imperativo voseante no tiene ese problema, la RAE te lo está diciendo.
      Por ahí, capaz que la RAE se dio cuenta de que hay muchos hispanohablantes fuera de España (más que en España, por cierto).
      Te puedo asegurar que a los españoles nos sorprende la gran cantidad de palabras provinientes de América que contiene el diccionario de la RAE y que nosotros desconocemos.
      Capaz que por ahí ahora seguro que volverás a escribir y te disculparás y ya no escribirás más de esa forma tan grosera.

  • El imperativo correcto del verbo salir es sal (sal de ahí); salí es pretérito (salí de mi casa).
    Los rioplatenses utilizamos incorrectamente «salí» como imperativo de salir, de ahí «salile» como, también incorrecto, imperativo de salir al encuentro de otro.
    Aunque soluciona la imposibilidad de escribir el correcto «sal-le», sigue siendo incorrecto.

  • El imperativo correcto del verbo salir es sal (sal de ahí); salí es pretérito (salí de mi casa).
    Los rioplatenses utilizamos incorrectamente «salí» como imperativo de salir, de ahí «salile» como, también incorrecto, imperativo de salir al encuentro de otro.
    Aunque soluciona la imposibilidad de escribir el correcto «sal-le», sigue siendo incorrecto.

  • pues a mi el móvil me corrige cada que agrego le o me a cualquier palabra así que ya no entiendo si es correcto o no por ejemplo «salirle» ya me la pone en rojo. 🙁

  • Alucino!,
    imperativo de «salirle»??, será imperativo de «salir»!.
    no se pone el pronombre clítico -le, ni en castellano ni que yo sepa en ningún idioma. No tiene sentido. La acción de salir es propia, no se hace y recae sobre un tercero.
    «Salle a su encuentro»??, es «sal a su encuentro». Tú eres el que tiene que salir y luego, encontrarlo.
    Cómetelo -> cómete eso
    Ábrelo -> abre eso
    Condúcelo -> Conduce eso
    Sal-le -> Sal ese?, sal él?.
    El verbo salir no ofrece la posibilidad de añadir ningún Objeto Directo.

    • No se trata de un directo, sino de un indirecto, i.e. «que LE salgas al paso (a él o a ella)» = «que LE salgas al paso de él o de ella». Yo acabaría diciendo: SáleLE al paso. O me evitaría la morfología imperativa y pondría un subjuntivo exhorativo: «que le salgas al paso!» u otros giros infinitivos que convengan en el contexto: «haz el favor de salirle al paso», «atrévete a salirle al paso».

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies