26 de octubre 2016    /   CINE/TV
por
 

La película del año en Netflix

26 de octubre 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Cada cuánto tiempo entra una nueva película en el olimpo de las Ciudadano Kane, La noche del cazador, Matar un ruiseñor o El Padrino? ¿Cuánto trabajo, cuántas películas son necesarias para crear una obra maestra unánime, que concentre la aquiescencia de crítica y público?

Los cinéfilos habíamos dejado de tener la costumbre de experimentar esa sensación de grandeza, la cotidiana posibilidad de sentarnos ante la pantalla para experimentar algo grande. Sin embargo, en ocasiones los astros se alinean y el cine nos regala un momento sublime, una obra magna que redefine lo que se ha hecho hasta la fecha y marca el camino de lo que está por llegar.

Captura de pantalla 2016-10-26 a las 15.54.56

Es el caso de Chimenea en tu hogar, un clásico instantáneo que se puede paladear desde ya en Netflix. El mediometraje de 60 minutos supone la exaltación de la sensación de hogar, de aquello que toda persona tiene como el lugar al que siempre hay que regresar. Por eso triunfa, porque cada uno de los espectadores puede identificarse con el regreso a lo más puro, a las raíces de cada cual. La frase «¿Qué pasa, tronco?» nunca ha tenido mejor acomodo que en las bocas de los anonadados espectadores.

La cinta está dirigida por un espléndido George Ford, un creador que ya apuntaba maneras en Aquarium for Your Home: Saltwater Reef o en Evening Crackling Campfire y que en esta entrega brilla con una dirección de actores estratosférica. Chimenea en tu hogar es un epatante ejercicio de templanza y mesura cinematográfica que le sitúa, automáticamente, en la cúspide de los creadores de este siglo XXI.

Además, y eso no puede decirse de muchos trabajos, la cinta aguanta sin palidecer múltiples visionados, emanando nuevos y excitantes matices a cada reproducción.

George Ford, en la foto, ha entregado una película de altos vuelos.
George Ford, en la foto, ha entregado una película de altos vuelos.

El único poso de amargura que deja la película de Ford es el de las expectativas de futuro. La dificultad de que cualquiera de nosotros pueda acercarse a ver una obra que esté a la altura de Chimenea en tu hogar es escasa. Ese desconsuelo es acuciante. Pero debemos congratularnos por haber compartido tiempo y planeta con una cinta como la que ha entregado el cineasta norteamericano. Ahora, Black Mirror es sólo la segunda mejor referencia de Netflix. Gran cine.

La foto de cabecera, de Shutterstock, muestra uno de los pases previos al estreno de Chimenea en tu hogar.

¿Cada cuánto tiempo entra una nueva película en el olimpo de las Ciudadano Kane, La noche del cazador, Matar un ruiseñor o El Padrino? ¿Cuánto trabajo, cuántas películas son necesarias para crear una obra maestra unánime, que concentre la aquiescencia de crítica y público?

Los cinéfilos habíamos dejado de tener la costumbre de experimentar esa sensación de grandeza, la cotidiana posibilidad de sentarnos ante la pantalla para experimentar algo grande. Sin embargo, en ocasiones los astros se alinean y el cine nos regala un momento sublime, una obra magna que redefine lo que se ha hecho hasta la fecha y marca el camino de lo que está por llegar.

Captura de pantalla 2016-10-26 a las 15.54.56

Es el caso de Chimenea en tu hogar, un clásico instantáneo que se puede paladear desde ya en Netflix. El mediometraje de 60 minutos supone la exaltación de la sensación de hogar, de aquello que toda persona tiene como el lugar al que siempre hay que regresar. Por eso triunfa, porque cada uno de los espectadores puede identificarse con el regreso a lo más puro, a las raíces de cada cual. La frase «¿Qué pasa, tronco?» nunca ha tenido mejor acomodo que en las bocas de los anonadados espectadores.

La cinta está dirigida por un espléndido George Ford, un creador que ya apuntaba maneras en Aquarium for Your Home: Saltwater Reef o en Evening Crackling Campfire y que en esta entrega brilla con una dirección de actores estratosférica. Chimenea en tu hogar es un epatante ejercicio de templanza y mesura cinematográfica que le sitúa, automáticamente, en la cúspide de los creadores de este siglo XXI.

Además, y eso no puede decirse de muchos trabajos, la cinta aguanta sin palidecer múltiples visionados, emanando nuevos y excitantes matices a cada reproducción.

George Ford, en la foto, ha entregado una película de altos vuelos.
George Ford, en la foto, ha entregado una película de altos vuelos.

El único poso de amargura que deja la película de Ford es el de las expectativas de futuro. La dificultad de que cualquiera de nosotros pueda acercarse a ver una obra que esté a la altura de Chimenea en tu hogar es escasa. Ese desconsuelo es acuciante. Pero debemos congratularnos por haber compartido tiempo y planeta con una cinta como la que ha entregado el cineasta norteamericano. Ahora, Black Mirror es sólo la segunda mejor referencia de Netflix. Gran cine.

La foto de cabecera, de Shutterstock, muestra uno de los pases previos al estreno de Chimenea en tu hogar.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vampiros desde Grecia a las Monster High
Marta Sánchez, marca personal y redes sociales
La psicóloga de héroes y villanos
Mr. Robot: la cámara y la psicología de un hacker
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Creo unos mínimo o máximo de tiempo debería ser necesario para establecer categorías cinéfilas o de publicidad….60 min es como un capitulo de algunas series….igual que esos spots de más de 1 minuto o 2….que suelen estar más chulos pero q no se pueden comparar con los de 20 segundos….

      • Cierto pero en la entrada haces mención al objeto del artículo como una nueva peli de las grandes….igual sería mejor como un nuevo mediometraje de los grandes…chorradas apartes….ya me has dado 60 minutos para ver cabgon….a los que se suman las 2 horas y 40 minutos de Hypernormalisation de Adam Curtis que me acaban de pasar más los cap. de Black Mirror q me quedan….sin contar los libros pendientes y…stop.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad