fbpx
15 de mayo 2019    /   CINE/TV
por
 

‘Juego de tronos’: la reina loca no nació ayer

La locura Targaryen es un elemento recurrente durante las ocho temporadas

15 de mayo 2019    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una parte de la audiencia parece creer que los guionistas de Juego de Tronos escriben lanzando una moneda al aire y está soliviantada con la destrucción de Desembarco del Rey por el fuego de Drogon (8×05).

El sentimiento de insatisfacción del público merece respeto pero su juicio es con frecuencia erróneo. El azar, divertimento de los dioses de Poniente, no escribe guiones.

UN FINAL DEBE SER SORPRENDENTE E INEVITABLE

El final de Las campanas (8×05) sigue una vieja regla: un final debe ser sorprendente e inevitable. Esto no significa que el final deba satisfacer al público. Un partido de fútbol puede tener un resultado sorprendente e inevitable. Preguntad a los aficionados del equipo perdedor si fue un buen partido.

Artículo relacionado

Sorprende que Daenerys mate a cientos de miles de mujeres y niños inocentes. Y es inevitable.

LA SORPRESA

Quienes afirman que la quema de la ciudad es propia del fragor de la lucha olvidan las campanas. Tañían anunciando la rendición. Ya antes, los soldados de Cersei habían depuesto las armas. La toma de la Fortaleza Roja se antojaba un paseo militar.

En el alto el fuego, un engranaje se desencaja dentro de la cabeza de Daenerys. La calma en su rostro se transforma en ira.

El dragón alza el vuelo. Creemos que llegará el fin de Cersei. Lo que no esperamos —en ningún momento— es el fuego sobre mujeres y niños. ¿Acaso no es la locura Targaryen la que lleva al genocidio?

La muerte de dos dragones, de Jorah Mormont y Missandei; la traición de Varys y el alejamiento de Jon Nieve son cargas excesivas para Daenerys, pero no justifican su impulso criminal. Si estos sucesos fueran los desencadenantes, ¿por qué no arrasó Desembarco del Rey tras la ejecución de Missandei?

No esperamos el ataque a los inocentes porque vivimos la secuencia en presente. La sucesión de imágenes impide que recordemos las señales que apuntaban a la conversión de Daenerys en la reina loca.

la reina loca
Daenerys ignora las campanas de rendición. Imagen: HBO.

LO INEVITABLE

Para que lo inevitable no parezca improvisado, toda narración coloca con antelación las piezas:

  • La información crucial para…
  • Objetos.
  • Ayudantes del héroe y enemigos.
  • Etc.

El narrador y dramaturgo Antón Chejov lo dijo así:

«Elimina todo lo que no tenga relevancia en la historia. Si dijiste en el primer capítulo que había un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercero este debe ser descolgado inevitablemente. Si no va a ser disparado, no debería haber sido puesto ahí».

Este fragmento ha dado nombre al principio dramático conocido como el arma de Chéjov. Si el profesor Q entrega un reloj con láser a James Bond, ese reloj tiene relevancia para la historia.

El principio tiene excepciones como bien apuntaron Hitchcock y Truffaut. Hay información falsa en las historias de suspense y de crímenes. Sirve para distraer la atención del público sobre quién es el criminal.

LA REINA LOCA

Juego de Tronos no es un whodunit (quién mató a quien). Si la locura Targaryen fuera irrelevante, ¿qué sentido tendrían las constantes referencias a ella? 

Mirando atrás, recordamos momentos de ira súbita de Daenerys que sus consejeros calmaron. También, las ejecuciones de quienes no querían someterse a su autoridad y cómo alimentó a los dragones con emisarios de los enemigos. (Matar al mensajero ha formado parte de su campaña).

La noche anterior a la batalla de Las campanas, Daenerys considera al pueblo de Desembarco del Rey cómplice de Cersei porque no se alza contra la reina Lannister. En el capítulo anterior, lord Varys suplicó que reconsiderara su intención de arrasar la ciudad:

«Os lo ruego, majestad, no destruyáis la ciudad que habéis venido a salvar. No os convirtáis en los que siempre habéis querido derrotar».

La réplica de la reina loca avisa al público de lo que acontecerá:

«¿Creéis que estamos aquí por una razón, lord Varys? Estoy aquí para liberar al mundo de los tiranos. Ese es mi destino… y lo serviré cueste lo que cueste».

El fin justifica los medios es la consecuencia de una obsesión:

«Nací para gobernar Los Siete Reinos y lo haré».

Esta obsesión no ha sido cuestionada por el público porque suele asociarse  el ansia por el poder como propia de los hombres.

Daenerys
Daenerys ante las puertas de Qarth (4×02). Imagen: HBO
la reina loca
Daenerys amenaza destruir Qarth (4×02). Imagen: HBO

Realmente, el espíritu violento de Daenerys no es nuevo. Cuando los gobernantes de Qarth temían la presencia de Daenerys y su ejército dothraki en la ciudad (4×02), la Madre de dragones amenazó:

«Cuando mis dragones crezcan arrasaré ciudades hasta los cimientos. Y vosotros seréis los primeros».

Entonces, los dragones eran bebés y viajaban en cajas.

La obsesión por el poder se ha manifestado incluso en los momentos de intimidad del personaje. Apenas conocemos a Daenerys tanto como a otros protagonistas porque ella ha sabido mantener las distancias.

Juego de Tronos - Maestre Aemon Targaryen
Maestre Aemon Targaryen. IMAGEN: HBO.

Por supuesto que hay Targaryens que escapan a la locura y desdeñan la ambición. Un ejemplo es maestre Aemon, que rechazó el Trono de Hierro y se exilió al Castillo Negro.

Pero la locura de Daenerys no comienza tras salir ilesa del fuego con tres dragones como supone lord Varys. Juego de Tronos plantó el elemento mucho antes.0

la reina loca
Daenerys ve la muerte de Viserys. Imagen: HBO.

LA MUERTE DEL HERMANO DE DAENERYS

Viserys maltrató física y psicológicamente a la hermana. No es raro que Daenerys no sienta amor por el hermano. Pero una cosa es el desafecto y otra muy distinta no sentir asco ni espanto al ser testigo de una muerte cruel. Cuando los dothrakis echaron oro fundido sobre Viserys, Daenerys miró sin inmutarse (1×06). Incluso las mujeres dothrakis quedaron espantadas.

LAS EXPECTATIVAS ROTAS

Las campanas recupera una de las señas de Juego de Tronos: rompe con las expectativas del público. Esto explica el desacuerdo de parte de la audiencia. Preguntad a los aficionados del equipo perdedor si fue un buen partido…

Una parte de la audiencia parece creer que los guionistas de Juego de Tronos escriben lanzando una moneda al aire y está soliviantada con la destrucción de Desembarco del Rey por el fuego de Drogon (8×05).

El sentimiento de insatisfacción del público merece respeto pero su juicio es con frecuencia erróneo. El azar, divertimento de los dioses de Poniente, no escribe guiones.

UN FINAL DEBE SER SORPRENDENTE E INEVITABLE

El final de Las campanas (8×05) sigue una vieja regla: un final debe ser sorprendente e inevitable. Esto no significa que el final deba satisfacer al público. Un partido de fútbol puede tener un resultado sorprendente e inevitable. Preguntad a los aficionados del equipo perdedor si fue un buen partido.

Sorprende que Daenerys mate a cientos de miles de mujeres y niños inocentes. Y es inevitable.

LA SORPRESA

Quienes afirman que la quema de la ciudad es propia del fragor de la lucha olvidan las campanas. Tañían anunciando la rendición. Ya antes, los soldados de Cersei habían depuesto las armas. La toma de la Fortaleza Roja se antojaba un paseo militar.

Artículo relacionado

En el alto el fuego, un engranaje se desencaja dentro de la cabeza de Daenerys. La calma en su rostro se transforma en ira.

El dragón alza el vuelo. Creemos que llegará el fin de Cersei. Lo que no esperamos —en ningún momento— es el fuego sobre mujeres y niños. ¿Acaso no es la locura Targaryen la que lleva al genocidio?

La muerte de dos dragones, de Jorah Mormont y Missandei; la traición de Varys y el alejamiento de Jon Nieve son cargas excesivas para Daenerys, pero no justifican su impulso criminal. Si estos sucesos fueran los desencadenantes, ¿por qué no arrasó Desembarco del Rey tras la ejecución de Missandei?

No esperamos el ataque a los inocentes porque vivimos la secuencia en presente. La sucesión de imágenes impide que recordemos las señales que apuntaban a la conversión de Daenerys en la reina loca.

la reina loca
Daenerys ignora las campanas de rendición. Imagen: HBO.

LO INEVITABLE

Para que lo inevitable no parezca improvisado, toda narración coloca con antelación las piezas:

  • La información crucial para…
  • Objetos.
  • Ayudantes del héroe y enemigos.
  • Etc.

El narrador y dramaturgo Antón Chejov lo dijo así:

«Elimina todo lo que no tenga relevancia en la historia. Si dijiste en el primer capítulo que había un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercero este debe ser descolgado inevitablemente. Si no va a ser disparado, no debería haber sido puesto ahí».

Este fragmento ha dado nombre al principio dramático conocido como el arma de Chéjov. Si el profesor Q entrega un reloj con láser a James Bond, ese reloj tiene relevancia para la historia.

El principio tiene excepciones como bien apuntaron Hitchcock y Truffaut. Hay información falsa en las historias de suspense y de crímenes. Sirve para distraer la atención del público sobre quién es el criminal.

LA REINA LOCA

Juego de Tronos no es un whodunit (quién mató a quien). Si la locura Targaryen fuera irrelevante, ¿qué sentido tendrían las constantes referencias a ella? 

Mirando atrás, recordamos momentos de ira súbita de Daenerys que sus consejeros calmaron. También, las ejecuciones de quienes no querían someterse a su autoridad y cómo alimentó a los dragones con emisarios de los enemigos. (Matar al mensajero ha formado parte de su campaña).

La noche anterior a la batalla de Las campanas, Daenerys considera al pueblo de Desembarco del Rey cómplice de Cersei porque no se alza contra la reina Lannister. En el capítulo anterior, lord Varys suplicó que reconsiderara su intención de arrasar la ciudad:

«Os lo ruego, majestad, no destruyáis la ciudad que habéis venido a salvar. No os convirtáis en los que siempre habéis querido derrotar».

La réplica de la reina loca avisa al público de lo que acontecerá:

«¿Creéis que estamos aquí por una razón, lord Varys? Estoy aquí para liberar al mundo de los tiranos. Ese es mi destino… y lo serviré cueste lo que cueste».

El fin justifica los medios es la consecuencia de una obsesión:

«Nací para gobernar Los Siete Reinos y lo haré».

Esta obsesión no ha sido cuestionada por el público porque suele asociarse  el ansia por el poder como propia de los hombres.

Daenerys
Daenerys ante las puertas de Qarth (4×02). Imagen: HBO
la reina loca
Daenerys amenaza destruir Qarth (4×02). Imagen: HBO

Realmente, el espíritu violento de Daenerys no es nuevo. Cuando los gobernantes de Qarth temían la presencia de Daenerys y su ejército dothraki en la ciudad (4×02), la Madre de dragones amenazó:

«Cuando mis dragones crezcan arrasaré ciudades hasta los cimientos. Y vosotros seréis los primeros».

Entonces, los dragones eran bebés y viajaban en cajas.

La obsesión por el poder se ha manifestado incluso en los momentos de intimidad del personaje. Apenas conocemos a Daenerys tanto como a otros protagonistas porque ella ha sabido mantener las distancias.

Juego de Tronos - Maestre Aemon Targaryen
Maestre Aemon Targaryen. IMAGEN: HBO.

Por supuesto que hay Targaryens que escapan a la locura y desdeñan la ambición. Un ejemplo es maestre Aemon, que rechazó el Trono de Hierro y se exilió al Castillo Negro.

Pero la locura de Daenerys no comienza tras salir ilesa del fuego con tres dragones como supone lord Varys. Juego de Tronos plantó el elemento mucho antes.0

la reina loca
Daenerys ve la muerte de Viserys. Imagen: HBO.

LA MUERTE DEL HERMANO DE DAENERYS

Viserys maltrató física y psicológicamente a la hermana. No es raro que Daenerys no sienta amor por el hermano. Pero una cosa es el desafecto y otra muy distinta no sentir asco ni espanto al ser testigo de una muerte cruel. Cuando los dothrakis echaron oro fundido sobre Viserys, Daenerys miró sin inmutarse (1×06). Incluso las mujeres dothrakis quedaron espantadas.

LAS EXPECTATIVAS ROTAS

Las campanas recupera una de las señas de Juego de Tronos: rompe con las expectativas del público. Esto explica el desacuerdo de parte de la audiencia. Preguntad a los aficionados del equipo perdedor si fue un buen partido…

Compártelo twitter facebook whatsapp
Youzee, el Spotify de las series y las pelis
Poldark, el caballero antisistema
Apuntes de guion: Bastón de duque y bastón de sirviente
La ‘Guía Michelin’ de los bares que solo existen en las series y los tebeos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *