fbpx
21 de diciembre 2009    /   DIGITAL
por
 

Rage against the machine, numero 1 en Reino Unido 17 años después

21 de diciembre 2009    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Jon y Tracy Morter, dos usuarios comunes de redes sociales, han liderado una acción con la que han conseguido rebelarse contra las imposiciones de un sector de la industria discográfica y han aupado al número 1 de la lista de singles de Reino Unido un tema de 1992.  Con ello han querido recuperar su navidad, al menos en lo que a lo musical se refiere, y evitar la irrupción sistemática de triunfitos en las listas de estas fechas.

El escenario es el siguiente. Simon Cowell es un directivo de Sony-BMG conocido en todo el mundo anglosajón y parte del mundo civilizado por ser el miembro del jurado más despiadado de The X Factor, el formato de prospección de talentos musicales más exitoso del globo que, de unos años a esta parte, ha copado de manera absoluta las listas británicas navideñas de éxitos. Cowell es, por afinar un poco más, el personaje en el que se inspiró Risto Mejide para moldear su personaje canallesco. Es, además, el responsable del descubrimiento de talentos tales como Sinitta o Il Divo y el manager de Westlife. Sí, la música tiene una eterna deuda con él.

Jon Morter (@jon_magic) y Tracy Morter (@Moogyboobles) son un feliz matrimonio británico cuya vida transcurría plácidamente en South Woodham Ferrers, un tranquilo pueblecito al este de Londres. Una fría mañana de otoño se dieron cuenta de que estaban hartos de que Simon Cowell, el malvado monstruo de The X Factor, les robara la navidad y decidieron pasar a la acción. Como consecuencia de ello, siguen siendo un feliz matrimonio cuya vida transcurre en la tranquila South Woodham Ferrers, pero se han convertido en los iniciadores de un circunstancial movimiento cívicomúsicoreivindicativocultural que se ha rebelado contra las imposiciones de los grandes dinosaurios de la industria.

Los Morter han conseguido que Killing in the Name, el tema de Rage Against The Machine que se convirtió en himno juvenil en el año 1992, se coloque en el número 1 de la lista navideña de singles de este año. ¿Por qué esta canción? La respuesta está en una de las partes del tema: Fuck you, I won’t do what you tell me (Jódete, no haré lo que me decís). El rival a batir este año era The Climb, interpretada por Joe McElderry, y cuya cantante original es Miley Cyrus (aka Hannah Montana). Es decir, lo mejor de cada casa.

Para conseguir este objetivo han utilizando las herramientas de comunicación que emplean en su día a día. Han creado un grupo de Facebook en el que explican su cruzada, ofrecen enlaces para la compra del single en diversas webs y además piden a todos aquellos que apoyen la campaña un esfuerzo a través de Just Giving para colaborar con Shelter, una asociación de ayuda a los sin techo. A su vez, han dinamizado la campaña a través de sus cuentas de Twitter reuniendo el contenido en torno al hashtag #ratm4xmas.

Los apoyos no han tardado en llover. El mismo Tom Morello, guitarrista de Rage Against the Machine, no se demoró mucho en mostrar su adhesión a la causa a través de su Twitter y anunció que sus beneficios por la venta del single durante la campaña navideña irán destinados a la asociación Youth Music, que se dedica a la ayuda a través de la música de jóvenes británicos sin recursos.

Además, la banda anunció que daría un concierto multitudinario gratuito en Reino Unido si el single conseguía finalmente quedar en lo más alto de la lista. Conviene no olvidar que su grupo ha sido un constante abanderado en luchas civiles de todo tipo. La causa ha recibido también el apoyo de, entre otros, Paul McCartney, Dave Grohl, Muse o Stephen Fry, además de los casi 900.000 miembros que tiene el grupo de Facebook en este momento. Incluso un antiguo ganador de The X Factor, Steve Brooksteins se ha adherido al movimiento.

A Simon Cowell no le ha gustado demasiado la campaña. En declaraciones a NME, la ha calificado de «estúpida y cínica», y además dijo que «es miserable hundir el talento joven. ¿Por qué no dejan que el chico tenga su momento? Es todo muy [no pestañeen] Scrooge«.

Las cifras finales aproximadas han sido de 500.000 copias del sencillo vendidas por Rage Against the Machine y unas 50.000 menos por Joe McElderry. Killing in the Name sucede así a cuatro singles con origen en The X Factor que han monopolizado el top de la lista en los cuatro últimos años: That’s my goal (Shayne Ward en 2005), A moment like this (Leona Lewis en 2006), When you believe (Leon Jackson en 2007) y Hallelujah (Alexandra Burke en 2008).

Una última cosa. ¿Saben en qué sello publica Rage Against the Machine? Sí, en una filial de Sony.  Es decir, que Cowell sacará tajada. I love you, irony.

Jon y Tracy Morter, dos usuarios comunes de redes sociales, han liderado una acción con la que han conseguido rebelarse contra las imposiciones de un sector de la industria discográfica y han aupado al número 1 de la lista de singles de Reino Unido un tema de 1992.  Con ello han querido recuperar su navidad, al menos en lo que a lo musical se refiere, y evitar la irrupción sistemática de triunfitos en las listas de estas fechas.

El escenario es el siguiente. Simon Cowell es un directivo de Sony-BMG conocido en todo el mundo anglosajón y parte del mundo civilizado por ser el miembro del jurado más despiadado de The X Factor, el formato de prospección de talentos musicales más exitoso del globo que, de unos años a esta parte, ha copado de manera absoluta las listas británicas navideñas de éxitos. Cowell es, por afinar un poco más, el personaje en el que se inspiró Risto Mejide para moldear su personaje canallesco. Es, además, el responsable del descubrimiento de talentos tales como Sinitta o Il Divo y el manager de Westlife. Sí, la música tiene una eterna deuda con él.

Jon Morter (@jon_magic) y Tracy Morter (@Moogyboobles) son un feliz matrimonio británico cuya vida transcurría plácidamente en South Woodham Ferrers, un tranquilo pueblecito al este de Londres. Una fría mañana de otoño se dieron cuenta de que estaban hartos de que Simon Cowell, el malvado monstruo de The X Factor, les robara la navidad y decidieron pasar a la acción. Como consecuencia de ello, siguen siendo un feliz matrimonio cuya vida transcurre en la tranquila South Woodham Ferrers, pero se han convertido en los iniciadores de un circunstancial movimiento cívicomúsicoreivindicativocultural que se ha rebelado contra las imposiciones de los grandes dinosaurios de la industria.

Los Morter han conseguido que Killing in the Name, el tema de Rage Against The Machine que se convirtió en himno juvenil en el año 1992, se coloque en el número 1 de la lista navideña de singles de este año. ¿Por qué esta canción? La respuesta está en una de las partes del tema: Fuck you, I won’t do what you tell me (Jódete, no haré lo que me decís). El rival a batir este año era The Climb, interpretada por Joe McElderry, y cuya cantante original es Miley Cyrus (aka Hannah Montana). Es decir, lo mejor de cada casa.

Para conseguir este objetivo han utilizando las herramientas de comunicación que emplean en su día a día. Han creado un grupo de Facebook en el que explican su cruzada, ofrecen enlaces para la compra del single en diversas webs y además piden a todos aquellos que apoyen la campaña un esfuerzo a través de Just Giving para colaborar con Shelter, una asociación de ayuda a los sin techo. A su vez, han dinamizado la campaña a través de sus cuentas de Twitter reuniendo el contenido en torno al hashtag #ratm4xmas.

Los apoyos no han tardado en llover. El mismo Tom Morello, guitarrista de Rage Against the Machine, no se demoró mucho en mostrar su adhesión a la causa a través de su Twitter y anunció que sus beneficios por la venta del single durante la campaña navideña irán destinados a la asociación Youth Music, que se dedica a la ayuda a través de la música de jóvenes británicos sin recursos.

Además, la banda anunció que daría un concierto multitudinario gratuito en Reino Unido si el single conseguía finalmente quedar en lo más alto de la lista. Conviene no olvidar que su grupo ha sido un constante abanderado en luchas civiles de todo tipo. La causa ha recibido también el apoyo de, entre otros, Paul McCartney, Dave Grohl, Muse o Stephen Fry, además de los casi 900.000 miembros que tiene el grupo de Facebook en este momento. Incluso un antiguo ganador de The X Factor, Steve Brooksteins se ha adherido al movimiento.

A Simon Cowell no le ha gustado demasiado la campaña. En declaraciones a NME, la ha calificado de «estúpida y cínica», y además dijo que «es miserable hundir el talento joven. ¿Por qué no dejan que el chico tenga su momento? Es todo muy [no pestañeen] Scrooge«.

Las cifras finales aproximadas han sido de 500.000 copias del sencillo vendidas por Rage Against the Machine y unas 50.000 menos por Joe McElderry. Killing in the Name sucede así a cuatro singles con origen en The X Factor que han monopolizado el top de la lista en los cuatro últimos años: That’s my goal (Shayne Ward en 2005), A moment like this (Leona Lewis en 2006), When you believe (Leon Jackson en 2007) y Hallelujah (Alexandra Burke en 2008).

Una última cosa. ¿Saben en qué sello publica Rage Against the Machine? Sí, en una filial de Sony.  Es decir, que Cowell sacará tajada. I love you, irony.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Google ‘cuela’ a Street View en 17 museos para desarrollar Art Project
Grande, pequeño, grande, mediano
Consejos de Kurt Vonnegut para los humanos de 2088
El Mundo Today: Donde las ideas se llaman mierdas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Pingback: mktfan.com
  • Me encantaría conocerles y saber más de ellos. Me gustaría saber qué piensan de la publicidad y la comunicación, si se han planteado montar una agencia, cómo surgió la idea, etc.

    ¿Tenéis pensando entrevistarles?

    • A quien ha beneficiado más esta campaña? a RATM, al chaval, a Sony, a David Hasselhoff (amigo intimo de Simon), a Facebook? Creo que todos ellos han salido beneficiados de esta campaña. Tú?

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *