fbpx
6 de mayo 2016    /   CIENCIA
por
 

Muchos jóvenes toman ‘la pastilla del abuelo’ para irse de fiesta

6 de mayo 2016    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tres de cada 10 argentinos consumidores de Viagra son menores de 21 años, según un estudio de 2009 realizado por Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides (las cifras en España son más difíciles de constatar debido al notable aumento de sus ventas por internet). Viagra se ha instalado en el habla diaria, se susurra o se suelta en tono de broma, pero de chiste tiene poco.

viagra

La pastillita azul que levanta el ánimo —y otras partes de la masculinidad— salió al mercado a finales de los años 90. Había sido creada por los laboratorios Pfizer como medicamento cardíaco, pero pronto se descubrió que poseía otras virtudes. Desde entonces los hombres mayores la adoptaron, pero hoy no sólo la usan quienes sufren de disfunción eréctil, también lo hacen  jóvenes y adolescentes.

viagra

Los afrodisíacos han existido desde siempre. Uno de ellos es el cuerno de rinoceronte, considerado cura para varias enfermedades, puede costar hasta 250.000 dólares la pieza. La cantárida o mosca española, un insecto utilizado desde el siglo XIX para curar ulceras de piel, es afrodisíaco y además venenoso. Otro de los afrodisíacos reputados en Oriente es la aleta de tiburón, que se ha vuelto difícil de conseguir por su método de obtención cruel y antiecológico.

El uso del Viagra, Levitra o Cialisproductos similares pero no iguales— solía limitarse a hombres cuyas capacidades amatorias habían mermado con los años. En un texto poético, Escohotado, autor de Historia general de las drogas, comenta: «Ciertas cosas se aprenden despacio o muy despacio, y entre ellas está para los varones el arte de la fornicación (…). El hallazgo de Pfizer y otros laboratorios contribuye a mitigar la paradoja amatoria del senecto: la de no poder, o poder vacilantemente, cuando al fin aprendió a hacerlo bien».

viagra

En un estilo menos florido y más de ‘conversación de hombre a hombre’, el bloguero y sexólogo Alessandro Rampollo plantea dos razones para el consumo de la pastillita. La primera es el número de relaciones y su vertiginosidad, que impide a las personas llegar a conocerse. La segunda es el porno de fácil acceso y su desfile de cuerpos perfectos y miembros erectos que pasan horas dale que te pego con mujeres espléndidas.

«Un joven no sabe que hay cortes de escenas, que se hacen muchas tomas, que durante el film se para y se baja el asunto varias veces, y que todo está armado para que sea vendible», diserta Rampollo. «Si un chico de 12 años consume esa imagen del sexo, ese ideal de relación, esas formas, ¿qué le quedará cuando le toque debutar? ¿Con qué se topará? ¿Cómo tomará la realidad? Algunos superarán la prueba, otros no. Los que no la superan son los que consumen Viagra». 

viagra

Quizá lo que afirma Rampollo sea exagerado, pero las cifras son elocuentes. Según la revista médica WEBMD, en 2004 el uso de Viagra creció un 312% entre hombres de 18 a 45 años de edad, pero apenas un 216% entre los de 45 a 55 años. «Descubrimos que los problemas masculinos que comienzan a los 50 sólo afectaban al 40% de los hombres de esa edad», explicaba el doctor Tom Delate, director de investigaciones de Express Scripts, empresa especializada en sondeos para compañías farmacéuticas y de servicios de salud.

El doctor Delate publicó su estudio ese mismo año en el International Journal of Impotence. Lo más sorprendente era el aumento del 13% en las prescripciones de Viagra para mujeres de entre 18 y 45 años. Eso ocurría quince años atrás. Hoy las cifras de venta han descendido, pues el Viagra masculino, y un par de versiones femeninas de la droga, pueden conseguirse fácilmente online. Que sean de fabricación legal o que tengan el visto bueno de las autoridades sanitarias ya es otro tema.

viagra

Addyi es una píldora rosada que brinda a las mujeres la posibilidad de recuperar su eroticidad. Es la primera medicación aprobada en EEUU para mejorar la disfunción sexual en mujeres premenopáusicas. Su aparición en el mercado es el resultado de muchos años de desarrollo y controversia. La droga fue bautizada erróneamente el ‘Viagra rosa’. Pues si el Viagra original repara el mal funcionamiento ‘mecánico’ del hombre, Addyi apunta a la química cerebral de la mujer. No parece haber tenido gran éxito.

Por eso muchas parejas británicas en la treintena doctores, periodistas, consultores, abogados— usan ambos la píldora azul de forma recreativa. «Pasamos nuestro tiempo libre como lo haría un adolescente adinerado», dice Naomi. A ella la pastilla le parece grande, para viejos, pero tanto ella como su novio la toman. No estaban seguros de que fuera a hacerles efecto, pero después pasaron tres horas en el dormitorio.

viagra

Sin embargo, la droga se está utilizando también durante las vacaciones de verano en la costa argentina, mezclada con cocaína y éxtasis. Para soportar las exigencias de la noche deben recurrir a pastillas y cocaína para bailar, beber y después poder tener sexo. Al cóctel lo llaman ‘séxtasis’. «El desafío de los jóvenes en esa temporada es aguantar y hacer todo lo que puedan», señaló Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

En España, María Teresa Tejerina, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología (SEFC), advierte que si se abusa de la pastilla azul «y se mezcla con otras drogas estimulantes, los riesgos para la salud se multiplican y ya se han atribuido muchos ingresos hospitalarios a este uso indebido». Quizá por ello muchos hombres de entre 20 y 30 años se han pasado a un estimulante supuestamente natural llamado Furunbao. Esta droga sólo produce erección si hay estimulación sexual previa. «Es la hostia», afirma Paco, el camello.

viagra

Tanto el abuelo como su nieto dirán también que la pastillita azul es la hostia. Pero los profesionales opinan diferente: «A este medicamento se le ha faltado el respeto y su consumo se ha transformado en algo muy ligero», cuestiona Marcelo Peretta, doctor en farmacia y bioquímica y director de la escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.

La pastilla puede producir infartos por la falta de irrigación cardíaca; priapismo, erecciones que continúan por más de cuatro horas; y esterilidad, si su consumo se prolonga, pues afecta la calidad de los espermatozoides. «Es un excelente medicamento para mayores de 55 años, pero resulta altamente riesgoso para los jóvenes», concluye Peretta. Otro abuelo diría sencillamente ‘pan para hoy y hambre para mañana’.

viagra

Tres de cada 10 argentinos consumidores de Viagra son menores de 21 años, según un estudio de 2009 realizado por Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides (las cifras en España son más difíciles de constatar debido al notable aumento de sus ventas por internet). Viagra se ha instalado en el habla diaria, se susurra o se suelta en tono de broma, pero de chiste tiene poco.

viagra

La pastillita azul que levanta el ánimo —y otras partes de la masculinidad— salió al mercado a finales de los años 90. Había sido creada por los laboratorios Pfizer como medicamento cardíaco, pero pronto se descubrió que poseía otras virtudes. Desde entonces los hombres mayores la adoptaron, pero hoy no sólo la usan quienes sufren de disfunción eréctil, también lo hacen  jóvenes y adolescentes.

viagra

Los afrodisíacos han existido desde siempre. Uno de ellos es el cuerno de rinoceronte, considerado cura para varias enfermedades, puede costar hasta 250.000 dólares la pieza. La cantárida o mosca española, un insecto utilizado desde el siglo XIX para curar ulceras de piel, es afrodisíaco y además venenoso. Otro de los afrodisíacos reputados en Oriente es la aleta de tiburón, que se ha vuelto difícil de conseguir por su método de obtención cruel y antiecológico.

El uso del Viagra, Levitra o Cialisproductos similares pero no iguales— solía limitarse a hombres cuyas capacidades amatorias habían mermado con los años. En un texto poético, Escohotado, autor de Historia general de las drogas, comenta: «Ciertas cosas se aprenden despacio o muy despacio, y entre ellas está para los varones el arte de la fornicación (…). El hallazgo de Pfizer y otros laboratorios contribuye a mitigar la paradoja amatoria del senecto: la de no poder, o poder vacilantemente, cuando al fin aprendió a hacerlo bien».

viagra

En un estilo menos florido y más de ‘conversación de hombre a hombre’, el bloguero y sexólogo Alessandro Rampollo plantea dos razones para el consumo de la pastillita. La primera es el número de relaciones y su vertiginosidad, que impide a las personas llegar a conocerse. La segunda es el porno de fácil acceso y su desfile de cuerpos perfectos y miembros erectos que pasan horas dale que te pego con mujeres espléndidas.

«Un joven no sabe que hay cortes de escenas, que se hacen muchas tomas, que durante el film se para y se baja el asunto varias veces, y que todo está armado para que sea vendible», diserta Rampollo. «Si un chico de 12 años consume esa imagen del sexo, ese ideal de relación, esas formas, ¿qué le quedará cuando le toque debutar? ¿Con qué se topará? ¿Cómo tomará la realidad? Algunos superarán la prueba, otros no. Los que no la superan son los que consumen Viagra». 

viagra

Quizá lo que afirma Rampollo sea exagerado, pero las cifras son elocuentes. Según la revista médica WEBMD, en 2004 el uso de Viagra creció un 312% entre hombres de 18 a 45 años de edad, pero apenas un 216% entre los de 45 a 55 años. «Descubrimos que los problemas masculinos que comienzan a los 50 sólo afectaban al 40% de los hombres de esa edad», explicaba el doctor Tom Delate, director de investigaciones de Express Scripts, empresa especializada en sondeos para compañías farmacéuticas y de servicios de salud.

El doctor Delate publicó su estudio ese mismo año en el International Journal of Impotence. Lo más sorprendente era el aumento del 13% en las prescripciones de Viagra para mujeres de entre 18 y 45 años. Eso ocurría quince años atrás. Hoy las cifras de venta han descendido, pues el Viagra masculino, y un par de versiones femeninas de la droga, pueden conseguirse fácilmente online. Que sean de fabricación legal o que tengan el visto bueno de las autoridades sanitarias ya es otro tema.

viagra

Addyi es una píldora rosada que brinda a las mujeres la posibilidad de recuperar su eroticidad. Es la primera medicación aprobada en EEUU para mejorar la disfunción sexual en mujeres premenopáusicas. Su aparición en el mercado es el resultado de muchos años de desarrollo y controversia. La droga fue bautizada erróneamente el ‘Viagra rosa’. Pues si el Viagra original repara el mal funcionamiento ‘mecánico’ del hombre, Addyi apunta a la química cerebral de la mujer. No parece haber tenido gran éxito.

Por eso muchas parejas británicas en la treintena doctores, periodistas, consultores, abogados— usan ambos la píldora azul de forma recreativa. «Pasamos nuestro tiempo libre como lo haría un adolescente adinerado», dice Naomi. A ella la pastilla le parece grande, para viejos, pero tanto ella como su novio la toman. No estaban seguros de que fuera a hacerles efecto, pero después pasaron tres horas en el dormitorio.

viagra

Sin embargo, la droga se está utilizando también durante las vacaciones de verano en la costa argentina, mezclada con cocaína y éxtasis. Para soportar las exigencias de la noche deben recurrir a pastillas y cocaína para bailar, beber y después poder tener sexo. Al cóctel lo llaman ‘séxtasis’. «El desafío de los jóvenes en esa temporada es aguantar y hacer todo lo que puedan», señaló Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

En España, María Teresa Tejerina, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología (SEFC), advierte que si se abusa de la pastilla azul «y se mezcla con otras drogas estimulantes, los riesgos para la salud se multiplican y ya se han atribuido muchos ingresos hospitalarios a este uso indebido». Quizá por ello muchos hombres de entre 20 y 30 años se han pasado a un estimulante supuestamente natural llamado Furunbao. Esta droga sólo produce erección si hay estimulación sexual previa. «Es la hostia», afirma Paco, el camello.

viagra

Tanto el abuelo como su nieto dirán también que la pastillita azul es la hostia. Pero los profesionales opinan diferente: «A este medicamento se le ha faltado el respeto y su consumo se ha transformado en algo muy ligero», cuestiona Marcelo Peretta, doctor en farmacia y bioquímica y director de la escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.

La pastilla puede producir infartos por la falta de irrigación cardíaca; priapismo, erecciones que continúan por más de cuatro horas; y esterilidad, si su consumo se prolonga, pues afecta la calidad de los espermatozoides. «Es un excelente medicamento para mayores de 55 años, pero resulta altamente riesgoso para los jóvenes», concluye Peretta. Otro abuelo diría sencillamente ‘pan para hoy y hambre para mañana’.

viagra

Compártelo twitter facebook whatsapp
La calidad del semen está en caída libre
Cúreme esta histeria, doctor
Cómo usar la tecnología de un pañal para cambiar la forma de cultivar
Todos estamos un poco locos y estar loco no es tan malo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *