24 de abril 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

La rana que quería cruzar la Quinta Avenida para llegar al Smithsonian…

24 de abril 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

…y no lo consiguió. El destino es muy perro. Sobre todo si eres una rana y, un buen día, te da por cruzar una calle neoyorquina repleta de tráfico. El creativo Tyler DeAngelo pensó que sería divertido que la rana (de mentira) reviviese viejas aventuras en la máquina de arcade (la de verdad) pero con la peculiaridad de que la calle fuese la Quinta Avenida de Nueva York y el movimiento de los coches fuese en tiempo real.

A nuestros hijos les parecerá un poco idiota pensar que pasábamos las tardes intentando que un anfibio cruzase la carretera cuando lo realmente divertido es ver cómo la atropellan una y otra vez. Era así y de eso hace 30 años. Ahora, Tyler DeAngelo ha revisado el juego y le ha puesto coches de verdad.

Para ello, el creador ha colocado una cámara que filma la concurrida calle neoyorquina desde las alturas, capta el movimiento que trazan los vehículos que pasan por allí y los traslada a un ordenador, convirtiéndolos en los movimientos de los automóviles y camiones de esta remozada versión de Frogger.

DeAngelo ha renovado el interior de una auténtica máquina de Frogger de hace treinta años y le ha introducido un ordenador que ejecuta el juego. DeAngelo, que narra todo el proceso de creación de Fifth Ave. Frogger en este blog, se había propuesto llevar a la vieja rana al Smithsonian, el museo de arte americano de Washington, donde hay programada una exposición denominada The Art of Video Games, una muestra de la evolución de la creatividad en esta forma de ocio.

No ha habido final feliz ya que, esta misma tarde, el Smithsonian, ante la avalancha de peticiones reclamando la presencia del juego en la muestra, ha confirmado que el programa estaba cerrado y que no hay posibilidad de que el anfibio entre en el museo sin pagar entrada. La máquina, por lo tanto, podrá ser disfrutada únicamente en plena calle neoyorquina, donde puede ser utilizada ahora mismo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

…y no lo consiguió. El destino es muy perro. Sobre todo si eres una rana y, un buen día, te da por cruzar una calle neoyorquina repleta de tráfico. El creativo Tyler DeAngelo pensó que sería divertido que la rana (de mentira) reviviese viejas aventuras en la máquina de arcade (la de verdad) pero con la peculiaridad de que la calle fuese la Quinta Avenida de Nueva York y el movimiento de los coches fuese en tiempo real.

A nuestros hijos les parecerá un poco idiota pensar que pasábamos las tardes intentando que un anfibio cruzase la carretera cuando lo realmente divertido es ver cómo la atropellan una y otra vez. Era así y de eso hace 30 años. Ahora, Tyler DeAngelo ha revisado el juego y le ha puesto coches de verdad.

Para ello, el creador ha colocado una cámara que filma la concurrida calle neoyorquina desde las alturas, capta el movimiento que trazan los vehículos que pasan por allí y los traslada a un ordenador, convirtiéndolos en los movimientos de los automóviles y camiones de esta remozada versión de Frogger.

DeAngelo ha renovado el interior de una auténtica máquina de Frogger de hace treinta años y le ha introducido un ordenador que ejecuta el juego. DeAngelo, que narra todo el proceso de creación de Fifth Ave. Frogger en este blog, se había propuesto llevar a la vieja rana al Smithsonian, el museo de arte americano de Washington, donde hay programada una exposición denominada The Art of Video Games, una muestra de la evolución de la creatividad en esta forma de ocio.

No ha habido final feliz ya que, esta misma tarde, el Smithsonian, ante la avalancha de peticiones reclamando la presencia del juego en la muestra, ha confirmado que el programa estaba cerrado y que no hay posibilidad de que el anfibio entre en el museo sin pagar entrada. La máquina, por lo tanto, podrá ser disfrutada únicamente en plena calle neoyorquina, donde puede ser utilizada ahora mismo.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Numeratomía: la medicina de los números
El pánico al color blanco
Los 6 post más vistos esta semana
Resumiendo: esto ha sido lo más leído de la semana en Yorokobu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies