fbpx
23 de julio 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La Princesita que no tiene sangre azul

23 de julio 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dedicarse a hacer cosas bonitas es el sueño de todos. Unos lo consiguen, otros creen que lo consiguen. La Princesita es de las que lo ha logrado. Se dedica en su estudio Malgenio a hacer de los días especiales algo aún más bonito.

“Ahora tengo un estudio con mi ‘sociamejoramiga’ en el que nos dedicamos a realizar la imagen y decoración de eventos especiales, como bodas y fiestas. Es muy divertido porque puedo hacer muchas cosas distintas”. Todo eso, además de pasarse el día dibujando a todas las “princesitas” del Palacio.

María Carrasco es la reina de todas las princesas, una malagueña que atribuye sus obras a todo lo que le rodea, a su madre y a sus amigas, a la inspiración de los zapatos bonitos, a los colores pastel y a los pasteles en general, a sus sobrinos, a los papeles, a las tijeras que recortan los papeles, a la risa, a las acuarelas, al amor…

La Princesita es la hermana mediana de cuatro hermanas, cosa que le dejaba con poco protagonismo. Así, que cuando su madre la llamaba Princesita, le hacía sentir especial. Y aunque cuenta que nunca lo fue, pues era un trasto de rodillas machacadas, ella se lo tomó muy en serio y al ver que, sobre todo, dibujaba niñas, quiso hacer del “Princecismo” algo más normal y adaptado al mundo que le ha tocado vivir.

Ahora, de más mayor, dice que es un sentimiento que se lleva por dentro. La Prince dice que el freestyle es su rollo, por lo que no tiene ningún proyecto fijado; “vivo bastante al día”. A pesar de eso, quiere que su “Malgenio” crezca, hacer alguna otra exposición en una galería bonita de Barcelona, tener un chalé con piscina, encontrar a un príncipe azul, otro morado, uno rojo… lo normal.

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.


Dedicarse a hacer cosas bonitas es el sueño de todos. Unos lo consiguen, otros creen que lo consiguen. La Princesita es de las que lo ha logrado. Se dedica en su estudio Malgenio a hacer de los días especiales algo aún más bonito.

“Ahora tengo un estudio con mi ‘sociamejoramiga’ en el que nos dedicamos a realizar la imagen y decoración de eventos especiales, como bodas y fiestas. Es muy divertido porque puedo hacer muchas cosas distintas”. Todo eso, además de pasarse el día dibujando a todas las “princesitas” del Palacio.

María Carrasco es la reina de todas las princesas, una malagueña que atribuye sus obras a todo lo que le rodea, a su madre y a sus amigas, a la inspiración de los zapatos bonitos, a los colores pastel y a los pasteles en general, a sus sobrinos, a los papeles, a las tijeras que recortan los papeles, a la risa, a las acuarelas, al amor…

La Princesita es la hermana mediana de cuatro hermanas, cosa que le dejaba con poco protagonismo. Así, que cuando su madre la llamaba Princesita, le hacía sentir especial. Y aunque cuenta que nunca lo fue, pues era un trasto de rodillas machacadas, ella se lo tomó muy en serio y al ver que, sobre todo, dibujaba niñas, quiso hacer del “Princecismo” algo más normal y adaptado al mundo que le ha tocado vivir.

Ahora, de más mayor, dice que es un sentimiento que se lleva por dentro. La Prince dice que el freestyle es su rollo, por lo que no tiene ningún proyecto fijado; “vivo bastante al día”. A pesar de eso, quiere que su “Malgenio” crezca, hacer alguna otra exposición en una galería bonita de Barcelona, tener un chalé con piscina, encontrar a un príncipe azul, otro morado, uno rojo… lo normal.

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.


Compártelo twitter facebook whatsapp
La historia de cómo la pluma estilográfica se convirtió en un iPhone
Los 6 post más vistos de la semana
¿La belleza de lo feo o lo feo de la belleza?
Corrupt Script: la tipografía basada en Bárcenas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies