4 de enero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La portada de patatas de Yorokobu

4 de enero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En casa de Carlos Llorente, aquella semana cenaron patatas cocidas. Todos los días.

Las patatas iban primero a la olla. Hervían varios minutos. Pasaban a la sala de experimentación. El diseñador dejaba la piel, quitaba la piel. Hacía fotos. Cortaba, modelaba. Escaneaba… Hasta que las patatas se convirtieron en letras y las letras dijeron lo que tenían que decir. Las que sobraban iban a la mesa. Esa era la cena.

“La forma la hice a lápiz para que pudieran parecer patatas y letras”, dice Blastto. Ese es el nombre que utiliza Llorente en su versión de director de arte. “Luego, le añadí orejas, dientes y una nariz de Mr. Potato”.

La idea de la patata está basada en la estampación. “Los primeros pasos que damos todos con la estampación tipográfica se basan en hacer sellos con patatas”, comenta Blastto. “Pero, en lugar de eso, yo he cogido las patatas y las he transformado en letras. Igual que mi proyecto Try Type. Esto de la estampación es jugar y combinar formas. Y ahí es donde entran esas figuras de un juguete que tiene ese mismo planteamiento: combinar y jugar”.

Mr. Potato llegó después. No estaba en el guión de inicio ni había ninguna pretensión científica detrás. “Era la gracia de combinar las letras con el personaje”, especifica el diseñador.

Así hizo Blastto la portada de la revista Yorokobu de enero de 2012.

En casa de Carlos Llorente, aquella semana cenaron patatas cocidas. Todos los días.

Las patatas iban primero a la olla. Hervían varios minutos. Pasaban a la sala de experimentación. El diseñador dejaba la piel, quitaba la piel. Hacía fotos. Cortaba, modelaba. Escaneaba… Hasta que las patatas se convirtieron en letras y las letras dijeron lo que tenían que decir. Las que sobraban iban a la mesa. Esa era la cena.

“La forma la hice a lápiz para que pudieran parecer patatas y letras”, dice Blastto. Ese es el nombre que utiliza Llorente en su versión de director de arte. “Luego, le añadí orejas, dientes y una nariz de Mr. Potato”.

La idea de la patata está basada en la estampación. “Los primeros pasos que damos todos con la estampación tipográfica se basan en hacer sellos con patatas”, comenta Blastto. “Pero, en lugar de eso, yo he cogido las patatas y las he transformado en letras. Igual que mi proyecto Try Type. Esto de la estampación es jugar y combinar formas. Y ahí es donde entran esas figuras de un juguete que tiene ese mismo planteamiento: combinar y jugar”.

Mr. Potato llegó después. No estaba en el guión de inicio ni había ninguna pretensión científica detrás. “Era la gracia de combinar las letras con el personaje”, especifica el diseñador.

Así hizo Blastto la portada de la revista Yorokobu de enero de 2012.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cámaras de fotos para decoración low cost
Boeing reubica el botón de asistencia en el nuevo 737
La Bocachancla: si no te atreves a decirlo, cuéntaselo a Cuna y Ramos y ellas lo ponen en un cartel
Mandanga Mondays: encuestas delirantes para aliviar la amargura de los lunes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad