Publicado: 15 de abril 2024 06:33  /   SOSTENIBILIDAD
por
 

La Recicladora Cultural: convertir el arte y la cultura en algo sostenible y circular

Publicado: 15 de abril 2024 06:33  /   SOSTENIBILIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
la recicladora cultural

En el programa de actividades de los grandes núcleos urbanos no faltan destacadas exposiciones que se mantienen un determinado tiempo y que pueden rotar a otras urbes grandes que las albergarán, a su vez, otro determinado tiempo hasta que, acabado su periplo, se desmantelan.

Ante esto surge, al menos, un par de preguntas. La primera: ¿Y si fuera posible que esas exhibiciones artísticas, fotográficas o culturales en general rotaran a municipios o espacios mucho más pequeños, donde el acceso a la cultura no es fácil, aunque fuera una pequeña parte de esa muestra? Y la segunda: ¿Qué pasa después de la vida de una exposición con todo el material, tanto obras como vitrinas, peanas, etc., cuando acaba? Para dar respuesta a ambas ha nacido La Recicladora Cultural.

la recicladora cultural

Se trata de un proyecto de la Fundación Ciudad de la Energía (CIUDEN) de Ponferrada, que depende del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. Su objetivo es impulsar el panorama cultural a través de la reutilización e itinerancia de exposiciones ya existentes con el fin de promover la cultura y el arte de una manera sostenible.

¿Cómo? Dando nueva vida a muestras que ya han terminado su ciclo en un espacio y que pueden seguir girando. La Recicladora Cultural albergaría el alojamiento de esas exposiciones o parte de ellas, promovería la itinerancia a otros espacios e impulsaría la cultura en diferentes formatos.

Con ello, se promueve la circularidad y se facilita a las personas que vien en municipios pequeños, así como a espacios de menor tamaño, la posibilidad de acceder a la cultura.

la recicladora cultural

La idea ya venía rondando en la cabeza del equipo de CIUDEN desde hacía tiempo, así que crearon un concurso de ideas para poner en marcha el mejor proyecto que abordara y tratara de resolver los problemas de comunicación, desarrollo y puesta en marcha de ese concepto, y el ganador fue la agencia de comunicación Prodigioso Volcán.

Según explicó Yasodhara López, la directora general de CIUDEN, en la presentación de La Recicladora Cultural, el proyecto se asienta sobre tres pilares:

Conectar, puesto que pretende crear una red que englobe a instituciones, museos, fundaciones, asociaciones, etc., interesadas en compartir, alojar e itinerar exposiciones y muestras culturales.

Convertir, ya que esas muestras se adaptarán y prepararán para su presentación en nuevos espacios. Y para ello, en la web de La Recicladora Cultural se albergará un kit digital completo en el que figurará información técnica, elementos de comunicación y recursos didácticos. Eso en un principio, porque se pretende ampliar ese catálogo con otro tipo de materiales necesarios para una exposición como vitrinas, peanas, etc.

Con ello, además, se promueve la accesibilidad y la diversidad cultural, garantizando la sostenibilidad del proyecto y de la cultura en general, puesto que las obras ya no serán destruidas ni abandonadas cuando acabe su ciclo vital. De esta manera, se minimiza el uso de residuos, se optimizan los recursos y se impulsa la circularidad.

Crear, puesto que el enfoque que se pretende trasmitir es pensar en estas muestras no como algo efímero para un determinado lugar y un momento concreto, sino como algo que pueda itinerar en otros espacios. De esta manera, se generan experiencias culturales adaptadas a distintas audiencias y espacios expositivos, ampliando el alcance del arte y de la cultura.

la recicladora cultural

El centro logístico de La Recicladora Cultural estará ubicado en Ponferrada, en La Térmica Cultural. Esta antigua central térmica reconvertida en espacio cultural multiusos cuenta con un gran almacén que permite guardar y cuidar en óptimas condiciones las obras que se quieran dejar allí en depósito para que puedan viajar a otros espacios que las soliciten.

Por el momento, el ámbito que abarca este proyecto impulsado por CIUDEN es nacional, aunque aspira a ser internacional. Y las exposiciones que se adscriban a su catálogo podrán itinerar tanto a municipios muy pequeñitos que las soliciten (para los que habrá algún tipo de ayuda para financiar la exposición y cubrir los gastos de traslado, alquiler, etc.), hasta grandes centros culturales e instituciones, siempre que estén dentro de la red de La Recicladora Cultural.

la recicladora cultural

«Ahora partimos de exposiciones ya creadas —explica Yasodhara López—, pero esperamos que dentro de un año todas las que vayamos pensando estén centradas en ese reciclaje, cuando sea posible». Sin embargo, la directora general de CIUDEN no quiere que se vea la adhesión a la red de La Recicladora Cultural como algo solo para organismos que promuevan exposiciones. En el proyecto, comenta, cabe todo el mundo. «Puede que no produzcas exposiciones, pero puedes albergarlas. O puedes decir “a mí lo que me sobra son vitrinas y peanas”. Pues eso también es parte de ese reciclaje cultural, porque en otros lugares sí que harán falta esas vitrinas y peanas para hacer esas exposiciones».

El proyecto acaba de echar a andar y cuenta aún con pocos colaboradores que espera aumentar a medida que se vaya dando a conocer. Actualmente forman parte de esa rede la Casa de América de Barcelona, que ha cedido la pieza Mural América XXI, un enorme mural que debía ser retirado para colocar en su lugar otra exposición; y el Concello As Pontes de García Rodríguez de A Coruña, entre otros.

En el programa de actividades de los grandes núcleos urbanos no faltan destacadas exposiciones que se mantienen un determinado tiempo y que pueden rotar a otras urbes grandes que las albergarán, a su vez, otro determinado tiempo hasta que, acabado su periplo, se desmantelan.

Ante esto surge, al menos, un par de preguntas. La primera: ¿Y si fuera posible que esas exhibiciones artísticas, fotográficas o culturales en general rotaran a municipios o espacios mucho más pequeños, donde el acceso a la cultura no es fácil, aunque fuera una pequeña parte de esa muestra? Y la segunda: ¿Qué pasa después de la vida de una exposición con todo el material, tanto obras como vitrinas, peanas, etc., cuando acaba? Para dar respuesta a ambas ha nacido La Recicladora Cultural.

la recicladora cultural

Se trata de un proyecto de la Fundación Ciudad de la Energía (CIUDEN) de Ponferrada, que depende del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. Su objetivo es impulsar el panorama cultural a través de la reutilización e itinerancia de exposiciones ya existentes con el fin de promover la cultura y el arte de una manera sostenible.

¿Cómo? Dando nueva vida a muestras que ya han terminado su ciclo en un espacio y que pueden seguir girando. La Recicladora Cultural albergaría el alojamiento de esas exposiciones o parte de ellas, promovería la itinerancia a otros espacios e impulsaría la cultura en diferentes formatos.

Con ello, se promueve la circularidad y se facilita a las personas que vien en municipios pequeños, así como a espacios de menor tamaño, la posibilidad de acceder a la cultura.

la recicladora cultural

La idea ya venía rondando en la cabeza del equipo de CIUDEN desde hacía tiempo, así que crearon un concurso de ideas para poner en marcha el mejor proyecto que abordara y tratara de resolver los problemas de comunicación, desarrollo y puesta en marcha de ese concepto, y el ganador fue la agencia de comunicación Prodigioso Volcán.

Según explicó Yasodhara López, la directora general de CIUDEN, en la presentación de La Recicladora Cultural, el proyecto se asienta sobre tres pilares:

Conectar, puesto que pretende crear una red que englobe a instituciones, museos, fundaciones, asociaciones, etc., interesadas en compartir, alojar e itinerar exposiciones y muestras culturales.

Convertir, ya que esas muestras se adaptarán y prepararán para su presentación en nuevos espacios. Y para ello, en la web de La Recicladora Cultural se albergará un kit digital completo en el que figurará información técnica, elementos de comunicación y recursos didácticos. Eso en un principio, porque se pretende ampliar ese catálogo con otro tipo de materiales necesarios para una exposición como vitrinas, peanas, etc.

Con ello, además, se promueve la accesibilidad y la diversidad cultural, garantizando la sostenibilidad del proyecto y de la cultura en general, puesto que las obras ya no serán destruidas ni abandonadas cuando acabe su ciclo vital. De esta manera, se minimiza el uso de residuos, se optimizan los recursos y se impulsa la circularidad.

Crear, puesto que el enfoque que se pretende trasmitir es pensar en estas muestras no como algo efímero para un determinado lugar y un momento concreto, sino como algo que pueda itinerar en otros espacios. De esta manera, se generan experiencias culturales adaptadas a distintas audiencias y espacios expositivos, ampliando el alcance del arte y de la cultura.

la recicladora cultural

El centro logístico de La Recicladora Cultural estará ubicado en Ponferrada, en La Térmica Cultural. Esta antigua central térmica reconvertida en espacio cultural multiusos cuenta con un gran almacén que permite guardar y cuidar en óptimas condiciones las obras que se quieran dejar allí en depósito para que puedan viajar a otros espacios que las soliciten.

Por el momento, el ámbito que abarca este proyecto impulsado por CIUDEN es nacional, aunque aspira a ser internacional. Y las exposiciones que se adscriban a su catálogo podrán itinerar tanto a municipios muy pequeñitos que las soliciten (para los que habrá algún tipo de ayuda para financiar la exposición y cubrir los gastos de traslado, alquiler, etc.), hasta grandes centros culturales e instituciones, siempre que estén dentro de la red de La Recicladora Cultural.

la recicladora cultural

«Ahora partimos de exposiciones ya creadas —explica Yasodhara López—, pero esperamos que dentro de un año todas las que vayamos pensando estén centradas en ese reciclaje, cuando sea posible». Sin embargo, la directora general de CIUDEN no quiere que se vea la adhesión a la red de La Recicladora Cultural como algo solo para organismos que promuevan exposiciones. En el proyecto, comenta, cabe todo el mundo. «Puede que no produzcas exposiciones, pero puedes albergarlas. O puedes decir “a mí lo que me sobra son vitrinas y peanas”. Pues eso también es parte de ese reciclaje cultural, porque en otros lugares sí que harán falta esas vitrinas y peanas para hacer esas exposiciones».

El proyecto acaba de echar a andar y cuenta aún con pocos colaboradores que espera aumentar a medida que se vaya dando a conocer. Actualmente forman parte de esa rede la Casa de América de Barcelona, que ha cedido la pieza Mural América XXI, un enorme mural que debía ser retirado para colocar en su lugar otra exposición; y el Concello As Pontes de García Rodríguez de A Coruña, entre otros.

Compártelo twitter facebook whatsapp
E-movilidad, todo lo que el vehículo eléctrico puede hacer para mejorar la atmósfera de las ciudades
La industria musical también quiere ser eco y sostenible
¿Tienes un euro? Salva un mueble feo
Estructuras olímpicas abandonadas: la cara menos sostenible del deporte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp