9 de septiembre 2011    /   CINE/TV
por
 

La publicidad contagiosa de la peli de Soderbergh

9 de septiembre 2011    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Si nos tomásemos todo lo que escuchamos al pie de la letra tendríamos una pierna hiperdesarrollada por levantarnos la mayor parte de días con el pie derecho o iríamos a mamarla a parla con más frecuencia de la deseada. Cuando en Warner Bros. llegó el momento de hacer la campaña de Contagion, el último trabajo de Steven Soderbergh, lo vieron claro. «¡Hagamos un viral!». Literal. O casi.
Aunque más que vírico, el fenómeno es causado por bacterias, el efecto sí ha sido el deseado. La sección canadiense de la Warner encargo a una instalación muy especial a un equipo de microbiólogos e inmunólogos. Los científicos inocularon dos grandes placas de Petri con bacterias, moho y penicilina el pasado 28 de agosto. Los microorganismos comenzaron a desarrollarse y, tres días después, compusieron el viviente aunque ligeramente desagradable cartel de la película de Steven Soderbergh. El resultado, que se pudo ver en un escaparate abandonado de Toronto (409 Queen Street West), es este.


Si nos tomásemos todo lo que escuchamos al pie de la letra tendríamos una pierna hiperdesarrollada por levantarnos la mayor parte de días con el pie derecho o iríamos a mamarla a parla con más frecuencia de la deseada. Cuando en Warner Bros. llegó el momento de hacer la campaña de Contagion, el último trabajo de Steven Soderbergh, lo vieron claro. «¡Hagamos un viral!». Literal. O casi.
Aunque más que vírico, el fenómeno es causado por bacterias, el efecto sí ha sido el deseado. La sección canadiense de la Warner encargo a una instalación muy especial a un equipo de microbiólogos e inmunólogos. Los científicos inocularon dos grandes placas de Petri con bacterias, moho y penicilina el pasado 28 de agosto. Los microorganismos comenzaron a desarrollarse y, tres días después, compusieron el viviente aunque ligeramente desagradable cartel de la película de Steven Soderbergh. El resultado, que se pudo ver en un escaparate abandonado de Toronto (409 Queen Street West), es este.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La era de la diplomacia televisiva
Victor Puchalski usa los colores como armas
Yes, We Fuck!
Ignacio Martínez de Pisón: «Hoy Justo Gil se convertiría en un banquero desalmado o en un político corrupto»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad