BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
25 de abril 2013    /   BRANDED CONTENT
 

La respuesta más bella a los tiempos de guerra

25 de abril 2013    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

LA JUIVE

Da prácticamente igual a dónde se mire. Las múltiples expresiones de la belleza se pueden hallar en cualquier cosa, en cualquier rincón. Es posible que la guerra sea una de esas excepciones pero, por suerte, mientras las naciones pelean, los artistas siguen creando. El Museo Guggenheim de Bilbao da la espalda a lo que ocurre en el frente de batalla para mirar al arte creado en tiempos de conflicto. L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet repasa las vías de expresión creativa en aquellos momentos tan convulsos.

(Yorokobu+Guggenheim)

Los proyectiles silban mientras cruzan el cielo de media Europa. Los cuerpos se amontonan en frías y húmedas trincheras mientras que los que aún siguen vivos no tienen muy claro que corran más suerte que los que yacen en las zanjas. Por fortuna, los que no cuentan con un fusil entre las manos tratan de ceñirse a su normalidad personal lo máximo que la realidad les permite.

En Francia, genios como Georges Braque, Jean Dubuffet, Marcel Duchamp, Alberto Giacometti, Vasily Kandinsky, Pablo Picasso o Joseph Steib siguen, pincel, cincel o acero en mano, con el cuerpo lejos del campo de batalla por mucho que el sufrimiento impregne cualquier atisbo de existencia humana.

Bilbao recibe desde el pasado 16 de marzo el legado más bello en tiempos agitados. El Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, Paris-Musées y el Museo Guggenheim Bilbao organizan L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet como testimonio de la oscuridad bélica que se ciñó sobre el país galo y que contextualizó uno de los periodos creativos más excitantes de la historia del arte europeo.

12.Picasso, Femme assise dans un fauteil o

21.Salomon, Sans titre

La muestra reúne más de 500 obras creadas por alrededor de un centenar de artistas. Se trata de una exhibición que da testimonio de la peculiar forma de rebelión, de resistencia y reacción ante el acoso nazi. Las limitaciones impuestas por el escenario vivido propiciaron innovadoras maneras de expresión. Nuevas formas, nuevos materiales impuestos por la escasez y un halo de desencanto forzado por el pesimismo y el miedo.

L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet, podrá encontrarse en la capital vizcaína hasta el próximo 8 de septiembre. Mientras, Bilbao podrá convertirse en el vehículo del mensaje que remonta a los terrores pasados. El objetivo: que no se vuelva a repetir esa situación. La excusa perfecta es la belleza que puede inspirar algo tan oscuro como la encarnación del infierno en la tierra.

32.Richier, La Mante

Joseph Steib-La Conquerante

2. Masson,le fond de la mer

5. Freundlich, Rosace II

SOUFFRANCE, SOUFFRANCE

LA JUIVE

Da prácticamente igual a dónde se mire. Las múltiples expresiones de la belleza se pueden hallar en cualquier cosa, en cualquier rincón. Es posible que la guerra sea una de esas excepciones pero, por suerte, mientras las naciones pelean, los artistas siguen creando. El Museo Guggenheim de Bilbao da la espalda a lo que ocurre en el frente de batalla para mirar al arte creado en tiempos de conflicto. L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet repasa las vías de expresión creativa en aquellos momentos tan convulsos.

(Yorokobu+Guggenheim)

Los proyectiles silban mientras cruzan el cielo de media Europa. Los cuerpos se amontonan en frías y húmedas trincheras mientras que los que aún siguen vivos no tienen muy claro que corran más suerte que los que yacen en las zanjas. Por fortuna, los que no cuentan con un fusil entre las manos tratan de ceñirse a su normalidad personal lo máximo que la realidad les permite.

En Francia, genios como Georges Braque, Jean Dubuffet, Marcel Duchamp, Alberto Giacometti, Vasily Kandinsky, Pablo Picasso o Joseph Steib siguen, pincel, cincel o acero en mano, con el cuerpo lejos del campo de batalla por mucho que el sufrimiento impregne cualquier atisbo de existencia humana.

Bilbao recibe desde el pasado 16 de marzo el legado más bello en tiempos agitados. El Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, Paris-Musées y el Museo Guggenheim Bilbao organizan L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet como testimonio de la oscuridad bélica que se ciñó sobre el país galo y que contextualizó uno de los periodos creativos más excitantes de la historia del arte europeo.

12.Picasso, Femme assise dans un fauteil o

21.Salomon, Sans titre

La muestra reúne más de 500 obras creadas por alrededor de un centenar de artistas. Se trata de una exhibición que da testimonio de la peculiar forma de rebelión, de resistencia y reacción ante el acoso nazi. Las limitaciones impuestas por el escenario vivido propiciaron innovadoras maneras de expresión. Nuevas formas, nuevos materiales impuestos por la escasez y un halo de desencanto forzado por el pesimismo y el miedo.

L’Art en Guerre. Francia, 1938–1947: De Picasso a Dubuffet, podrá encontrarse en la capital vizcaína hasta el próximo 8 de septiembre. Mientras, Bilbao podrá convertirse en el vehículo del mensaje que remonta a los terrores pasados. El objetivo: que no se vuelva a repetir esa situación. La excusa perfecta es la belleza que puede inspirar algo tan oscuro como la encarnación del infierno en la tierra.

32.Richier, La Mante

Joseph Steib-La Conquerante

2. Masson,le fond de la mer

5. Freundlich, Rosace II

SOUFFRANCE, SOUFFRANCE

Compártelo twitter facebook whatsapp
La Bulgaria de Vladimir Vasilev, entre el pasado socialista y un futuro ultranacionalista
Pepsi pide a los argentinos que salgan desnudos a la calle si ganan el Mundial
¿Eres turista o guardián de la espada mágica de Marco Polo?
Cuando Muhammad Ali inspiró a Don Draper
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies